No con JJ

0

Camila ZuluagaPor Camila Zuluaga
Twitter: @ZuluagaCamila

La paz es lo que todos queremos. Inteligentemente, el presidente Santos se apoderó de ese mensaje para dejar un legado para el país y para lograr una reelección que, según el panorama de hoy, la tiene ganada en primera vuelta.  Por esa razón es que me pregunto: ¿Por qué acudir al muy cuestionado estratega político JJ Rendón?

Recientemente, se vio en la ciudad del sol, Miami, a la cúpula principal de la reelección de Santos. ¿La razón?  Estaban allá para reunirse con el señor Rendón y así seguir estructurando la estrategia de la campaña. ¿Por qué acudir a él si creen tener   la presidencia ganada?  ¿Empezarán a utilizar mecanismos de campaña negra, como se ha denominado el trabajo del estratega?  Recuerdo cómo en su primera campaña varios de sus cercanos colaboradores y de  acérrimos antiuribistas le cobraron que hubiera gestionado ese apoyo cuando su carrera electoral estaba tambaleando. 

Recordar es vivir, así dicen las abuelas; por eso, recordemos esa campaña naranja y poco atractiva de Santos, que se creía podía ser derrotada por la Ola verde, lo que hizo que el desespero se apoderara de él y de su colectivo y que contrataran a JJ para darle todo un vuelco a su programa y a su imagen, acudiendo a las famosas estrategias sucias pero exitosas que llevaron a Mockus a equivocarse y a hacer uno de los peores ridículos de su vida.  Así fue que logró Santos llegar a ser elegido presidente, después de superar un momento en el que estaba en juego su llegada al poder. Sin embargo, hoy frente a un panorama claro de triunfo, así lo indican las encuestas y el olfato político de quienes opinan, ¿por qué volver a buscar y solicitar la asesoría de quien es experto en desacreditar contrincantes para lograr resultados positivos? ¿No se están sintiendo tan seguros en la campaña reeleccionista? ¿No confían en que los resultados y las intenciones del Gobierno son lo suficientemente loables y positivos? 

Aquí escribí alguna vez una columna en la que afirmé que el fin justifica los medios, que lo que queremos los colombianos es la paz y que no importa cuáles sean los mecanismos que utilice el presidente, estos son válidos para lograr su objetivo. Y sigo pensándolo; pero la paz no se puede lograr regalándoles el país a los politiqueros congresistas, entregando la plata de las regiones para supuestos proyectos que nunca se terminarán. La paz con Las Farc no es ni el único ni el más importante problema que tiene Colombia. La paz la queremos lograr con un proyecto global que traiga desarrollo y acabe con aquellas prácticas tradicionales de la política de nuestro país que fueron las que, desde un principio, nos llevaron a una guerra con quienes consideraron que la única manera de cambiar las cosas era a través de las armas.

Hoy, de la forma en que el presidente está haciendo las cosas para lograr su reelección, veo la primera intención, pero no una conjunta de querer cambiar de fondo las costumbres políticas que tanto daño le han hecho al país, y por eso creo que se equivoca. Y entre esas equivocaciones de su campaña que me dejan un mal sabor está la adquisición o la falta de distancia de los servicios de JJ Rendón.

Una cosa más: Las denuncias del computador de Palacio con la mermelada para los diferentes congresistas de la llamada Unidad Nacional son muy delicadas. Es cierto que el que dio a conocer dichas practicas fue el expresidente Uribe, quien también incurrió en acciones similares; sin embargo, no se les haga raro que a quienes aparecen en este escándalo la Corte Suprema de Justicia les abra una investigación al respecto, y vivamos una yidispolítica II.

Comments are closed.