“No soy gay porque soy androgino ni viceversa”: Ricardo Domínguez

0

Por Claudia Palacios
@claudiapcnn

Sus ojos, su mirada y sus labios lucen femeninos sin ayuda de maquillaje; su nariz, sus manos y ademanes siembran la duda. Más allá de la curiosidad y el morbo que puedan despertar su caso, destaco del caleño Ricardo Domínguez la capacidad para estar por encima del bien y del mal a pesar de su corta edad y del crudo medio en el que se desenvuelve. Dice que cuando era pequeño quería ser famoso, pero que al crecer se dio cuenta de que quiere ser exitoso. Lo tiene tan claro como el hecho de que su androginia es un don para explotar.

Chico. Foto: Ace amir

Claudia Palacios: Ricardo, ¿cómo te ha caído la fama que te está llegando desde que eres conocido como un modelo andrógino?

Ricardo Domínguez: Todo ha sido muy, muy chévere. Siempre quise ser modelo pero nunca me imaginé que iba llegar a ser conocido como andrógino. Desde chiquito, me decían cosas de mis facciones, que la naricita, que las cejitas, cosas así, y nunca me molestó. Todo ha sido muy positivo y me van llegando oportunidades

Claudia Palacios: ¿Cómo fue la primera vez que te dijeron que posaras como mujer? 

Ricardo Domínguez: A mí en las fotos siempre me maquillaban un montón, luego me dijeron “y qué tal si te pones tacones?”, yo dije “sí, está bien”. Yo hago teatro hace seis años…

Claudia Palacios: ¿Y el propósito es que te veas hombre o mujer, o que quede la confusión? 

Ricardo Domínguez: La androginia es esa línea delgada en que no se sabe si es un chico o una chica.

Claudia Palacios: Cuando usas el atuendo de una mujer para unas fotos o para pasarela, ¿también te comportas como mujer? 

Ricardo Domínguez: Sí, claro, de eso se trata el modelaje. Usas una gorra y sientes la gorra, el free style; usas una camisa de cuello alto y te sientes como un señor. Mi agente define eso en mí como histrionismo. Si me ponen maquillaje, yo empiezo a hacer movimientos más delicados; si estoy vestido de hombre, soy más rudito.

Claudia Palacios: Cuando estás fuera de tu rol de modelo, ¿te comportas como hombre o como mujer?

Ricardo Domínguez: Sí… No, normal. Me pongo camisillas, pantalones, botas, chaquetas, gorritos y nunca me pongo maquillaje ni nada de nada. Yo soy hombre y me siento hombre porque lo soy.

C.P.: Sé que has tenido novias, mujeres, por eso te pregunto si el hecho de que tú te cuides tanto, tu pelo, tu piel, ha sido un problema para tus relaciones de pareja, porque las mujeres siempre decimos “me gusta que mi novio o mi marido se cuide, pero que no sea más vanidoso que yo”. 

R.D.: Mi cabello lo cuido un montón, lo lavo todos los días, uso champú, acondicionador, crema para peinar. Pero casi no me echo cremas ni me echo bloqueador, lo único en la ducha me lavo la carita con productos y ya. En mis noviazgos eso nunca ha sido un problema.

C.P.: Y cuéntame cosas curiosas que te suelan pasar por cuenta de tu androginia. 

R.D.: Estoy sentado con mis amigos y llega un hombre y de una es a darme picos en la cara, cuando se dan cuenta me dicen “lo siento”.

C.P.: He leído que dices que nunca te han matoneado por tu androginia, eso me parece muy particular porque generalmente el matoneo se lo hacen a los niños afeminados. ¿Cómo es que a ti no te ha pasado?

R.D.: A mí toda la vida me han valido huevo los demás. Siempre me han dicho “tienes cara de niña”, pero no lo he tomado como algo malo. Más me molestaban por ser de otra ciudad, ya que cuando llegué a vivir a Medellín venía de Barranquilla y por eso tenía acento costeño, y antes tenía acento rolo porque había vivido en Bogotá. A veces los manes me chiflan como hacen con las chicas, pero yo sigo caminado.

C.P.: O sea, ¿te echan piropos los hombres?

R.D.: Sí, mucho. Me caen más los heterosexuales.

C.P.: ¿Cómo haces para no desarrollar musculatura de hombre y poder conservar tus rasgos de mujer, para conservar la androginia?

R.D.: Siempre he sido reflaco, hago poquitos abdominales para estar tonificado. No hago pesas porque no quiero músculos.

