Patía: un proyecto hidroeléctrico que corre en silencio

0

Hace cuatro décadas se habló por primera vez de la posible construcción de  una hidroeléctrica sobre el río Patía, límites entre Cauca y Nariño, un proyecto que a pesar de reactivarse, a la fecha no ha sido socializado con la comunidad donde se realizará, y que ve tal iniciativa como el foco de un problema ambiental, económico y social.

El río Patía nace en el corazón de la Cordillera Occidental en el departamento del Cauca, y tiene una extensión de 400 kilómetros
El río Patía nace en el corazón de la Cordillera Occidental en el departamento del Cauca, y tiene una extensión de 400 kilómetros

El proyecto Aprovechamiento Hidroeléctrico del río Patía, con número de Expediente NDA0359, está localizado en jurisdicción de los municipios de Policarpa, Cumbitara, Los Ándes (Sotomayor), El Rosario, El Peñol y Taminango, en el departamento de Nariño, y en jurisdicción del municipio de Mercaderes, en el departamento del Cauca, y actualmente hace parte de la lista de planes energéticos de Isagén para los cuales se adelantan estudios técnicos y ambientales que permitan establecer su factibilidad.

Completan el listado Samaná (Caldas), Cañafisto (Antioquia), Piedra del Sol (Santander), Andaquí (Putumayo) y dos proyectos hidroeléctricos en Perú, con una capacidad estimada de 3.500 MW.

Sobre su realización, aunque en la Corporación Autónoma Regional del Cauca CRC se informó que a enero de 2014 solo se tiene conocimiento de estudios técnicos y ambientales para la factibilidad del proyecto, la iniciativa de la hidroeléctrica, que hace parte del contrato Plan Nariño, suscrito entre el Gobierno Nacional y la Gobernación de ese departamento del sur colombiano, inició en pleno con todos los análisis para su posible construcción hace cuarenta años, y está planeada para instalarse en un área de aproximadamente 16 kilómetros de largo, por tres kilómetros de ancho.

Génesis y alcance del proyecto

A la fecha no está disponible información de lo que costaría el proyecto Aprovechamiento Hidroeléctrico del río Patía en su totalidad
A la fecha no está disponible información de lo que costaría el proyecto Aprovechamiento Hidroeléctrico del río Patía en su totalidad

De acuerdo con un experto en el tema, se tiene por entendido que en principio se hicieron unos diseños previos, a finales de los años setenta, y dado el momento en el que se planteó la ejecución, estos ya no se adaptan a las condiciones que se tienen hoy. Lo que se está teniendo en cuenta ahora es que se hace necesario ambientar el tema y actualizar los estudios puesto que la propuesta lo que busca es hacer no solo un embalse, sino un represamiento en tres partes, a lo largo del río Patía; uno en los límites entre Cauca y Nariño, y los otros dos en este último departamento.

Sobre los alcances de la iniciativa energética, de acuerdo con conocedores del tema el reto debe ser evitar que se repita la historia de procesos como el de la represa La Salvajina (Suárez – Cauca). La infraestructura terminada de construir en 1985 sobre el río Cauca, según ambientalistas desplazó de un área de alrededor 2.100 hectáreas a cerca de 3.000 personas dedicadas a la agricultura, obstaculizando caminos que campesinos, indígenas y afrodescendientes habían construido para interconectar el territorio. Hoy muchos siguen aislados.

“La primera cosa es que muchas veces en los proyectos las que menos terminan beneficiados son las comunidades directamente afectadas por el proceso, en el caso de Salvajina se generaba energía eléctrica para muchas ciudades y la gente que estaba alrededor ni siquiera tenía acceso a ese servicio”, manifestó Carlos Enrique Corredor Jiménez, economista y experto en desarrollo local.

Agregó que lo preocupante de procesos de esta envergadura es que a las comunidades se les pide que cambien su vocación como productores; en este caso de dedicarse al ganado o producción agrícola a otras actividades, “pero casi nunca hay la suficiente capacidad técnica para que la gente salga beneficiada con un proyecto de estos”.

