“No habrá playa alta y playa baja”: Santiago Castro, director de la Aerocivil

0

Su carta de garantía es que cuando se posesionó en 2010 desenredó el nudo que encontró para que Bogotá tuviera un nuevo aeropuerto. Pero como vallecaucano, con carrera política además, su verdadero juego está con la nueva terminal del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón. Santiago Castro, el economista de prestigiosas universidades estadounidenses, el exrepresentante, exdiputado y exconcejal, no duda que va a cumplir.

IMG_5951

Claudia Palacios: ¿Qué ha pasado de diciembre acá cuando firmaron el acuerdo para la construcción de la nueva terminal del Alfonso Bonilla Aragón?

Santiago Castro:Se están dando las reuniones técnicas para hacer una valoración exacta de todos los ítems. Por parte del concesionario estamos esperando propuestas de los diseños, tenemos que definir alcances de los diseños, las especificaciones de los materiales, cantidades, los espacios e, incluso, el diseño arquitectónico. Además, hay que dar los pasos en el Gobierno para obtener las diferentes autorizaciones. Esto lo vamos a llevar también al Consejo Directivo de la Aeronáutica Civil y veremos si necesita una aprobación de Confis.

C.P.: Como veo que falta tanto, me llama la atención que usted haya dicho que en dos años ya la nueva terminal estará terminada. ¿Si lo van a lograr? ¿Cómo es el cronograma?

S.C.: Es que la etapa de construcción no demora mucho. Cuando yo me posicioné, el 9 de septiembre de 2010, apenas estaba empezando la construcción de la terminal internacional del aeropuerto Eldorado, y esa terminal nos la entregaron contractualmente en junio de 2012. O sea que uno puede hacer una terminal entre año y año y medio.

C.P.: ¿Esos 60 mil millones de pesos que va a poner el Gobierno ya están asegurados?

S.C.: Sí, salen de recursos propios de la Aeronáutica.

C.P.: ¿Y los 60 mil que va a poner Aerocali?

S.C.: Son parte de su obligación contractual y tienen que haber estado calculados en su modelo financiero.

C.P.: ¿Pero de su obligación contractual a partir de lo que firmaron en diciembre o de siempre?

S. C.: De siempre. Ellos tenían una obligación contractual de hacer unas inversiones en el Alfonso Bonilla Aragón que no habían hecho. Se habían realizado muchas obras, pero muchas habían estado a cargo de la contraprestación de la Aeronáutica Civil. Pero podemos decir que ya lo que estamos viendo de escaleras eléctricas y ascensores ya han sido esfuerzo presupuestal de Aerocali.

Claudia PalaciosC.P.: Que para doce años es muy poquito unas escaleras eléctricas y un ascensor, ¿no?

S.C.: Yo quiero concentrarme en lo que viene y me pongo como referencia el memorando de entendimiento que firmamos. El gran problema de esta concesión es que no tenía unas obligaciones exactamente definidas, con unos cronogramas que estuvieran específicos, y hubo una serie de decisiones de tribunales que incluso generaron más incertidumbre sobre las obligaciones. Entonces, con el concesionario dijimos que podíamos seguir en pleitos hasta el final de la concesión en el año 2020, afectando el desarrollo de la región, o llegábamos a un acuerdo para determinar lo que le tocaba hacer el concesionario, cuándo, en qué tiempo y qué esfuerzo presupuestal le representaba.

C.P.: ¿Cómo los convenció? Porque si ellos ya tenían varios fallos a favor de ellos diciendo que no tenían que hacer las inversiones que la Aerocivil quería, ¿por qué iban a decir “listo, vamos a sacar 60 mil millones de pesos”, cuando tan solo quedan ocho años de concesión y no sé si vayan a alcanzar a sacarle provecho a esa inversión?

S.C.: Yo lo que te puedo decir es que había una relación muy poco productiva entre las partes: no se había construido confianza, cada parte se sentía como un adversario y no como socio. No fue fácil derribar esa acumulación de prevenciones, tuvimos que deponer mucho los ánimos, sentarnos dos vallecaucanos… y decidimos que teníamos que hacer algo que le representara ya resultados al Valle del Cauca.

C.P.: O sea, usted les dijo “o hacemos esto o se liquida la concesión”. 

S.C.: Nosotros teníamos todas las opciones, podíamos haber escogido muchos caminos. Escogimos el camino que creímos que representaba el mejor resultado.

C. P.: Pero la liquidación era una opción que Aerocali conocía.

S.C.: La palabra es caducidad. Siempre es una opción que está dentro del contrato para el concedente, pero teníamos riesgos jurídicos y todo se sopesó.

