Pretelt: captura del Estado, corrupción y favoritismo

0

Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

Colombia ha sido testigo del escándalo protagonizado por el Magistrado de la Corte Constitucional, Jorge Ignacio Pretelt Chaljub, un abogado egresado de la centenaria y muy prestigiosa Universidad del Rosario, quien está acusado de recibir coimas para favorecer una acción de tutela que pretendía dar al traste con un fallo condenatorio de la Corte Suprema de Justicia en contra de Fidupetrol, de acuerdo con denuncia interpuesta por su homólogo Mauricio González Cuervo, también egresado de la misma universidad.

Dejando entrever un pobre basamento moral, el señor Magistrado Pretelt Chaljub expresó a “La W” que “A los despachos de todos los magistrados de la Corte Constitucional llegan todo el tiempo los abogados que tienen negocios ahí, eso no es un delito, pero sí me lo endilgan a mí”. Y, ¿qué es significa tal conducta?

Tal conducta de recibir “todo el tiempo los abogados que tienen negocios”, no es otra cosa que manipular la formulación de fallos e incluso de configurar nuevas reglas de juego para un beneficio particular; asunto que el Instituto del Banco Mundial acuñó con la expresión “captura del Estado”, que definió como “la capacidad de las empresas para darle forma y afectar la formación de las reglas básicas del juego (Ej. Leyes, regulaciones y decretos) a través de pagos privados a funcionarios públicos y políticos”.

Y, de eso precisamente acusa Mauricio González Cuervo a Jorge Ignacio Pretelt Chaljub, en el sentido de que el presuntamente habría solicitado al abogado Víctor Pacheco la suma de $500 millones para tumbar el fallo de la Corte Suprema de Justicia accionando el mecanismo consistente en revisar una acción de tutela que condenaba a Fidupetrol a pagar más de $22.500 millones; es decir, que González acusa a Pretelt de capturar el Estado, mecanismo que se activa por medio de una entrevista de un abogado, quien funge como apoderado, y un magistrado.

De otro lado, también se endilga al magistrado Pretelt tráfico de influencias, que es una manera de captura del Estado, la cual es denominada “favoritismo”, es decir, “una conducta o práctica de beneficiar arbitrariamente a determinada persona, personas o grupos en las actuaciones, decisiones o elecciones públicas”.

Esta forma particular de captura del Estado adquiere expresiones específicas: preferencia a parientes para ocupar cargos por elección o por designación, “nepotismo”; preferencia a clientes que apoyen una causa política, “clientelismo”, y, preferencia a amigos y allegados, “amiguismo”. Las tres, son maneras de atentar contra los principios de imparcialidad y no discriminación.

Pero, hasta aquí no hay “corrupción”. Ella se materializa cuando el agente traiciona los intereses de la Administración, en la búsqueda de ganancias adicionales: de acuerdo con la denuncia del magistrado González Cuervo, Pretelt Chaljub buscaba obtener una ganancia adicional de $500 millones, traicionando los intereses de la Administración dando al traste con un fallo condenatorio de la Corte Suprema de Justicia.

En conclusión: el magistrado Mauricio González Cuervo ha puesto en la escena judicial una situación bien estudiada desde la academia, a saber: la captura del Estado colombiano asociada a la práctica del favoritismo con el propósito de materializar conductas corruptas.

Comments are closed.