El analista indicó, además, que el proyecto como está pensado no es precisamente para generar energía para el mismo Valle del Patía, y que lo que más llama la atención es la paradoja que se genera. “Se va a represar agua para generar energía eléctrica pero ni siquiera se ha hecho un sistema de riego que sea eficiente para que la gente del Patía pueda tener acceso  a agua durante todo el año. Antes de pensar en represar sería importante preguntarse lo del sistema de riego, una promesa de muchos años que no se ha cumplido”, señaló. Para citar un ejemplo, hace año y medio, ante la fuerte ola de calor que azotó la zona del Patía, debido a falta de agua para riego, los ganaderos se vieron obligados a traer pastos del Valle del Cauca para alimentar a los pocos animales que sobrevivieron al extremo estado del tiempo.

¿Del Cauca o de Nariño?

Sumado a lo que indica Corredor Jiménez, en el caso que se inicie la construcción del proyecto Aprovechamiento Hidroeléctrico del río Patía, cuyo impacto se sentiría ampliamente en territorio caucano donde tiene su nacimiento, en los planes de Isagén aparece como Patía (Nariño), aspecto que se corrobora al observar el Contrato Plan de mencionado departamento.

En el apartado de Compromisos de gestión Nación – Departamento de Nariño en el marco del acuerdo de Contrato Plan 2013 – 2017, del documento en cuestión, se resalta la: “Promoción Hidroeléctrica del Patía. Según los resultados de los estudios técnicos, ambientales, sociales y financieros, Isagén aunará esfuerzos con el departamento de Nariño para la promoción de este proyecto”.

Muestra de aquello es que el pasado 1 de octubre de 2013, el gobernador de Nariño, Raúl Delgado Guerrero, sostuvo un encuentro con el gerente de Isagén, Luís Fernando Rico, quien le dio a conocer los avances de los estudios previos del proyecto de la hidroeléctrica en el río Patía.

Según información de la Gobernación de Nariño, en la actualidad “Isagén adelanta los estudios de actualización, punto de base para establecer la viabilidad ambiental, económica y social del Proyecto de Aprovechamiento Hidroeléctrico del río Patía”.

Se agrega que de ser factible en los aspectos ya mencionados el proyecto generaría más de mil megavatios, “lo que posibilitaría el abastecimiento regional e incluso la generación de energía para exportar a países del área andina”.

En aquella reunión, el gobernador de Nariño le hizo la propuesta al gerente de Isagén, Luis Fernando Rico, de llevar a cabo un encuentro con la comunidad y autoridades de Nariño y de Cauca para socializar los avances de los estudios de factibilidad. Delgado Guerrero ha insistido que su administración apoyará la iniciativa energética, “solo si no genera impactos negativos en la comunidad y el medio ambiente”.

Un proyecto que no ha sido socializado con la comunidad

Amarildo Correa, líder afrodescendiente caucano, manifestó que el proyecto Aprovechamiento Hidroeléctrico del río Patía, aunque se viene tratando desde hace cuarenta años, su ejecución ha sido una decisión que se ha venido prorrogando por los gobiernos a lo largo de ese tiempo.

“Es un proyecto que viene aplazado, para la fortuna de nosotros, por la corta visión de políticos que han dirigido al país”, expresó Correa, refiriéndose a los pros y contras que conllevaría la existencia de una hidroeléctrica en la región.

“El Gobierno está en obligación de consultar con las comunidades la implementación de dicho proyecto en la zona, pero este es un proyecto que no ha sido socializado con las comunidades y por eso tenemos muy poca información”, añadió el líder social, argumentando que gran parte de la comunidad no estaría de acuerdo con su realización.

Antonio Velasco, habitante de la zona de influencia del río Patía, indicó que  muy poco sabe del proyecto, y que es sorpresivo para el cómo habitante que se planee la ejecución de una obra sin ellos antes saberlo. “Pues no sé cómo sería, pero entonces qué pasará con el río. Acá uno viene con su familia, uno creció con el río, además es necesario que esté despejado, acuérdese la sequía de hace más de un año. Necesitamos el agua para nosotros”, sentenció.

Al respecto, Amarildo Correa añadió que el rechazo primero se da por el hecho que se ignore a la comunidad y porque “contamos con un Gobierno neoliberal, que lo que hace es vender la gallina que pone los huevitos de oro (…), el Gobierno quiere vender a Isagén y es precisamente la que quiere construir la represa; o sea, se construirá una cosa para que mañana los dueños del proyecto sean chinos o sean personas de otros países”.

