Partidos minoritarios: ¿a qué temerle?

0

michel mayaA medida que se acercan las elecciones de Congreso toma más fuerza el tema de la suerte que correrán los partidos minoritarios debido al aumento del 3 % del umbral (mínimo de votos de un partido para tener curules en el Congreso y conservar la personería jurídica).

Hace 10 años, a través de una reforma, se ‘ordenó’ la representación política pues gracias a la llamada “operación avispa” se pasó de un sistema bipartidista a uno de microempresas electorales, que nos llevó a contar con 80 micropartidos y movimientos reconocidos; esta reforma proyectó que no quedarían más de 10 (como sucede hoy); sin embargo, algunos representantes del añejo bipartidismo no contentos con esto, propusieron en 2004 aumentar el umbral al 5 % para restringir más el sistema político y dejar entre 3 y 4 partidos. En 2009, finalmente los grandes partidos lograron subir el umbral al 3 %.

Algunos medios y analistas coinciden en afirmar que el nuevo umbral no será alcanzado por cerca de 5 de los 8 partidos que obtuvieron la personería jurídica en 2010 por la vía de la votación al Senado. Esta situación nos devolvería al bipartidismo existente antes de la Constituyente de 1991, con dos grandes partidos que controlan las mayorías en el Congreso, algunos incluso van más allá y se atreven a decir que serán los Uribistas contra los Santistas.

Desde nuestra perspectiva, consideramos que el panorama expuesto tiene algo de apasionamiento académico y poco de análisis nacional y local. Es evidente que los líderes de los partidos políticos más grandes están aprovechando su cercanía a la prensa nacional y a los movilizadores de opinión para generar miedo, y de alguna manera, intimidar a los partidos minoritarios con la posible desaparición después del 9 de marzo de 2014, con el objetivo de atraerlos a sus toldas para  aumentar su bancada en el Congreso o en el peor de los casos de hacerlos desistir de su aspiración.

Hanna Arendt escribió en una de sus obras clásicas, Sobre la revolución, que cuando la mayoría, después de que se ha aprobado una decisión, procede a liquidar políticamente a la minoría opositora, el expediente técnico de la decisión mayoritaria degenera en el gobierno de la mayoría.

La realidad es que si se miramos las cifras electorales de 2010, a diferencia de lo que quieren hacer creer las mayorías, el umbral está garantizado: Cambio Radical, Polo democrático y el PIN (hoy llamado Opción Ciudadana) obtendrían el umbral 3 % así perdieran el 50 % de sus votos. Tal vez podrían tener preocupación en  el Polo Democrático por su división con progresistas.

Con  relación al MIRA, el consistente crecimiento que hemos venido siguiendo hace más una década, da fe de que seguro superaran el umbral.  En el caso del Partido Verde, que muchos dan como desaparecido ante al fallecimiento de su gran electora, la senadora de los niños Gilma Jiménez  (q.e.p.d) y a la falta de consensos en su interior, nos atrevemos a decir que si la colectividad perdiera todos los votos de la desaparecida Gilma, aun así lograría llegar al 3 %.

Por otro lado, hay un interesante debate académico no podemos evadir. Varios estudiosos de los sistemas políticos dicen que lo mejor es tener muy pocos partidos grandes y representativos de la población. Este postulado, que en teoría suena muy seductor porque daría mayor visibilidad a lo elegidos y los votantes podrían castigarlos o premiarlos en el siguiente ejercicio electoral de acuerdo con su cumplimiento y comportamiento, en la realidad no se da. En primer lugar, el desprestigio de los partidos que se ve en todas las encuestas de opinión no es fruto de la menor visibilidad que genera que haya 8 partidos políticos, es por la desconexión de la mayoría de esos partidos y sus elegidos con sus electores después del día de la votación, lo cual deriva precisamente en que la gente se sienta mal representada o no representada.

En segunda instancia, el problema de representación de los partidos se da por la crisis de las ideologías. ¿Dónde están las propuestas de los partidos mayoritarios en los temas ambientales, sobre la política de desarrollo económico, sobre la salud, sobre el modelo educativo? Nadie las conoce, pues en el Congreso cada partido se comporta más por los intereses de sus elegidos que por las ideas que promulgó en campaña.

Así las cosas, tenemos que decir que no es cierto que todos los partidos minoritarios estén en riesgo de desaparecer como quieren hacer ver los partidos grandes, para que sus miembros salgan corriendo a las listas de los mayoritarios. Lo que deben temer los partidos pequeños es al hecho de no mantener una relación permanente con su electorado, en estar informando a sus votantes cómo votan y cómo actúan,  en crear militancia con reuniones y foros ideológicos, como dijo una líder estudiantil en el reciente encuentro regional del Partido Verde en el Valle: ¡No hablemos más de crisis, no le temamos a los demás partidos, planteemos salidas, volquemos a las calles y las universidades!

 

RESULTADOS ELECTORALES SENADO 2010

NOMBRE

VOTACIÓN

% votos

VOTOS VÁLIDOS

10.961.631

100%

VOTOS NULOS

1.558.737

14,22%

  PARTIDO SOCIAL DE UNIDAD NACIONAL PARTIDO DE LA U

2.792.944

25,48%

  PARTIDO CONSERVADOR COLOMBIANO

2.257.335

20,59%

  PARTIDO LIBERAL COLOMBIANO

1.724.151

15,73%

  PARTIDO DE INTEGRACIÓN NACIONAL PIN

892.720

8,14%

  PARTIDO CAMBIO RADICAL

861.816

7,86%

  POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO

824.948

7,53%

  PARTIDO VERDE

521.503

4,76%

VOTOS NO MARCADOS

504.981

4,61%

VOTOS BLANCOS

373.370

3,41%

  MOVIMIENTO INDEPENDIENTE DE RENOVACIÓN ABSOLUTA MIRA

324.109

2,96%

Comments are closed.