El fútbol es la vida para Nicole Regnier

59

Nicole comenzó muy joven en esto del fútbol, ella conoció la esencia de un buen ‘metegol tapa’ cuando aún no cumplía los cinco años y sus padres se distanciaron por esas diferencias que, como a muchos niños colombianos de las últimas dos décadas, llevaron a Nicole a elegir entre compartir con su padre o su madre. Ella eligió a su papá para jugar fútbol.

Nicole enamora con goles y su belleza dentro y fuera de la cancha

Después de eso, la pequeña hija de Eric Regnier y Jimena Palacio solo pasaba sus tiempos libres pegándole con entusiasmo a la incontrolable pelota de fútbol número 5 para intentar meterle goles a su padre.

Poco tiempo pasó y Niki, como la llaman sus familiares y amigos de cariño, se fue a vivir a Italia, pero solo estuvo dos años en lo que ella definió como ‘la cuna del fútbol’, con lo terminó de revalidar que este era el deporte que quería practicar.

A sus ocho años regresó a Cali con esa idea y entró a jugar en el equipo de su colegio, el Bolívar, de la mano del primer entrenador en su corta carrera –hasta ahora aficionada como deportista–, el técnico Carlos Montenegro, quien se convirtió en un guía para Nicole y sus aspiraciones como futbolista.

Goles son amores y eso Nicole lo entendió rápido; tanto, que fue una de las pequeñas deportistas encargadas de inaugurar el Club Deportivo Atlas C.P. en el 2009, cuando Regnier apenas rozaba los 13 años de haber nacido.

En la casaca número 11 estarán puestas las esperanzas de gol

Allí ha estado hasta ahora marcando goles, muchos más que los que llegó a marcarle a su papá cuando jugaba de niña, ahora vistiendo una camiseta que lleva el número 11 entre el naranja y el blanco que identifica al club caleño ,y también llevando puestos los colores del Valle.

Pero algo claro tiene en su cabeza Nicole Regnier, y es que si no hubiera elegido ser futbolista, la verdad es que no sabría qué sería de su vida, pues la mayoría de su tiempo en los años recientes lo ha dedicado a estar tras un balón.

Por sus viajes con la Selección Colombia, a la que fue llamada por primera vez a comienzos de este año, terminó perdiendo el grado once y por esa razón, el título siguiente al que aspirará llegar Nicole luego del Mundial Sub-17 de Azerbaiyán será el de pasar el grado once, ahora en su ‘repechaje’.

En la tricolor nacional de su categoría, la de 17 años, vive como con su propia familia, pues son muchos los momentos que han tenido que pasar juntas este año, y no por nada Nicole se ha ganado el concepto de ser “la más cansona”, crédito que ella aprueba sin problemas al considerarse muy activa.

Ya su papá tuvo que estar a tope durante los más de 10 años en los que Nicole no sentía el cansancio de hacer ejercicio como excusa para quedarse quieta, pues siempre hay algo por hacer según ella, y más ahora que faltan muchos años todavía de carrera deportiva.

Comments are closed.