En la ladera de Cali, la paz se hace con arte

0

Entre las calles empinadas de Siloé y sus casas puestas en la loma, el trabajo de más de una década de líderes muy jóvenes ya da sus  frutos en áreas como la educación, las artes y el deporte de formación. Ellos entendieron desde un principio que recuperar la convivencia y la tolerancia  es posible con la comunidad.

Una de las actividades de la Asociación Centro Cultural La Red es el refuerzo de la educación de los niños de la Comuna 20, sector Siloé
Una de las actividades de la Asociación Centro Cultural La Red es el refuerzo de la educación de los niños de la Comuna 20, sector Siloé

Diego Fernando Ruiz y Luis Alfredo Torres son dos jóvenes líderes del  conocido sector de Siloé, zona de ladera ubicada en la Comuna 20. Ellos nacieron y crecieron en “la loma”, como muchos le dicen, siendo testigos de la expansión de su territorio pero también de los conflictos que afronta la juventud de un sector cuya imagen ha sido estigmatizada por las disputas entre pandillas y la delincuencia.

El primero, estudiante de educación popular en la Universidad del Valle; el segundo, productor audiovisual empírico, trabajan desde hace más de diez años en proyectos que, aunque distintos, coinciden en el propósito de desmitificar el barrio donde crecieron y recuperar socioafectivamente los once barrios que pertenecen a Siloé, a partir de la educación y la cultura de los niños, adolescentes, jóvenes.

Hoy son reconocidos por los habitantes de la Comuna 20 como líderes en quienes se ve representada toda la comunidad por el aporte que hacen, desde sus procesos, al desarrollo de la población joven del sector.

En Siloé la educación es la clave

Diego Fernando Ruiz es uno de los fundadores  de la Asociación del Centro Cultural la Red y en la actualidad es el director. Su trabajo como líder social hoy es altamente reconocido
Diego Fernando Ruiz es uno de los fundadores de la Asociación del Centro Cultural la Red y en la actualidad es el director. Su trabajo como líder social hoy es altamente reconocido

Cuenta Diego Ruiz, quien en la actualidad se desempeña como educador formador en la Fundación don Bosco, del programa de responsabilidad penal para  adolescentes infractores de la ley, y también como director de la Asociación Centro Cultural La Red con sede en el barrio Brisas de Mayo, de Siloé, que el trabajo social que hoy lidera comenzó con la gran necesidad que tenían los habitantes del sector, sobre todo los niños, de contar con un espacio para realizar sus actividades culturales.

 “Ya no dónde ensayar nuestras coreografías y bailes, estábamos estrechos y las distancias eran muy largas para coger camino en medio de los agarrones con disparos de los parches o las pandillas. Nuestros padres estaban temerosos”, afirma Diego. La falta de escenarios los empujó a buscar refugio y fue así como en un salón prestado del  barrio comenzaron a darle forma a una organización que hoy en día es el punto de encuentro de niños y adolescentes, en medio de la naturaleza, libros, quizás un ábaco y un tablero verde para escribir con tiza.

 “No porque vivamos en un barrio humilde, sencillo, dejamos de entender que la educación es la solución a muchos problemas de nuestra comunidad. Ese es el principio: educar a partir de las muchas herramientas que pueden implementarse, como la formación cultural, artística, la lectura, la escritura”, agrega.

El Centro Cultural La Red recibe a diario cerca de treinta niños que van a realizar consultas para hacer sus tareas, que son recibidos por voluntarios que donan su tiempo para darles el refuerzo estudiantil que necesitan. La asociación también cuenta con una biblioteca, adecuada a partir de donaciones de amigos y colaboradores, gracias a la cual los pequeños tienen la posibilidad de ampliar sus conocimientos a través de la lectura.

En la actualidad, el director de la Asociación Centro Cultural La Red de Siloé está haciendo su trabajo de grado sobre la educación de personas mayores, mediante la realización de jornadas de alfabetización a esta población –toda perteneciente al sector–, que se llevan a cabo en el lugar. “La educación no tiene un comienzo y un final en el ser humano, nos educamos desde que nacemos y hasta que morimos, todo en un aprendizaje. Por eso, le apostamos a la educación de los mayores. Preferimos llamarlo un intercambio generacional”, apunta.

La ACCR (Asociación Centro Cultural la Red) además ha conformado su propia compañía de danzas folclóricas, su grupo de baile de ritmos urbanos, su propio grupo musical, realiza diversas actividades que van desde lo teatral hasta lo gastronómico, y es apoyada por fundaciones que hacen sus aportes para contar con una sede en buenas condiciones y para los insumos que se usan en cada una de las actividades.

Actores naturales para la convivencia: luces, cámaras, acción

Luis Alfredo Torres es un joven líder de la Comuna 20 de Siloé. Hoy lidera la corporación audiovisual El Parche Films
Luis Alfredo Torres es un joven líder de la Comuna 20 de Siloé. Hoy lidera la corporación audiovisual El Parche Films

Lo que antes era su realidad diaria –conflictos entre grupos de pandillas, parches o bandas en el sector de Siloé; disparos a lo lejos o seguramente muy cerca– hoy es registrado por una cámara profesional, que cumple con todos los estándares de las usadas para la realización de televisión o cine. Aferrado a la cámara, como si fuera cómplice de algo, está Luis Alfredo Torres, también nacido en el barrio Tierrablanca, de Siloé, y más conocido como El latino.

