“No veo riesgo para el sector azucarero frente al proceso de paz”: Presidente de Mayagüez

1

DSCN5340

Durante los cinco años que estudié periodismo en Bogotá viajé innumerables veces en bus desde la capital del país hasta mi casa, en Palmira. Las últimas horas del viaje coincidían con el paisaje que es sello de nuestro departamento: cañaduzales por aquí, cañaduzales por allá. Un entorno que por estar amarrado a los recuerdos es emotivo pero que evidencia la problemática ampliamente expuesta de los monocultivos, y una más reciente y en pleno vigor: la tenencia de la tierra. Sobre este y otros temas hablé con Mauricio Iragorri, presidente del ingenio Mayagüez, el quinto del país en términos de tamaño, después de Incauca, Providencia, Manuelita y Río Paila. Aquí está el único de la familia fundadora del ingenio que ejerce un cargo en la empresa.

Claudia Palacios: ¿Pinta dulce o no el panorama del sector azucarero para el 2013?

Mauricio Iragorri: Es un año de transición. Venimos de dos años de un extremo invierno en el Valle del Cauca, por lo que en el 2010 y 2011 las producciones se bajaron cerca de un 20 % y la molienda, en un 7 %. Pero el gran problema de la industria este año es la revaluación. En el sector competimos con Brasil, que es el mayor productor del mundo, y allí la moneda se ha devaluado en cerca del 30 %, lo que nos pone en una desventaja terrible. El año pasado se importaron cerca de 300 mil toneladas de azúcar de Brasil, eso es el 15 % del consumo.

En otros países de la región como Chile y Perú  la moneda se está devaluando. El sector azucarero se afecta en 100 % con la tasa de cambio, y también las exportaciones porque en la fórmula del etanol está incorporada. El precio alcanzó a estar en 30 centavos de dólar y ahora está en 18.80 centavos de dólar. Pero creemos que podemos tener un crecimiento del 4 %.

Claudia Palacios: Además, los precios del azúcar fueron más bajos de lo esperado…

Mauricio Iragorri: Ante los buenos precios de los dos años anteriores se incrementaron los inventarios porque en Brasil e India sembraron más para aprovechar los precios altos. Todo eso jala el precio hacia abajo.

Claudia Palacios: Otros sectores, como el cafetero,  cuando se ven afectados por bajos precios o por la reevaluación, protestan y reciben apoyo estatal. Eso no pasa en el sector azucarero.

Mauricio Iragorri: El tema del café tiene una connotación diferente porque hay muchos campesinos que viven del sector. En la caña tenemos unas 230.000 hectáreas sembradas en el valle geográfico del Cauca, pero de esa tierra el 80 % es de cañicultores y el 20 % es de los ingenios, tenemos unos 3.000 productores.

Claudia PalaciosC. P.: Leí que usted dijo hace poco que Mayagüez ya no es una empresa azucarera sino productora de energía. Este cambio hacia los biocombustibles genera un debate sobre la seguridad alimentaria. ¿Cuál es la posición de ustedes en este debate?

M. I.: El debate se da por la ineficiencia de producción de etanol a partir de maíz, que no se da con el azúcar. En el caso del aceite es igual, la discusión no está en la producción a partir de palma.

C. P.: Pero los precios suben por cuenta de esto.

M. I.: Brasil es el principal dinamizador del precio, y si el precio sube ellos producen más y se regula el precio. Lo que cambió fue que en Brasil, que crecía a un ritmo equivalente a toda la producción de Colombia al año (20 a 25 millones de toneladas), decidieron no subir los precios de la gasolina, y el etanol va ahí detrás de la gasolina. Razón por la cual dejaron de crecer.

C. P.: ¿En Mayagüez qué porcentaje de la producción es de azúcar y qué de etanol?

M. I.: 80 % de azúcar y 20 % de etanol.

C. P.: Ustedes además del azúcar tienen los ojos puestos en palma y caucho.

M. I.: Nosotros tenemos que crecer ya sea en Colombia o por fuera al mismo ritmo que crece la familia dueña, porque ya vamos en la tercera generación.  Contratamos un gerente de inversiones que está evaluando el mercado desde Estados Unidos hasta Brasil, en azúcar y en el tema agroindustrial: palma y caucho.

C. P.: ¿En qué partes del país?

M. I.: Obviamente en los Llanos Orientales. Allá va a estar la mayor despensa de alimentos del país. Y tenemos que hacer la transversal hacia el Pacífico para traer a Buenaventura lo que se produce en los Llanos. Pero la Costa Atlántica tiene un gran potencial y si usted está buscando exportar, siempre es mejor estar en un puerto.

