Peajes urbanos y POT

0

leo-quinteroLeo Quintero

Con el pasar de los días comenzará a desglosarse que es lo que el Gobierno caleño piensa sobre la ciudad del futuro, que pasará con la construcción que siempre muchos de los  planificadores dejan en los Planes de Ordenamiento Territoriales como su impronta.

Por ahora, solo es una de las muchas perlas que contiene el estudio del acuerdo que reforma el POT  aprobado hace catorce  años por el Concejo caleño.

Ojo, no es un POT nuevo. No hay capacidad para hacerlo, sino que lo que planteó el gobierno es una remodelación al actual. Una actualización y una la visión del gobierno Guerrero de la ciudad.

Por ahora se arma una buena discusión sobre una herramienta futura. Los peajes urbanos o cargos por congestión, planteados también en Bogotá con la misma dosis de indigestión para los ciudadanos que sienten que desde ya comienzan a meterle la mano al bolsillo.

La mayor parte de los críticos son aquellos ciudadanos que van a otros países y pagan , sin chistar los peajes urbanos de esas poblaciones y alaban las condiciones de las vías, el estado de la estructura municipales y las ponderan frente a lo que sucede con su patria chica.

Los peajes urbanos, bien empleados, son herramientas de control de la circulación, de la movilidad y además un excelente instrumento  presupuestal para renovar vías. Hacer desarrollos y crear infraestructura.

Pero una cosa va del dicho al hecho, en las ciudades como las nuestras, en las cuales los administradores de turno proyectan su gestión para cuatro años,  vemos por ejemplo lo que ha pasado con el MIO-Cable, que estuvo parado dos años ,mientras le aclaraban a la administración jurídicamente que tenía que hacer y pagar la obra. Aunque como siempre, por las demoras se incurrirá en un mayor gasto.

El primer POT modelado para Cali  está en el imaginario de la ciudad porque llenó la autopista Sur  y la Simón Bolívar de Moteles de primera y de tomaderos de trago la segunda.

Pero es una herramienta de planeación, indispensable para saber hacia dónde va la ciudad o a cuales intereses se pretende beneficiar.

Por ahora, los peajes en el área urbana pretenden desincentivar la movilidad de los carros particulares. Lo que no es una garantía real, porque el Sistema de Transporte Masivo de Cali hoy en día es un real problema para el ciudadano de a pie.

La razón es sencilla, no ha habido acuerdos de ciudad que se cumplan para que el sistema funcione. Para que los transportadores no se canibalicen y para que haya otros modelos de transporte que deben operar en la ciudad, para transportar a las laderas de Cali y al oriente profundo de la capital del Valle.

Por el momento el debate está sembrado en la movilidad. En donde se plantea también la creación de áreas de estacionamiento con parquímetros, un experimento que fracasó cuando el tema fue concesionado  en la administración de Ricardo Cobo y por el cual el municipio afronta una demanda con exigencias millonarias de quienes se ganaron el negocio.

También se discute cómo por norma el POT define áreas para parqueo en viviendas nuevas y crea impuestos para quienes tengan en sus predios dos lugares para el estacionamiento.

Estos son asuntos que apenas comienzan a asomarse en la discusión de la iniciativa  cuyo plazo para estudio, aprobación o negación, termina el 24 de septiembre, cuando vencen los términos que da la ley para el debate en los Concejos locales.

Recuerden bien, el POT, no es solo peajes. Es también proyección de ciudad, con un tema ya definido por la administración caleña para atender las exigencias de los constructores, quienes extenderán a Cali que llegará a los límites con Jamundí, mientras en el área ya urbanizada del centro están esperando numerosos barrios por procesos de renovación urbana, la que no puede quedar solo en manos de los empresarios, desconociendo los esfuerzos de propietarios de la tierra  y la misma administración, sin cuyo liderazgo el modelo no cumplirá su objetivo.

El Plan de Ordenamiento Territorial es esencial para decidir hacia donde va el futuro de la ciudad y es un tema tan importante, que no se puede dimensionar solo en peajes y parqueaderos.

Comments are closed.