C.P.: Le insisto en el tema de que solo quedan ocho años de la concesión. ¿Ellos van a recuperar en ese tiempo el dinero que inviertan o hay algún tipo de acuerdo para que Aerocali vuelva a ser el concesionario en el momento en que se acabe esta concesión?

IMG_5929S.C.: No hay ninguna intención de renovar concesiones. En este gobierno las concesiones aeroportuarias cuando se acaban, se acaban.Se hace una retoma por parte de la Aeronáutica Civil o se hace un nuevo proceso de estructuración de concesiones de una coparticipación de todos los actores interesados. Yo me imagino que Aerocali no está pensando perder recursos, pero nosotros como autoridad tenemos que asegurarnos de que el concesionario invierta lo que tiene que invertir. No sé cuánto podrán ganar según el modelo financiero que tienen.

C.P.: ¿Qué blindaje tiene este acuerdo para evitar experiencias de incumplimiento y sobrecostos como en el Nuevo Dorado o en el aeropuerto de Barranquilla? 

S.C.: El siguiente paso es poner unos anexos en los que se contemple absolutamente todo: cronogramas, sanciones en caso de incumplimiento, etc. Y obviamente el riesgo contractual queda a cargo del concesionario; o sea, una vez se acuerden las obras y se les dé un valor estimado: si cuestan más, asume ese mayor costo el concesionario, si él logra algunos ahorros, bueno para él.

C.P.: ¿Para hacer esta nueva terminal ya tienen los terrenos o tienen que comprarlos?

S.C.: No, tenemos todos los terrenos. Nuestro aeropuerto tiene una gran extensión de terreno. Va hasta la recta Cali – Palmira.

C.P.: ¿Y hacia atrás de la pista?

S.C: No, termina con la pista y sus franjas de seguridad.

C.P.: Entonces,¿además de otra terminal, habrá otra pista para que el aeropuerto sí resulte funcional, no como el Nuevo Dorado, que dicen que es muy bonito pero chiquito…?

S.C.: No, solamente otra terminal. Nosotros en este momento estamos manejando casi 23 millones de pasajeros en Eldorado, con dos pistas; o sea, 11.5 millones por pista. Lo que quiere decir que la pista del Alfonso Bonilla Aragón tiene una capacidad residual muy grande para acomodar crecimientos futuros. Yo no creo que en el aeropuerto Eldorado la terminal internacional sea chiquita. A pesar de que le hemos puesto esteras rodantes, hemos recibido quejas de personas que dicen que es muy largo. Uno no puede construir el aeropuerto que va a necesitar en los próximos 40 años, pero sí puede asegurar que vaya creciendo de tal manera que vaya cumpliendo con las expectativas y que ofrezca el nivel de servicio que los usuarios se merecen.

C.P.: ¿Por qué van a dejar en la terminal que hay lo nacional y en la nueva lo internacional, cuando el 80 % del tráfico en ese aeropuerto es nacional?

S.C.: Lo que pasa es que no va a haber playa alta y playa baja. El terminal puede ser el terminal anterior pero la sensación del pasajero tiene que ser igual, los pisos y terminados tienen que ser iguales. Obvio que las estructuras serán diferentes porque uno no construye ahora como construía en el año setenta y pico.

C.P.: En cuanto a la carga, ¿cuál es la lógica de hacer un aeropuerto para carga en Cartago en vez de hacerlo, por ejemplo, en Buenaventura?

S.C: El aeropuerto de Santa Ana, en Cartago, fue un aeropuerto de carga. De allá salían productos hacia el exterior, incluso en aviones jets. Lo que quieren los vallecaucanos  del norte del departamento es una aspiración legítima que debe ser acompañada. Ese aeropuerto no es de la Aeronáutica Civil, es del municipio, pero si logran proyectar ese aeropuerto nuevo con frecuencias de pasajeros y frecuencias de carga, sería una excelente noticia.

IMG_5962

C.P.: ¿Y hay presupuesto ya destinado para apoyar ese proyecto?

S.C.: La Aeronáutica Civil apoyó la construcción de la terminal de pasajeros del aeropuerto de Santa Ana, de Cartago, y para este año estamos comprometidos en apoyar una inversión en la pista y en la plataforma. Estamos haciendo los cálculos de cuánto sería.

C.P.: Ahora que por el TLC se espera más carga, ¿qué planes tiene la Aerocivil para el aeropuerto en Buenaventura? 

S.C.: La carga que se dirige hacia Buenaventura o que viene desde Buenaventura es carga marítima. No hemos tenido peticiones de operaciones de carga desde el aeropuerto de Buenaventura, pero ya presentamos un plan maestro para contemplar una ampliación de la pista y una intervención del terminal. No tanto para el tema de carga sino para que Buenaventura pueda operar una aviación comercial tipojet. Eso depende de que se resuelvan unos temas de propiedad de los terrenos donde se haría la ampliación de la pista. Pero esos temas de propiedad son complicados. No puedo comprometerme con una fecha.

