¿MIO?

0

Michel-MayaPor: Michel Maya

Twitter: @Michel_Maya

 

Los problemas del MIO son evidentes y afectan directamente a sus usuarios. Metrocali, no ha podido ofrecer alternativas eficaces, eficientes y seguras de transporte público para las caleñas y los caleños. Desde hace 5 años las quejas de los usuarios con las mismas: “el MIO se demora más que el transporte público colectivo”, “las rutas no pasan a tiempo”, los buses son insuficientes”, entre otras,  contrario a lo sucedido en otras ciudades como Bogotá donde El Transmilenio logró reducir en un 32% el tiempo de viaje de los usuarios en sus primeros años.

Los sistemas de trasporte integrado nacieron como una alternativa ante la necesidad de resolver los problemas que generaban los buses tradicionales (buses colectivos), en este sentido Bogotá tuvo como referencia a la Red Integrada de Transporte en Curitiba (Brasil). En Colombia los BRT (Buses de Tránsito Rápido), se han implementado en ciudades como Bogotá, (Transmilenio), Medellín (Metro), Pereira (Megabus), Cartagena (Transcaribe), Barranquilla, (Transmetro), Bucaramanga (Metrolínea) y Medellín (Metroplús).  Hoy todos, con excepción del sistema de Medellín que funciona integrado al Metro y al MetroCable conformando una gran red intermodal,  presentan problemas en la operación, siendo los casos de Pereira y Cali los más críticos: el número de usuarios no crece,  se estanca o disminuye y los operadores de los buses  alegan que no tienen como pagar los sueldos que adeudan a sus conductores.

Para el caso específico de Cali,  entre los principales inconvenientes del MIO se identifica la falta de buses, errores en la planeación de las rutas que generan retrasos en las frecuencias, una infraestructura incompleta, incumplimiento de las  proyecciones de demanda de usuarios al contar con competencia legal e ilegal (transporte público colectivo y piratería). Todo lo anterior resulta en alegatos de los operadores de los buses por problemas financieros para apalancar su operación. Esta grave situación pone a los usuarios del  sistema en jaque.

Esta semana dos operadores dejaron de sacar a circulación  más de 100 buses debido al cese de actividades de los conductores por el incumplimiento en el pago de sueldos y primas. Ante esta situación, Metrocali solicitó a la Superintendencia de Transporte investigar a los operadores por no pagar sus obligaciones; se rumora que esto configura el  primer paso para una posible intervención por parte de la superintendencia, días después la Administración anunció que conseguiría 200 mil millones de pesos para solucionar la situación (no sabemos sí son adicionales a los 90 mil millones que prometió el Gobierno Nacional).

Las huelgas y el inconformismos tanto de operadores como usuarios del transporte público  son muestra, síntoma  de  una clara y grave improvisación: falta de planeación en la implantación del sistema y una pobre gerencia pública.  Celebramos las soluciones de corto plazo que permitan conjurar la crisis que afecta directamente a cerca de 200 mil pasajeros, pero esperamos que la Administración Municipal lideré, exigiendo al Gobierno Nacional apoyo financiero para lograr una solución definitiva que permita satisfacer a los usuarios del MIO.

Los paros y protestas de esta semana en Cali y Pereira deben propiciar que todos los actores involucrados en la administración y operación de los sistemas de transporte masivo, en cabeza del Ministerio de Transporte se unan para reestructurar estos sistemas y que no se conviertan en un fracaso nacional.

El viernes 11 de Julio en horas de la tarde después de una reunión celebrada en Cali con el Viceministro de Transporte, el gobierno nacional anunció que tomará provisionalmente el control de la Secretaría de Tránsito, en cabeza de Ayda Lucy Ospina, tristemente recordada a principio de año, con el tortuoso proceso de cambio de las licencias de conducción.

Esto quiere decir que nuestro municipio, que es de categoría especial, una de las 3 ciudades más importantes de Colombia está perdiendo su mayoría de edad al no ser, su administración capaz de solucionar de manera autónoma sus problemas de tránsito. Este es un camino perverso que demuestra incompetencia para gerenciar la ciudad. ¿Acaso no somos capaces de solucionar nuestros problemas nosotros mismos?, ¿en todo el Valle del Cauca no hay profesionales capaces de dirigir la secretaria de transito de Cali? , ¿Cuál es la verdadera justificación para que aceptamos que desde afuera Bogotá nos defina el futuro de la Secretaría de Tránsito?.

¿Acaso el alcalde Guerrero, en quien confiamos para dirigir la ciudad va a permitir que caigamos en intervenciones como las que sufrimos con EMCALI por más de 10 años, pero ahora en Movilidad?.

Comments are closed.