Para la paz, cuenten con nosotros

0

Los suscritos ciudadanos colombianos DECLARAMOS:

Que valoramos muy positivamente la decisión del Gobierno colombiano y de la guerrilla de las Farc de iniciar un proceso dirigido a terminar el conflicto armado que nos ha afectado durante tantos años.

Que la terminación del conflicto armado es un objetivo de todos los colombianos, que no pertenece a quienes están sentados en la mesa de La Habana, por lo que nuestro pedido y expectativa es que ese proceso produzca el resultado propuesto: la terminación de la guerra, para entrar en la fase que anhelamos de construcción de la paz.

Que rechazamos cualquier decisión de terminar o suspender el proceso que actualmente se adelanta, el cual no puede estar supeditado a objetivos electorales o a probables reconocimientos históricos. Lo que está en juego es el futuro de esta sociedad, no el de ninguna persona en particular.

Que queremos hacer expreso nuestro apoyo al proceso, y que aunque tengamos diferencias con la metodología adoptada, creemos que debemos rodearlo. No podemos quedarnos en diferencias que impidan avanzar. Este proceso completó un año y no conviene continuar con el debate de las condiciones que se debieron imponer para iniciarlo. Hay un proceso del que esperamos acuerdos para terminar el conflicto.

Que anticipamos nuestro SÍ en un referendo o en una consulta en el que se pregunte a los colombianos sobre el acuerdo que posibilite –para siempre– que se renuncie a la violencia para el ejercicio de la política.

Que nuestro acuerdo lo expresamos en el marco del acuerdo suscrito por las partes con base en el cual se inició el proceso.

Que en ese marco creemos útil y necesario que el acuerdo contenga decisiones para cambiar estructuralmente las condiciones del sector rural colombiano; para facilitar la participación en política de nuevas organizaciones que surjan del proceso; para aportar a la erradicación de los cultivos ilícitos; para reconocer los derechos de las víctimas conforme a los estándares internacionales y para aplicar normas de justicia transicional que garanticen la verdad, la reparación y la no repetición.

Que somos conscientes que la terminación definitiva del conflicto solo por la vía militar no es viable e, incluso, no es deseable, y esta puede convertirse en la última oportunidad para darle fin por la vía negociada.

Que los costos de la paz serán siempre menores que los de la guerra, por lo que nos convertimos en ciudadanos activos para conseguir más apoyos al proceso.

Comments are closed.