C. P.: ¿Es cierto que el azúcar que utilizan las licoreras en Colombia es azúcar importada?

M. I.: No. Lo que está pasando es que en la mayoría de las licoreras se utiliza melaza y el alcohol se está trayendo de Ecuador. Debe haber algún tema de precios. Nosotros no producimos bebidas alcohólicas, pero podríamos producir el alcohol. Es un proyecto que podría trabajarse con la Gobernación.

C. P.: Hablemos de lo que se está discutiendo en Cuba. El tema agrario, la tenencia de la tierra. ¿El gremio azucarero qué piensa de ese proceso que se está gestando allá?

Mauricio IragorriM. I.: Yo creo que hay que darle la oportunidad al presidente Santos, su gobierno se la está jugando por la paz. Él ha dicho en diferentes foros que las tierras bien habidas no van a tener ningún problema y eso nos da tranquilidad absoluta en el sector azucarero. Otra cosa que hay que aclarar es que las tierras de la caña no son de los ingenios sino de los cañicultores. Solamente el 20 % es de los ingenios y eso haría pensar que no debamos tener problemas frente a un proceso de paz.

C. P.: Pero en el marco de una negociación, alguien tiene que ganar y alguien tiene que perder. Se entiende que pierden los que tienen, en este caso ustedes. ¿Hasta dónde apoyan ustedes el margen de negociación del presidente?

M. I.: El Presidente tiene el voto de confianza de nosotros en el proceso que se está gestando. Pero lo que yo creo es que aquí en el Valle del Cauca  hay muchas tierras improductivas que pueden llegar a ser productivas, que pueden ser objeto de las negociaciones. Son 200 mil hectáreas que servirían en proyectos hortofrutícolas, un gran potencial. Yo no le veo riesgo al tema de la caña porque estamos generando ingresos y estamos generando empleo.

C. P.: ¿Qué tan bien habidas son las tierras en el Valle del Cauca que tienen dueño?

M. I.: En el Valle del Cauca no ha habido ese caso de desplazamiento que ha habido en otros sectores del país. El fenómeno del desplazamiento en el Valle es casi inexistente.

C. P.: ¿Cómo cooperarían ustedes como gremio para ayudar en lo que se acuerde en la mesa de negociación?

M. I.: Nuestro aporte es seguir trabajando en la responsabilidad social y en la sostenibilidad, porque para que esas tierras sean productivas tenemos que seguir cuidando nuestras cuencas, tenemos que seguir garantizando que el recurso hídrico esté presente. Ese puede ser un aporte nuestro.

C. P.: Quería tocarle ese tema. ¿Al ritmo que vamos hasta cuándo es sostenible este negocio?

M. I.: El recurso natural más importante para esta industria es el agua.  En el caso de Mayagüez, en 1998 hacíamos 7.8 riegos por ciclo de cultivo –un ciclo es de 13 meses en promedio–. El año pasado hicimos 1.7 riegos. Hemos venido desarrollando variedades y técnicas de cultivo para utilizar cada vez menos agua. Desde el punto de vista de investigación y desarrollo, tenemos a Cenicaña (el centro de investigación de la caña) desarrollando variedades para consumir menos agua. Lo otro es el fondo de agua por la vida. Asocaña se ganó un premio por trabajar en mantener las cuencas geográficas del río Cauca. De la manera como estamos trabajando no debería haber ningún problema con el recurso agua de aquí en adelante.

C. P.: El Valle del Cauca está tratando de renacer. Usted es el presidente del Comité Intergremial del Valle del Cauca,  ¿cuál es su diagnóstico sobre ese propósito en del departamento?

M. I.: Yo creo que el Valle del Cauca tiene un gran potencial. Hemos venido trabajando de una manera desunida y hemos tenido unos problemas de gobernabilidad. Tenemos un Alcalde que durante este año se encargó de poner la casa en orden, con grandes aciertos como el tema Sí Cali, el MIO.

Lo que tenemos que hacer en el Valle es trabajar unidos para tratar de sacar los proyectos importantes del departamento en Bogotá. Antes no se sabía lo  que quería el Valle porque todos íbamos por aparte a pedir cosas a Bogotá. Estamos por iniciar un proceso de planeación estratégica para definir los proyectos que vamos a presentar ante el Gobierno, y uno de ellos es el que le mencionaba de la transversal Orinoquía Pacífico.

C. P.: ¿Qué debe aportar la ciudadanía para que esos planes sean exitosos?

M. I.: Que todos estemos montados en el mismo barco. Hay muchos jóvenes que han regresado y están aportando, trabajando en la gobernación, en el municipio. La directora del Comité Intergremial y la directora de la Comisión Regional de Competitividad trabajaban en Bogotá y volvieron. Gran parte del éxito es la retención del talento humano. Si nosotros somos capaces de retener el talento humano podemos hacer muchas cosas de aquí en adelante.

Comments are closed.