Piden a autoridades caleñas precisar cuándo regresa el deporte al Pascual Guerrero con seguridad

0
Ante la plenaria del Concejo, a donde fueron citados los actores del control y seguridad del Estadio Olímpico Pascual Guerrero, se hizo exposición de las medidas restrictivas que se mantendrán en dicho escenario deportivo, hasta tanto la ciudad demuestre que esta lista para celebrar sin riesgo para los demás ciudadanos.
 
La Presidenta del Concejo, Tania Fernández Sánchez, citante del debate, aseveró que el Municipio debe proponer una política de seguridad integral que genere acciones preventivas y correctivas a favor de los ciudadanos. Si bien, dice Fernández, los hechos se generan en el Estadio Pascual Guerrero y en sus alrededores, el entorno se afecta porque al escenario asisten entre 10 y 20 mil personas que luego se desplazan a las diferentescomunas.
 
“Todo lo que se propone desde el gobierno es bueno, pero no se precisa en cuanto tiempo y quienes pondrían los recursos, para saber cuándo vuelve el fútbol y la recreación al Pascual Guerrero”; cuestionó la Cabildante.
 
Con tecnología, dice Fernández Sánchez, se puede penalizar a los vándalos, y con la carnetización y un control efectivo al consumo de licor y alucinógenos, se podrían frenar acciones vandálicas, afirmó la Presidenta del Concejo quien demando mayores acciones a favor de los ciudadanos de bien.
 
Fernández Sánchez se mostró partidaria de judicializar a los vándalos y mantener la ley seca sectorizada, especialmente en la zona del Estadio, al tiempo que demandó un plan de movilidad para el Estadio en fechas futboleras.
 
Para Juan Pablo Paredes, Secretario de Seguridad y Justicia afirmó ante la plenaria del Concejo, que la autoridad no se negocia. “Vamos a ejercer la autoridad”.
 
Para Paredes, el problema del Estadio es un problema de ciudad. Para ello, Paredes, recordó que la solución no vendrá de la noche a la mañana, pero si se buscará de la noche a la mañana dar inicio a las posibles soluciones. “Desde el 24 de mayo lo dije, no estamos preparados por ahora para tener dentro del Estadio a las dos barras de los equipos Cali y América”.
 
Dentro de las medidas de corto y largo plazo para enfrentar el problema son: con la Comisión Local del Futbol, el Despacho del Alcalde y las Secretarías de Seguridad y Deporte. “Pero el Estadio estará cerrado hasta tanto no se adopten las medidas preventivas de control, tanto internas como las externas”, sostuvo Paredes ante la Plenaria del Concejo de Cali.
 
“Hemos creado una mesa de trabajo con varias secretarias, allí tomamos en conjunto las decisiones administrativas que se validen con Decretos, pero no son caprichos, son producto del trabajo y de evaluación del riesgo, por ello, hasta tanto no haya garantías de seguridad las tribunas del Estadio estarán cerradas”, enfatizó Juan Pablo Paredes, Secretario de Seguridad y Justicia.  
 
Tanto para la Policía como para el gobierno municipal, mantener la ley seca sectorizada, será una medida para contrarrestar la violencia en el Estadio Pascual Guerrero.
 
La Policía Metropolitana, al mando del General Hugo Casas Velásquez, presentó un informe en el que anuncia “que con el propósito de mantener el control del Estadio Pascual Guerrero, se aplicaran las leyes vigentes, como son: La ley 1453 de 2011, de seguridad ciudadana; la ley 1270 de 2009, que hace referencia al fútbol, y la ley 1801 de 2016, nuevo Código de Policía Nacional. Igualmente, la Policía continuará con la mesa de trabajo entre líderes de las barras de los equipos Cali y América, con el fin de continuar con el proyecto barrismo social”. Igualmente, precisaron que el Estadio es vigilado con 700 unidades de policía, que se ubican en tres anillos de seguridad.
 
Para el Primer Vicepresidente del Concejo, Roberto Rodríguez Zamudio, la situación del Estadio llego a extremos, lo que demanda una política integral de seguridad para ese escenario. “Hay que plantear una estrategia para el Estadio, donde haya control sobre los violentos que empañan la fiesta del fútbol, ello conlleva a establecer acciones en contra del microtrafico y consumo de sustancias psicoactivas dentro y fuera del Pascual Guerrero, al tiempo que se debe pensar en que la administración del Estadio podría depender de una unidad administrativa”.  
 
El Concejal Richard Rivera Campo, sostuvo que el hecho que la Policía asuma el manejo del Estadio un día antes de cualquier actividad deportiva o cultural, deja una gran preocupación para la ciudad, porque debe ejercer un control inteligente mucho antes a fin de contrarrestar el accionar de los vándalos. Si bien, dice Rivera Campo, hay un compromiso de parte del América, urge que la nación diga cuánto pondrá para poner a tono el Estadio Olímpico Pascual Guerrero.
 
Para Rivera Campo, el Estadio demanda un funcionamiento como Unidad Administrativa para que genere recursos propios.
 
Entre tanto, Silvio López Ferro, secretario de Deporte, indicó que con el barrismo hay un trabajo intenso que busca mejorar la convivencia. Respecto del Estadio, López Ferro, sostuvo que ese es un tema de Estado. En relación a la tecnología que requiere el Estadio, el funcionario de la Secretaría del Deporte, manifestó que hay que pasar del diagnóstico a la acción, más allá de las propuestas que vienen de Dimayor o del Ministerio del Interior. “SI hay voluntad de todos se puede mejorar las condiciones del Estadio”.
 
Para Tulio Gómez, Presidente de la Sociedad América de Cali, de acuerdo a un estudio hecho por parte del club, se determina que con el propósito de disminuir las acciones vandálicas en Estadio, está de acuerdo en no permitir el ingreso de dos barras al escenario; no permitir el ingreso de banderas y restringir el consumo de alcohol en los alrededores del Estadio. Con Parquesoft, sostuvo Gómez hay un plan de control propuesto por el América, como los instrumentos biométricos, detector de metales para evitar el ingreso de armas, no permitir el ingreso de personas con ingesta de alcohol o sustancias psicoactivas. “También consideramos que se apliquen sanciones severas a quienes seansorprendidos ingresando alcohol, drogas o armas, así como sancionar a quienes salten a la cancha, sumado todo esto al circuito cerrado de televisión e identificación facial”.
 
Para el Concejal Fernando Alberto Tamayo Ovalle, hay que aplicar autoridad, porque una cosa son los vándalos y los delincuentes y otra muy distinta, los aficionados e hinchas de los equipos de futbol. Tamayo Ovalle, lamentó que de parte del Club Deportivo Cali no se hiciera presente ningún vocero a expresar su solidaridad con la ciudad y a proponer soluciones como lo hizo el América. “El no préstamo del Estadio es un mensaje claro para los violentos, pero debe quedar claro que la responsabilidad es de todos y no solo del América o del Cali”.
 
Tamayo Ovalle insistió en trabajar conjuntamente los operativos de seguridad del Estadio con el Ejército.  

Comments are closed.