Posible escenario presidencial 2014

0

Camila ZuluagaPor Camila Zuluaga

Twitter: @ZuluagaCamila

Avanza  enero a paso rápido como suele suceder todos los años. Ya a nuestras ciudades empiezan a incorporarse de nuevo aquellos viajeros que con su distancia lograron que nuestros días decembrinos transcurrieran de forma tranquila y que la ilusión y el sueño de vivir en nuestras ciudades desocupadas se hiciera realidad por unos días. Pero, como en todo sueño, estos días llegan a su fin y ya vuelve la normalidad, así como la agenda política que nos espera para el 2014.

Somos conscientes de que este periodo en el que entramos será uno de los más movidos de los últimos años. Tendremos elecciones presidenciales y legislativas. Ya son innumerables las líneas que se han escrito al respecto. Se ha convertido en un común denominador que los opinadores vaticinen que el presidente Santos se reelegirá fácilmente; tanto así, que puede llegar a hacerlo en primera vuelta.  Por esa semejanza en los vaticinios electorales ya empieza a notarse la soberbia del gobierno y de sus integrantes, que sienten que les quedan cuatro años más al mando. Yo me permito distanciarme de aquellos que coinciden con dicha especulación. Puedo equivocarme, no cabe duda; sin embargo, me arriesgo a decir que no creo que sea fácil la reelección, de hecho, creo que puede llegar a pasar que esta no se dé.

Puede sonar fantasioso y parecer un panorama casi imposible, pero el escenario que veo factible. Si el candidato hace la campaña como corresponde, cosa que es difícil mas no imposible, y su partido se aleja de los egos y resentimientos por acontecimientos pasados, pensando más bien en el futuro y de manera un poco más pragmática, es posible que Enrique Peñalosa le gane en segunda vuelta al presidente Santos.

Ya muchos me dirán que es imposible, que  hoy no hay quién pueda ganarle a Santos y mucho menos el exalcalde de Bogotá, quien no se ha caracterizado por ser un buen candidato, sino por todo lo contrario. Pues insisto en que sí es posible y les digo por qué.

El presidente Santos terminó el 2013 con un porcentaje de favorabilidad de 36 %. Para los colombianos es un mandatario que ha pasado raspando, común denominador de quienes han estado al mando en nuestro país. Sin embargo, la política, en momentos tan polarizados como los de hoy, ha hecho que la decisión a la hora de votar por un candidato sea la misma que votar por la paz o por la guerra.

Por un lado está el presidente, representando la opción de diálogo y una alternativa única en la historia para acabar con el conflicto. Por el otro, el candidato uribista, representando la salida bélica. Pero al final, la clase política es la misma. El fondo y la esencia son los mismos, los acuerdos y gobiernos se hacen con los mismos. Uribe gobernó con quienes hoy le dieron la espalada y están al lado de Santos. Así que aquí simplemente la diferencia es la persona, un mensaje y nada más.

Es en ese escenario en el que podría tomar fuerza un candidato alternativo, que no genere el rechazo del votante tradicional colombiano, como podrían generarlo Antonio Navarro o Clara López, pues todavía, aunque no nos guste, la izquierda en Colombia genera animadversión.

Los cambios deben darse de a poco. Para lograr una transformación de fondo no se puede montar a un presidente radicalmente opuesto, no podrá lograrse de manera inmediata. Peñalosa, es un “político” que no pelea con lo que muchos denominan el “Establecimiento”, pero  es difícil creer que entraría a hacer parte de esa maquinaria y de ese juego político al que venimos acostumbrados. Tendría más bien la tendencia a ser administrativo y gerencial.

Por eso, si los Verdes se ponen las pilas, dejan atrás las rencillas por candidaturas pasadas, piensan en colectivo por el país y no se concentran en inamovibles políticos, podrían dar la pelea, exigiendo, eso sí, que el candidato haga lo mismo y no empiece a descarrilarse haciendo comentarios sinceros pero poco políticos.  De esa manera, aquellos descontentos con Santos, pero alejados de una opción Uribista, buscarán y apoyarán una alternativa que podrían encarnar Peñalosa y los verdes.

Hay quienes piensan que esa opción podría ser Clara López. Lamentablemente, dudo mucho que sea posible, pues como ya he dicho en otras columnas, este país entre izquierda y derecha vota siempre derecha. Por esa razón, Santos quiere de opositor de la tercería a alguien que pueda ponerle esa etiqueta, y en cambio aún no saben cuál le pondría al exalcalde.

Me puedo equivocar, pero es la apuesta que creo puede salir en las próximas elecciones presidenciales. Amanecerá y veremos.

Una cosa más: Espero que la llegada a la realidad no les haya dado tan duro y que para este 2014 sean muchas cosas buenas las que se proyecten.

Comments are closed.