Claudia PalaciosC.P.: ¿Pero hay un presupuesto destinado por si acaso se resuelve eso?

S.C.: No, porque uno pone un presupuesto cuando ya se tiene  definida la posibilidad de intervenir esos predios. Mientras tanto, no.

C.P.: Se viene la reunión de los presidentes de la Alianza del Pacifico ahora en mayo, luego los Juegos Mundiales, la Cumbre de Gobernantes Afro, a la que dicen que vendría Obama, ¿van a encontrar el aeropuerto en obra?

S.C.: Depende. Pero no es que por donde vaya a transitar la gente habrá obra.  Vamos a trabajar con un plan de choque, incluso con ampliaciones temporales, para buscar dar siempre la mejor atención para estos eventos. Y por eso tendremos una reunión este fin de semana con el concesionario y con la Alcaldía.

C.P.: Si usted se sale con la suya, se cumple el plazo de dos años para entregar la nueva terminal,queda listo para conseguir votos para ser Gobernador del Valle. ¿Eso está entre sus planes?

S.C.: En este momento los únicos réditos políticos que yo esperaría son el reconocimiento de una buena gestión.

C.P.: Pero no sea tan diplomático, porque usted tendrá que seguir su carrera política…

S.C.: Es muy difícil planear a tan largo plazo. Yo sé que uno cumple etapas. No sé en qué momento se cumplirá esta etapa de la Aeronáutica, puede ser el próximo año; también dependerá de decisiones que tome el mismo presidente Juan Manuel Santos. Y yo buscaré la manera en que mejor le pueda servir al país y a la región. Pero sí, no puedo negar que tengo una vocación pública, que se puede ejercer desde la política electoral o desde la rama Ejecutiva, haciendo gestión.

C.P.: Porque el Presidente necesita que antes del 4 de marzo la gente que es buena en el Congreso defina si lo acompaña en las listas…

S.C.: No está entre mis planes postularme al Congreso de la Repúblicaen el 2014(risas).

IMG_5979C.P.: No sabía que usted había sido compañero de estudio del expresidente de México Felipe Calderón. ¿Qué me puede contar de esa experiencia?

S.C.: Fue una experiencia muy bonita: 200 personas de la maestría en Administración Pública  de más de 40 países. Como siempre pasa con los latinos: armamos camarilla; entonces, teníamos un grupo muy reducido, de 15. Era una rosca muy brava, entre la que estaba el presidente Calderón y estaba yo. Y mantuvimos lazos muy estrechos.Y nos vemos.

 C.P.: ¿Qué otros notables había ahí?

 S.C.: (Risas) Samuel Moreno.

 C.P.: ¿Y con él también se sigue hablando?

 S.C.: Pero es que él nunca fue como amigo mío, solo compañero. Me veía con él cuando venía Felipe Calderón a Colombia.

 C.P.: ¿Alguna otra cosa que sea importante decirle a la gente sobre el aeropuerto?

 S.C.:Un tema es lo que nosotros podemos hacer estrictamente en el desarrollo aeroportuario. Pero para que una terminal aérea pueda darle competitividad y proyección a la región requiere desarrollos viales de conectividad. Las grandes vías que conectan los centros urbanos con sus aeropuertos se convierten en zonas de desarrollo de servicios, de oficinas. Es que el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón está conectado, por un lado, con una triple calzada y, por otro lado, con una doble calzada. Eso es un corredor de desarrollo a futuro.Ya está la semilla con la planta de Bavaria, la planta de Postobón, el Centro de Eventos Valle del Pacífico, con todo lo que está entre Sameco y la otra glorieta, donde uno se desvía para Yumbo.  Hay que seguir por ese camino y convertir esas zonas en un eje de desarrollo para todo el país.

C.P.: Lo veo con mucha pasión hablando de Cali y de sus proyecciones, ¿está listo para devolverse, como han hecho muchos últimamente?

S.C.: Yo lo que le puedo decir es que después de estar al frente de una entidad tan compleja y tan desafiante como la Aeronáutica Civil, me siento preparado para cualquier cosa.

C.P.: ¿Pero volver al Valle, vivir en el Valle es una ilusión suya o no?

S.C.: Sí, yo soy de los que siempre tengo el anhelo de que, independientemente de que uno esté prestando un servicio en la nación, en algún momento uno tiene que volver a su región.

C.P.: ¿Ya tiene fecha?

S.C.: No, eso el tiempo lo dirá.

Comments are closed.