Además, indicó que mucha gente se va ver obligada a desplazarse refiriéndose al ya mencionado ejemplo de la única represa que hasta ahora existe en el Cauca. “Vamos a quedar incomunicados, ahí incluso donde va a quedar el proyecto se acaban de invertir unos recursos importantes en la construcción de puentes que no quedarían sirviendo para nada”, concluyó Correa.

La afectación socioambiental

De acuerdo con Carlos Enrique Corredor, otra de las discusiones que se ha generado respecto a la posible construcción de la hidroeléctrica sobre el río Patía es cómo los cuerpos de agua o sistemas lagunares que se forman al realizarse una represa cambian la temperatura del lugar, elevándola mucho más. “Eso puede afectar no solamente la condición en la que funciona actualmente el Valle del Patía, sino la relación que éste tiene  con la zona montañosa del Macizo Colombiano”.

Además, resaltó que hay que reconocer que muchas comunidades no solo tienen relación con el río por el hecho de su proyecto económico, sino que también hay una conexión cultural con el afluente, que cambiaría radicalmente. “El río tiene unos sentidos culturales que pueden verse transformados, lo de los paseos, lo que el río significa para la gente (…), por eso el llamado  es que la decisión que vaya a tomarse debe ser consultada, debatida y resuelta por la misma gente, más que pensar en cuanta plata va a llegar”, finalizó.

 

Los avances de Isagén

Aunque se intentó contar con las declaraciones de María Luz Pérez López, Gerente de Proyectos de Generación de la empresa Isagén S.A. E.S.P. respecto al estado actual del proyecto de la hidroeléctrica del río Patía, no se obtuvo positiva respuesta.

Sin embargo, se logró establecer que a través de la Certificación No. 2134 del 16 de noviembre de 2012, expedida por Rafael Antonio Torres Martín, director de Consulta Previa del Ministerio del Interior, se conoció que el 23 de octubre de ese mismo año, bajo el radicado  EXTMI12-0035744, se recibió en la Dirección de Consulta Previa una solicitud de María Luz Pérez López, en calidad de gerente de Proyectos de Generación de la empresa Isagén S.A. E.S.P., con el objeto de obtener certificación sobre la presencia de grupos étnicos en el área de influencia del proyecto Aprovechamiento Hidroeléctrico del río Patía.

Ante la petición, la oficina en mención le respondió que luego de revisadas las bases de datos de la Dirección de Asuntos Indígenas, Rom y Minorías, y de la Dirección de Comunidades Negras, Afrocolombianas y Raizales y Palenqueras del Ministerio el Interior, el consolidado Títulos Colectivos 2011 Incoder, y la información cartográfica IGAC 2010, en la zona de influencia del proyecto Aprovechamiento Hidroeléctrico del río Patía “no se identifica la presencia de comunidades indígenas”, y que “no se encuentra registro de resguardos legalmente constituidos, ni comunidades o parcialidades indígenas por fuera de resguardo”.

Asimismo, se dejó claro que se identificó la presencia del Consejo Comunitario de la Cordillera Occidental de Nariño, COPDINCONC, legalmente titulado mediante Resolución No. 000402 del 28 de abril de 2003, otorgada por el Instituto Colombiano de Reforma Agraria (Incora), hoy Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder).

No obstante, a pesar del avance de procesos para la ejecución de obras de la hidroeléctrica, a la fecha no está disponible información de lo que costaría el proyecto en su totalidad. Solo se sabe que a mediados, también del 2012, se habría realizado el inicio de trámites correspondientes a la convocatoria de firmas colombianas y extranjeras para participar en del proceso licitatorio, de lo que sería la construcción de la Central Hidroeléctrica Patía Uno.

Mientras tanto, cientos de personas de las zonas del sur del Cauca y norte de Nariño continuarán con sus labores en el río Patía, muchos de ellos ignorando los planes que se tienen para sus corrientes de agua, la misma que escasea cuando la sequía tiñe de marrón sus extensas riberas.

Comments are closed.