Mi palo de mango, diez años después de Buenaventura

0

En el programa ¡Vamos, me dije! 10 años, cada mes tendrá una temática distinta

En una casona de la calle Séptima con Octava, esa que tiene un solar atravesado por un palo de mango y un rosal, permanece en cada uno de sus rincones, y luego de diez años, la obra del fallecido maestro Enrique Buenaventura.

Antes de 2003, se podía encontrar a Enrique sentado frente al palo de mango, el rosal, frente y las demás plantas que rodean el árbol, conversando mientras comenzaba la función, apoyado levemente en su bastón y vestido con sus camisas de tela de colores claros que casi siempre usaba.

No sé muy bien por qué pero la imagen de él conversando con Jorge Herrera, actor y director de obras en el TEC, en ese entonces conocido popularmente por haber encarnado al papá de Betty, la fea se quedó incrustada en mi mente para siempre. El maestro cantaba el estribillo de Palo de mango, de Eddie Palmieri, con semejante sabor que se carga el coro de esa canción. ¡Imagen mental para siempre! No alcanzaba a escuchar muy bien cuál era el hilo de la conversación, pero sé que hablaron un rato del palo de mango y del rosal. Cada que entro al TEC y el palo de mango me saluda, recuerdo esa imagen y ese sonido.

El palo de mango permanece ahí. Ya han pasado diez años desde que los ojos de Buenaventura no contemplan su palo de mango ni su rosal; diez años desde que la presencia física de Enrique abandonó esa casona de la Séptima con Octava en el centro de la ciudad, en ese 2003, durante el cual el TEC atravesó por una de sus peores crisis.

En 2003, justo en febrero, la sala TEC fue asaltada, los ladrones se llevaron hasta el vestuario de la obra que presentaban por esos días, dirigida por Jorge Herrera. La peor crisis financiera en cinco décadas de existencia consumía por esos días al TEC.

Ya son doce años y el TEC sigue allí. Ahora, además del teatro, funciona el CITEB, Centro de investigación teatral Enrique Buenaventura, la colectividad sigue creando y la obra de Buenaventura se vive allí y adonde vayan los integrantes que conforman el colectivo.

Este 27 de febrero, junto al palo de mango, junto al rosal, se realizó el lanzamiento del programa ¡Vamos, me dije¡ 10 años, y Jackeline Vidal, la viuda de Enrique y quien ahora es directora del TEC, sentada frente a ambas plantas, justo donde se sentó el maestro aquel día que recuerdo, dirigió la ceremonia.

Elenco bajo el árbol de mango del TEC, 1986
Elenco bajo el árbol de mango del TEC, 1986

“Tenemos que construir algo que no sea una casa, sino a nosotros mismos”

Así decía Enrique y así lo recuerda un pendón con esta frase, que está colgado a un lado del mango.

Nació, vivió y murió en Cali, aquí escribió casi uno o dos poemas diarios, según cuenta su hijo en una carta que envió a propósito de la velada del 27 de febrero de 201.3

Para Jackeline, la casona del TEC es la estatua que nunca se le construyó a Buenaventura
–y que, para muchos, sin duda merece– para guardar y conmemorar el recuerdo del poeta.  Allí, además, continúa avanzando fervoroso su legado, a través de los nuevos actores y el estudio de sus diferentes proyectos en múltiples disciplinas como la pintura, la poesía y el teatro.

“Sí, Enrique es legendario. No lo escribieron ni García Márquez, no José Eustasio Rivera… Se escribió a sí mismo. Es su propia obra maestra. Transformador de realidades a través de su capacidad para escribir, dirigir y enseñar el teatro”, dicta su biografía escrita por Emilio Cabardillo.

“Hasta sus últimos años escribió poemas, cuentos, crónicas y se dedicó de forma autodidacta al dibujo y la pintura. La gran mayoría de su obra sigue inédita”, agrega el texto.

¡Vamos, me dije! 10 años es el sentido homenaje que rendirá el colectivo que el dramaturgo fundó en el año 1955, desde marzo hasta diciembre de este 2013. El programa reunirá obras teatrales, recopilación de sus poemas, ensayos, cuadros y bocetos e iniciará con la presentación de la obra Tierradentro durante todo marzo.

“Es absolutamente fascinante tener con nosotros a Enrique a través de su producción como dramaturgo, pintor, ensayista, poeta y fotógrafo, entre otras muchas habilidades de las artes”, enfatizó Jackeline, durante el lanzamiento del programa ¡Vamos, me dije!

“Las rosas los estaban esperando”, finalizó Vidal la rueda de prensa. El rosal, aún florecido, mostrando su color rosa pálido, adornó al palo de mango, que lo abrazaba con sus ramas. En la casona, hasta las plantas guardan la memoria del maestro y también esperan con alegría y con su mejor pinta que se le rinda homenaje a Buenaventura.

Programación marzo

Febrero 7, 8 y 9

Acto teatral Coyba 7:30 p.m.

Función Tierradentro 8:00 p.m.

 

Marzo 14, 15 y 16

Acto teatral Apológo 7:00 p.m.

Función Tierradentro 8:00 p.m.

 

Marzo 21, 22 y 23

Acto teatral Fetichismo 7:30 p.m.

Función Tierradentro 8:00 p.m.

 

Marzo 27

Celebrando el día internacional del teatro

Apertura de la exposición permanente de la obra pictórica de Enrique Buenaventura

Recital 7:30 p.m.

 

Comments are closed.