Moisés Orozco y sus negras intensiones

0

Por El ImpopularPág 22 Foto El impopular
Twitter:
@nicosasrojas

Resultaron mágicas las elecciones como de costumbre. La verdad, no recuerdo unos comicios electorales normales desde que tengo uso de razón; sin embargo, nunca me atrevo a decir nada por la duda de que en todas las partes del mundo sea igual. Sin embargo, esta vez se pueden destacar de estas elecciones parlamentarias del domingo pasado algunas cosas.

Entre las magias y sorpresas del domingo pasado sobresalen cambios de formularios electorales, votos en algunos departamentos por partidos que no tenían candidatos, clientelismo y mermelada. Pero nada se compara a la magia de cambio de piel que hicieron los candidatos electos a la circunscripción especial de negritudes en el Congreso de la Republica

La ley 649 de 2001 menciona que “quienes aspiren a ser candidatos de las comunidades negras… deberán ser miembros de la respectiva comunidad y avalados previamente por una organización –de negritudes-“. Por eso a Moisés Orozco le bastó con autodenominarse como afrodescendiente y buscarse el aval de la Fundación Ébano de Colombia, Funeco y como por arte de magia convertirse en el representante de esta raza.

Aclaro que a mí me parece retrograda la ley. Es que no necesariamente alguien del mismo grupo social de uno tiene las herramientas adecuadas para protegerlo, sino quien protegería a los niños? quien a los animales? quien a la naturaleza? quien a los pobre? etc. pero la ley es la ley y como está establecida, así hay que cumplirla.

Lo que sí me parece mal es observar en los diarios y principalmente en el informe que le dedico revista semana a este tema las acusaciones de trampa en contra este camaleónico personaje. En todo lo que he encontrado se muestra como grave la trayectoria de Orozco antes de convertirse en el parlamentario de las negritudes vallecaucanas.

Solo para mostrar un poco de su trayectoria hemos de observar que Moisés Orozco es un penalista famoso en el Valle de Cauca concentrado políticamente en su natal Yumbo. En su carrera como abogado basado en sus propias palabras ha defendido a más de 3000 personas en diferentes asuntos.

Pero, de Yumbo también son Abraham Jiménez y Fernando Vargas quienes en años pasados cuando Moisés Orozco era precandidato a la Alcaldía de Yumbo, lo denunciaron porque presuntamente los había amenazado de muerte. Desde la denuncia de 2010 paso menos de un año para que el diputado Fernando Vargas fuera asesinado en Cali y hasta este momento aún no se tiene claridad sobre los culpables de este crimen.

Pero ahí no queda todo. La Fundación Paz y Reconciliación antes del domingo pasado publicó un informe sobre riesgo electoral en donde Moisés Orozco no sale bien librado.
Se menciona allí que el nuevo congresista vallecaucano de negritudes fue el abogado de los narcotraficantes Luis Enrique y Javier Antonio Calle Serna, quienes heredaron la columna de tráfico de alias “jabón”. Asunto que ha sido desmentido por el, propio implicado.

También es digno de observarse la demostrada relación que Orozco ha sostenido con el ex senador valluno Juan Carlos Martínez Sinisterra, condenado por concierto para delinquir y hoy preso e investigado por narcopolítica; de hecho, Afrovides, movimiento político considerado una de las fábricas de avales de los más polémicos representantes de negritudes, fue cuna en años anteriores para estos dos personajes.

En cuanto a sus raíces negras, el documento de la revista semana menciona que “el representante electo Orozco se defiende afirmando que su familia tiene descendencia afro y para ello expone un dato simpático, “tengo un tío abuelo, Aparicio Herrera, que fue alcalde de Caloto, Cauca en 1918”. El asunto no deja de sorprender pero parece el más pequeño de todo este escándalo.

Como vallecaucanos no nos queda sino rogar por el milagro de que todos estemos equivocados y este caballero realmente de la pelea por los derechos de las negritudes que tan afectadas se ven por toda esta zona. Por ahora, se ha demostrado todo lo contrario, lo único que se ve es a Orozco con un afán de poder basado en unas “negras intensiones”.​

Comments are closed.