Navidad en paz

0

Pablo UribePor Pablo Uribe
@pablouribe90
Facebook.com/pablour

Termina otro año y comienzan las fiestas, comienzan la natilla, los buñuelos, las novenas, el pesebre, la navidad y lo mejor de todo: la Feria de Cali. Sin duda alguna, esta es la época del año en la que todos los colombianos nos olvidamos de las cosas malas y nos dedicamos a celebrar las cosas buenas, junto con nuestra familia y amigos.

Aun así, mientras la gran mayoría de nosotros estamos celebrando, hay una minoría que está en las selvas de nuestro país, padeciendo el terror y la angustia a los que la guerra somete a las personas. Desgraciadamente, por un conflicto de más de 50 años cientos de miles de colombianos no pueden disfrutar de esta época del año, en la que el resto del país se reúne a alegrarse y a celebrar.

Los guerrilleros, siguen peleando una guerra que hace ya mucho tiempo perdió cualquier sentido, una guerra que ya solo es muerte, y es seguro de que la van a seguir peleando en estas épocas en las que debería de reinar la paz. Por otro lado, los soldados, los héroes de la patria, en cumplimiento de su sagrado deber de protegernos, se ven obligados a soportar las bombas, las balas, los desmembramientos y los asesinatos, en vez de estar rezando la novena o repartiendo regalos con su familia.

La paz debería reinar todo el año, pero aprovechemos la carga sentimental que tiene esta época en especial, para invitar a nuestros compatriotas, los guerrilleros y paramilitares, a que den un gesto de paz que ni santistas ni uribistas podríamos rechazar, invitemos a aquellos que están en los campos de batalla de nuestro país a que se desmovilicen, a que cambien los fusiles por los villancicos, las minas por la natilla y el sonido de las bombas por la salsa alegremente ensordecedora que reina en la feria de Cali.

Sé que suena a cliché invitar a la desmovilización en diciembre, pero ¿Qué mejor época para hacerlo? Señor guerrillero, señor paramilitar: aproveche que aún la guerra no se lo ha llevado para que pueda abrazar a su familia una vez más y además, dele un regalo a sus rivales, los miembros de la fuerza pública, que también son sus compatriotas, déjelos pasar navidad y diciembre en paz.

Hoy para comenzar estas fechas tan llenas de alegría, deberíamos hacerle una invitación a nuestros compatriotas que se encuentran en las selvas y las montañas de nuestro país, hoy todos los colombianos, sin importar nuestras diferencias, deberíamos unirnos en una sola voz para invitar a los guerrilleros y a los paramilitares a que dejen las armas de una vez por todas, a que se unan en un abrazo gigante con nosotros: sus hermanos colombianos.

Señor guerrillero, señor paramilitar, ¡desmovilícese!

Comments are closed.