C.P.: Las modelos mujeres te deben tener una envidia tenaz; una mujer sí se tiene que cuidar mucho… 

R.D.: Jajajajaja Cuando salimos a comer, ellas se llenan con nada y yo me como los sobrados de ellas.

C.P.: ¿Cuál es tu origen, Ricardo? ¿Cómo es tu familia? 

R.D.: Nací en Cali. Vivo con mi papa y mi mama. Tengo un hermano mayor que también fue modelo pero hace tiempo vive en Londres. Por parte de mi mama, mi familia es caleña, y la paterna es rola. Mis papas son trabajadores, muy humildes pero bien.

Chica. Foto: Andrés Oyuela

C.P.: ¿Has sido el soporte económico de la familia?

 R.D.: Pues un poco. Siempre lo he sido, pero igual mis papás siempre han trabajado.

C.P.: ¿Adónde quieres llegar?

R.D.: Siempre he querido ser actor y para esto me estoy capacitando; pero ahora que está el modelaje estoy aprovechándolo con todas las oportunidades. Quiero ser el Shakiro del modelaje para Colombia, abrirles las puertas a otros modelos hombres y mujeres colombianos en el exterior. Acá tenemos mucho talento.

C.P.: ¿Y qué campañas estás haciendo ahorita?

R.D.: La nueva campaña de MP Patricia Mejía, una diseñadora de zapatos y bolsos que era la diseñadora de Binario y Cervatos. He modelado con ella tres años seguidos y me siento el “muso” de su campaña. También en campañas para New Cross, que es una marca de ropa muy famosa, en una soy reandrógino y en la otra soy remasculino.

C.P.: Si  te va mejor como mujer que como hombre, has considerado ponerte senos, o hacerte tratamiento para transformar tu cuerpo?

R.D.: Me lo han dicho pero no lo he pensado porque quiero ser actor. Si me pongo tetas ya no sería andrógino sino mujer.

C.P.: ¿Algún día quieres casarte con una mujer y tener hijos?

R.D.: Quiero tener pareja estable, tener hijos…

C.P: ¿Pero pareja hombre o pareja mujer?

R.D.: Yo soy gay.

C.P.: ¿Y eres gay porque eres andrógino? 

R.D.: No, mi androginia o mi trabajo son totalmente aparte de mis gustos sexuales. Todos tenemos androginia en alguna medida. Yo ya me sentía gay antes de pensar en que era andrógino.

C.P.: O sea que en tu relación de pareja tú no juegas el rol femenino… 

R.D.: En esas relaciones, todos tienen un poco de los dos.

C.P.: ¿Cómo es lo de la ida a París?

R.D.: Con mi agencia –Contacto Básico– dijimos “acá se están haciendo cosas, pero mi potencial lo podemos explotar muchísimo más”, así que empezamos a enviar las fotos a las agencias, y Next, que es la agencia de París que me contactó, dijo “nos encanta Ricardo, lo queremos aquí lo más pronto posible, necesitamos que se cuide la piel, el cuerpo, lo estamos mostrando a los mejores clientes”. Soy el único niño de la agencia, firmé con una división de mujeres.

C.P.: ¿Estás aprendiendo inglés o francés?

R.D.: El inglés ya lo tengo; me dijeron que no me preocupara tanto por el francés porque vamos a vivir en un apartamento de modelos y todos vamos a estar juntos en los castings.

C.P.: ¿Qué opinas de la reciente aprobación en algunos países, como Alemania, del tercer género, o sea, que se pueda registrar así a un bebé si no se identifica bien si es hombre o mujer?

R.D.: No sé qué tanta solución puede llegar a ser para una persona que nunca se ha sentido masculino o femenino. Pero chévere que les den una oportunidad. Lo que pasa es que yo también odio todo eso de LGTBI, creo que ellos se automarginan con eso de las marchas y demás. Lo que importa es que a uno no se le violen los derechos como ser humano, no importa si es hombre o mujer.

C.P.: Cómo ves tu cuerpo y tu condición de andrógino?

R.D.: Mi cuerpo es mi templo. Yo creo que hay que disfrutar la belleza, que esta no es ni masculina ni femenina, solo belleza. Me encanta cuando la gente se confunde conmigo, es una oportunidad para que abran su mente.

C.P.: Si hubieras tenido rasgos netamente masculinos, ¿también habrías sido modelo?

R.D.: Ay, eso espero Jajaja. Y aunque la androginia ha sido mi rasgo más destacable, creo que yo trabajo muy bien y por eso me siguen llamando, no solo por andrógino.

Comments are closed.