Misiva para Uribe

0

Por: Edilson Huérfano Ordoñez.

Twitter: @Padrehuerfano1

Sacerdote ortodoxo APC de Rusia , licenciado en educación de la universidad del Magdalena, estudios de teología y ciencias religiosa, gestión comunitaria, preescolar, experto en resolución de conflictos, conflicto social y armado colombiano. Integrante de la comisión política de la audiencia nacional por la paz zona norte del Cauca . Experto en procesos de paz con pandillas.

Cuando me senté a escribirle señor senador Álvaro Uribe Vélez pensé una y mil veces como encontrar las palabras adecuadas sin correr el riesgo como varios Colombianos que han tenido la osadía de increparlo con el mayor respeto, y terminaron amenazados como el caso del joven de Buenaventura y quizás hasta exiliado; todo por decir lo que siento.

Al reflexionar sobre cómo me iba a dirigir a usted comprendí que no usaría palabras rebuscadas, que la mejor forma de hacerlo era de la manera más sencilla pero cordial, sin olvidar como buen campesino que soy, que usted merece todo el respeto y espero yo lo merezca de su parte cuando lea esta carta, la cual hago a título personal y no a nombre de nadie.

Quiero iniciar preguntándole ¿Por qué quiere qué yo siga en el conflicto? Se lo pregunto porque tengo cuarenta y un años y desde que nací solo he escuchado balas por muchos lados, como también a mis padres pedirle a Dios que ya no asesinen más campesinos y colombianos; ¿sabe algo señor Uribe? esos viejos campesinos que partieron al sueño eterno hace poco, se fueron con la oración en la boca pidiendo por la paz de esta tierra, y yo no quiero partir también sin haber al menos visto ese anhelo de esos viejos que alguna vez les toco dejar sus tierras e irse a media noche y hasta dormir en el monte, por las ideas guerreristas de otros que como usted se enorgullecían al ver los ríos de sangre y las cabezas rodar por los campos Colombianos, haciéndose llamar líderes de un pueblo, el cual, si no seguía esas ideas macabras terminaban con su lengua de corbata con el famoso corte de franela.

Usted habla de impunidad en Colombia, pero no se le olvide que en el proceso paramilitar hubo mucha impunidad y la gran mayoría de los paramilitares no pagaron cárcel y recibieron todos los benéficos habidos y por haber; casos como el de Don Berna, HH y otros que usted sabia eran narcotraficantes pero que terminaron legalizando su pecado con este proceso y sin embargo yo lo apoye, porque no quería oír mas motosierras cortando personas vivas y siendo tiradas a los marranos como alimento.

En Cali tuve la oportunidad de encontrarme con un paramilitar que participo en la masacre de Trujillo, como también en la tortura y asesinato del padre Tiberio, el cual no pago un solo día de cárcel, por el contrario, usted desde su gobierno lo premio con dinero y en la actualidad tiene un taller de mecánica, eso es bueno porque pudo enderezar su vida, hoy día nos miramos a los ojos y no hay rencor alguno de ninguna de las partes.

Senador Uribe, permítame abrazar el árbol que da el fruto de la paz, si me equivoco déjeme ser responsable de esa equivocación, así como lo fui cuando su proceso con paramilitares; hoy le puedo decir con la certeza que ya no escucho esas motosierras en los campos, lo que quiere decir que no me equivoque con su proceso.

Son tantas cosas que quisiera decirle senador, y si lo hiciera no encontraría tantas hojas de papel para plasmar lo que siento, tan solo le pido que no me haga parte de su guerra, de sus odios, de sus egos de gran gamonal, y por si no ha notado cada día que pasa son más los Colombianos que lo evaden y en sus actos son cada día menos. Eso tiene una explicación y es sencilla, usted no es ingenuo para no saberla, esa explicación es que usted produce miedo mas no respeto y eso hace que un hombre se vaya quedando solo, el tiempo cobra y al tiempo no se le puede detener.

Comments are closed.