“No nací para ser Vicepresidente”: Angelino Garzón

3

Tras una de las intensas terapias a las que diariamente y por tiempo indefinido se somete el vicepresidente de la república, Angelino Garzón, conversé con él en su despacho. Acompañado por su esposa, una de sus hijas y, permanentemente, por un enfermero y un escolta que lo ayudan a ponerse de pie si él lo requiere, el vicepresidente fue explícito e implícito: si deja el cargo voluntariamente no será por razones de salud sino de insatisfacción con sus funciones. ¿Mi apuesta? Tiene claro que no será la fórmula vicepresidencial del presidente Santos si este decide lanzarse a la reelección, y me parece que así como él sabe que “no nació para ser vicepresidente”, sabe que quizá Santos ya lo ha descartado para ese cargo en un próximo período.

Al margen de lo político, creo que a pesar de las críticas de reconocidos columnistas, Garzón está tan lúcido que su gratitud al Señor de los Milagros debe ser eterna.

Claudia Palacios: ¿Cómo se siente, cómo esta su salud?

Angelino Garzón: Mi salud está muy bien, estoy en un proceso de recuperación y estoy ganando la motricidad que se necesita y obviamente que mentalmente soy una persona totalmente sana.

C.P.: Fueron 22 días hospitalizado, tres de ellos en un coma inducido. ¿Tiene algún recuerdo, alguna sensación particular que le haya quedado de ese episodio?

A.G.: Yo tuve un accidente cerebrovascular y no recuerdo absolutamente nada del tiempo en que estuve en coma inducido. En lo que estoy ahora es en un proceso de recuperación, gracias a la ayuda de la población con sus oraciones, al Dios de los cielos, al Señor de los Milagros de Buga, que es mi pueblo, a mi familia y también estoy agradecido con todas las personas que me han ayudado para que hoy esté en un proceso de recuperación, gracias a los médicos, a los terapeutas, que son los que hacen el trabajo con uno; a ellos muchas gracias.

C.P.: ¿Esto cómo se siente?, después de que usted regresa de un estado de coma, sale de la Clínica. ¿Saber que estuvo  en esa situación le cambia la vida de una manera drástica, lo que usted piensa, la manera como usted vive sus días?

A.G.: Pues yo soy consciente de que Dios me dio una nueva oportunidad en la vida y tengo que saberla aprovechar. En este periodo soy consciente de que tengo a ayudar a que al Presidente le vaya muy bien en su gestión de gobierno en los próximos dos años y soy consciente que tengo que hacer bien mi tarea como vicepresidente, y obviamente soy consciente que es mejor ser gobernante regional o local que ser vicepresidente de la república.

C.P.: Ya vamos a eso que me causa mucha curiosidad, pero le quiero preguntar primero si usted se siente plenamente capacitado física y mentalmente para terminar los dos años que quedan de este periodo de gobierno.

A.G.: Mentalmente me siento en capacidad de ayudarle al Gobierno en todo lo que él necesite. Físicamente soy consciente, tengo un problema de motricidad, que estoy ganando, que estoy mejorando con las terapias a las cuales voy todos los días y gracias a los médicos, a mi familia, a los terapeutas, yo estoy en un proceso de recuperación, cada día siento que es mejor la recuperación

C.P.: Usted dice que está mentalmente plenamente capacitado, y realmente se le nota por la conversación que estamos teniendo, pero, este cargo también implica hacer algunos viajes, usted en este momento no puede viajar y hasta nueva orden porque está en unas terapias por tiempo indefinido. ¿Existe alguna posibilidad de que si usted no puede recuperar su motricidad renuncie al cargo de vicepresidente antes de terminar el periodo?

A.G.: Yo le pido al Dios de los Cielos que nunca tenga que remplazar en faltas temporales o absolutas al Presidente de la República. En Colombia se necesita que el Presidente cumpla todas sus funciones, yo creo que el presidente Santos está haciendo bien su tarea, está contribuyendo a disminuir la pobreza, la miseria, el desempleo.

Es probable que no se cuente bien lo que se está  haciendo, y en esa tarea yo tengo que ayudar en los próximos dos años a que el Presidente le vaya muy bien en su gestión de Gobierno.

C.P.: Pero la pregunta es muy clara, ¿si en los próximos seis meses no hay una mejoría en la motricidad, usted contemplaría la posibilidad  de hacerse a un lado del cargo de vicepresidente?

A.G.: De ninguna manera, ya he hablado con el Presidente de la República y él es consciente de que yo le puedo ayudar muy bien en estas condiciones en las que estoy, los médicos me han autorizado, yo puedo viajar a cualquier parte de país, obviamente no tengo que abusar.

El Presidente me ha definido mis dos funciones fundamentales antes del accidente cerebro-vascular, que son contribuir a la política de derechos humanos en el País y a la política de diálogo social. Por ejemplo, le digo que es importante que el aumento del salario esté por encima de la inflación causada, que es importante el diálogo con las diferentes organizaciones sociales, que es importante  que el Gobierno entienda que lo fundamental de este cargo de gobernar es la gente, uno tiene que gobernar en función de la gente. Gobernar tiene sentido si primero son los seres humanos, empezando por las niñas y los niños.

C.P.: Ahora que usted estuvo enfermo, el país vivió este debate de si había que reformar, y algunos llegaron a decir incluso que había que eliminar el cargo de vicepresidente. Yo ya lo he oído a usted reaccionando en contra de esa propuesta, pero es muy fácil saber qué hay que hacer si falta el Presidente,  pero mi pregunta es ¿qué hay que hacer si falta el Vicepresidente?

A.G.: Pues se puede remplazar fácilmente. El Presidente puede mandar una terna al senado y el senado elegir un nuevo Vicepresidente. Ojalá que en el país falte el Vicepresidente pero que nunca falte el Presidente de la República. Yo no me quiero imaginar en Colombia, un Vicepresidente elegido a dedo remplazando en faltas temporales o absolutas al Presidente de la República, eso sería  inadmisible por la población Colombiana, eso nunca ha pasado en Colombia y obviamente yo le pido al Dios de los cielos y al Señor de los Milagros que nunca haya que remplazar en faltas temporales o absolutas al Presidente de la República.

C.P.: Vicepresidente, ahora que ya se habla de los siguientes candidatos a la presidencia, ya hay quienes han lanzado nombres distintos al suyo para acompañar como fórmula vicepresidencial al actual presidente Santos si él decide ir a la reelección. ¿Usted ha conversado con el presidente Santos de eso?

A.G.: Ni mucho menos, porque el presidente Santos ha dicho públicamente que este no es tiempo de hablar de reelecciones, este es un tiempo de gobernar bien; es precipitado hablar de reelección.

Comments are closed.