O todos de viaje o ninguno

0

camila zuluaga barraPor Camila Zuluaga

@zuluagacamila

La diferencia de trato que se le da a los políticos de las regiones y a los del centro del país es abismal. Mientras a los primeros no se les perdona ningún tipo de error y se les juzga sin compasión, a los segundos se les permite todo tipo de exabruptos y abusos de poder.

Esta semana que termina trascendió que algunos alcaldes de los departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Antioquia habían viajado a distintos destinos del planeta. La noticia se manejó como un descaro y derroche de recursos públicos por parte de los mandatarios. La razón: que siendo de municipios tan apartados con pocos recursos públicos, no se explica cómo viajan a Europa y Asía.

No me cabe la menor duda de que algunos mandatarios locales en muchas oportunidades se han aprovechado de su poder y han utilizado  los recursos públicos en beneficio  propio y se han ido de vacaciones una y otra vez. Sin embargo, esto no significa que en todos los casos tenga que ser así. Existe la posibilidad de que estos alcaldes de pequeños municipios al viajar a otros países traigan información y contactos valiosos para sus regiones ¿por qué ellos no pueden tener esa posibilidad? ¿Porque son de municipios campesinos?

La diferencia en el trato no se da exclusivamente a nivel  regional, este  también se hace evidente en la forma en que tratamos a las distintas ramas del poder. Hace dos semanas se debatió sobre el viaje de ocho congresistas a Ginebra, Suiza, para asistir a la asamblea de la Unión Interparlamentaria. Cayeron rayos y centellas, para muchos era inaceptable y un derroche de recursos que ocho parlamentarios viajaran a un evento en donde asisten congresistas del mundo entero.

Conocido el episodio anterior, y sabiéndolo repetitivo, era imposible no preguntarse: ¿En dónde está las criticas similares al fiscal general Eduardo Montealegre, quien desde hace semanas esta fuera del país? O ¿por qué no se dan esos mismos ataques al súper vicepresidente Vargas Lleras que se fue para Ecuador con sus dos ministros subordinados? ¿Acaso no se hace finalmente lo que él diga? ¿No sería suficiente y nos ahorraríamos también unos pesos de dineros públicos si el fuera solo? Y ni que decir de los múltiples viajes que se han dado por cuenta de la intención de Colombia de ingresar a la OCDE, ahí también se han hecho unos gastos de recursos importantes. Resulta entonces que por ser el ejecutivo no se le hacen las mismas críticas que se le hacen al legislativo cuando incurren en prácticas similares… ¡Que falta de igualdad! A la hora de juzgar hagámoslo con todos por igual: O todos en la cama o todos en el suelo.

Y lo anterior, en medio de todo, es responsabilidad de los medios de comunicación quienes pareciéramos creer que existen unos funcionarios de primera y otros de tercera. La cercanía de muchos de nosotros con una rama del poder en particular, hace que se nos nublen los ojos con unos y se nos abran y ataquemos a otros. Es cierto que  la imparcialidad no existe; que  exigirla es una utopía,  pero el balance y la intención de tratarlos a todos por igual es un esfuerzo mayor que deberíamos hacer. Desde aquí debemos contribuir a  que dejen de acentuarse el centralismo y las diferencias regionales, y aceptemos que cada rincón de Colombia y cada rama del poder tienen los mismos derechos y es igual de importante a las demás.

Una cosa más: Siguiendo con el mismo tema, es de verdad curioso que a nadie le parece extraña la ausencia constante del fiscal general.

Comments are closed.