Película caleña con proyección internacional: 180 segundos

0

 Después de un  mes en cartelera, el director de 180 segundos habla del camino por recorrer, no sólo de la película sino de sus próximas creaciones.

Alex Giraldo, director caleño, se lanzó con esta ópera prima en los teatros colombianos con una nueva propuesta que ha resultado satisfactoria tanto para el público como para él.

Una película de autor que parte desde varias historias que Alex Giraldo guardaba en su memoria con el objetivo de “indagar en esa persona que conoces y no conoces”, afirma el director.

La película tiene una apuesta diferente en su forma narrativa, lo cual lleva al espectador a estar atento hasta al final, punto en el que empieza a tejer la red, a entender esa historia que le habían propuesto con segmentos “el cine debe ser personal, debe pertenecer a quien cuenta la historia. No creo posible que uno cuente cosas que no siente, que no ha visto”.

“Soy caleño, recorro las calles de mi ciudad a pie, me entusiasma la cultura, el calor, los rostros, las anécdotas y el folclor de mi ciudad”. Dice Giraldo mientras afirma que “todas se convierten en ficción después de abstraerlas de la realidad. Siento que es allí donde está la medula de lo caleño de 180 Segundos”.

En Cartelera una semana más

 La película se mantiene con 20 copias en cartelera y estará una semana más en los cines del país; este viernes se cumplieron 5 fines de semana desde que empezaron sus proyecciones y hasta ahora se mantiene en los teatros de Cali y Bogotá.

Esta producción caleña ha competido cada fin de semana con estrenos mundiales de Hollywood a lo que Giraldo dice que “a pesar de ello, un público importante se ha arriesgado con 180 Segundos y sale con la certeza de que ocurre algo distinto en el cine nacional”.

Hasta ahora la cifra oficial son 157.000 espectadores. De esta última semana aún no hay cifras, pero el equipo espera cerrar con una buena convocatoria, comportamiento que se ha sostenido durante este mes.

180 ha logrado mantenerse en varios teatros caleños lo cual no ocurre con facilidad  para las películas colombianas, el publico caleño usualmente abarrota los estrenos hollywodenses, pero con 180, su comportamiento ha variado  a pesar de no ser la típica película caleña con acentos marcados o personajes coloridos.

“Ya no tenemos promoción y hace que todo sea muy difícil. En Cali, se mantienen las salas llenas en fin de semana con 180 Segundos, básicamente porque alguien le cuenta a un amigo” dice Alex refiriéndose al comportamiento de la convocatoria caleña.

En el camino, 180 ha logrado representar la ciudad y su producción audiovisual sin recurrir a los métodos antes utilizados, a los clichés del caleño o de la ciudad salsera, sin embargo la audiencia ha logrado sentir afinidad.

 El director explica que “la ciudad se destaca de una manera distinta, es Cali aunque no recurro a la ‘postal’, al lugar común, a pesar de no sonar salsa, de no escuchar un acento exagerado como nos ha acostumbrado la televisión.”

 Agrega además “180 Segundos la escribí pensando en Cali. Los personajes son caleños, porque son la materialización en ficción de personas reales. Nunca pensé la película en un lugar distinto. El guión hablaba de calles, de personas y lugares específicos en Cali”

 Ahora queda una parte muy importante del camino cinematográfico por recorrer, el equipo le apuesta a los festivales como la competencia oficial por Mejor Fotografía en el Salón Internacional de la Luz Volumen III y festivales de Cartagena y Miami. Además fue invitada al Festival Latino de Nueva York en agosto y estaremos en el Festival de Cine Colombiano en Medellín

Su apuesta audiovisual

También nos compartió que están en camino dos nuevas películas, la primera es “Tiempo Perdido”, “una película de muy bajo presupuesto que se va a rodar entre amigos, entendiendo un movimiento de cine posible, sacando de en medio a la industria y al modelo internacionalista del cine que a veces usamos en el país”.

La segunda, “El ayer está muerto y no vuelve”, representa un reto de producción para el director al experimentar con las licencias Creative Commons y bajo el esquema de crownfounding o financiación colectiva, de acuerdo al contexto nacional de globalización.

 Según el director caleño, “por ahora, estoy concentrado en “Tiempo Perdido”, que la veo como una película de transición, tratando de aplicar un modelo de producción piloto para, a partir de allí, empezar a generar un cine posible, de bajo costo, grandes alcances artísticos y, sobre todo, muy colombiano”

 “Creo que el reto en Colombia es la distribución y el público”  dice Alex, dos puntos que han llevado a varios directores colombianos a quedarse sólo con su ópera prima.

“Es posible que lo que necesite el cine colombiano es cambiar el esquema internacionalista, de hacer películas con presupuestos grandes, que al llegar a salas de cine, nunca o en muy pocas ocasiones, recuperan la inversión.

 Concluye afirmando que “es posible que el camino sea producir a bajo costo y así, la poca gente que va a cine sea suficiente para hacer la siguiente o tal vez deba sacarse de en medio a los distribuidores y exhibidores, que el público tenga un contacto más directo con los productores, lo importante es entender el fenómeno, vivirlo y empezar a analizarlo”.

 Por: Nathalie Espitia
ElPueblo.com.co

 

 

Comments are closed.