Fue hace unos nueve años, cuando cineastas de afuera empezaron a llegar al barrio, a la loma, para hacer películas basadas en uno de los sectores más conocidos de Cali, que Luis conoció lo que era la producción audiovisual y se enamoró de ella. Él se define como un productor audiovisual empírico que ha ido alimentando su inquietud con talleres dictados por el canal regional, por escuelas expertas en la materia o por amigos que ya son reconocidos en ese campo.

Él asegura que a las cámaras, las pantallas de televisión y a su estudio de edición les debe estar fuera de las esquinas, tener la mente ocupada, servir a su comunidad visibilizando muchas cosas más, fuera de la violencia, que tiene el barrio donde nació. Incluso, le han permitido hacerse conocer como productor audiovisual a nivel nacional y participar en festivales en los que ha quedado nominado.

Corporación Audiovisual El Parche Films es el nombre del grupo audiovisual que lidera Luis Torres y cuyos miembros son muchachos del barrio, “criados” con El latino, con quienes jugó “La vuelta a Colombia” en canicas, esos con quienes quizás en otras circunstancias se habría podido aliar para no hacer nada bueno, pero con los que finalmente trabaja hoy, unidos por el amor a la producción audiovisual.

En siete años de actividades, primero informales y ahora mucho más serias, El Parche Films ha realizado más de diez videos musicales, tres cortometrajes y dos documentales. El primero de esos documentales se llama Este es mi barrio, una radiografía del sector de Siloé: entrevistas a sus habitantes y un interesante juego de imágenes entre la Siloé violenta de la que mucha gente habla y la Siloé de gente buena, honrada, trabajadora en la que han fijado su mirada organizaciones de todo tipo para desarrollar proyectos precisamente por el impresionante capital humano del sector.

Con este trabajo, apoyado por la Unión Europea, participaron en el Festival de Cine Urbano La otra cara, realizado en Medellín en 2011, donde estuvo entre los mejores. Este documental puede verse en Youtube.

Otro producto con forma de documental realizado por Luis y su equipo de trabajo fue Calle vs. cultura,  realizado con actores naturales, vecinos y amigos del sector que quisieron colaborar con el trabajo de la corporación audiovisual.

Esta producción audiovisual contó con el apoyo del Ministerio de la Cultura y es un retrato de las dinámicas de las pandillas asentadas en Siloé y de cómo impacta socialmente la existencia de estos grupos de jóvenes en el desarrollo comunitario de una zona. Calle vs. cultura puede verse igualmente en Youtube.

El movimiento de cámaras en las calles ha contagiado a la población joven del sector de Siloé, los ha hecho soñar cosas distintas, y Luis resalta el efecto de a lo que ahora se dedica casi tiempo completo.

Hoy por hoy Luis no es solo productor, es maestro de todo el que quiere aprender de producción audiovisual. La sala completa de edición con la que cuenta tiene las puertas abiertas en el centro cultural Brisas de Mayo, uno de los sitios donde se encuentra la comunidad para las actividades lúdicas, deportivas y educativas de la Comuna 20.

Luis Torres además pertenece a un dúo de salsa urbana llamado Latino y Miguel, que ya tiene varios sencillos con cuyos mensajes ha llegado e impactado a la gente amante de estos ritmos. “Crecí cerca de los parches y pandillas, no metido en ellos pero sí viéndolos y sabiendo que amigos míos hacían parte. Está claro, en lo personal y profesional, que  el cine y la música son buenas herramientas para la recuperación de la convivencia que hoy se vive”, manifiesta.

Y añade: “Hay una mezcla letal en la juventud: armas, drogas, alcohol y falta de oportunidades, que conduce a los muchachos a meterse en problemas o a perder la vida en las calles. Eso parece normal en sectores como este; sin embargo, no nos conformamos, hay que ayudar a cambiar las cosas”.

Gracias en gran parte a la labor de líderes de la comunidad como Diego y Luis las cosas están cambiando en la ladera de Cali. El fenómeno del trabajo social en la Comuna 20 de la capital vallecaucana está haciendo que instituciones, fundaciones, corporaciones, que antes trabajaban con otros grupos de la ciudad e incluso de otras ciudades, se vean atraídos para trabajar en los barrios de Siloé, que tiene enormes ventajas, aun de orden geográfico.

El Parche Films ha producido dos documentales con actores naturales de la Comuna 20. Luis Torres se declara un productor audiovisual empírico
El Parche Films ha producido dos documentales con actores naturales de la Comuna 20. Luis Torres se declara un productor audiovisual empírico

Hoy en día han logrado un reconocimiento no solo local sino nacional sitios como La Estrella, el mirador de Siloé, las Torres en el barrio Tierra Blanca, el Centro Cultural del barrio Brisas de Mayo, el parque La Orqueta, que ya son referente de impacto social positivo.

No se puede desconocer que las manifestaciones de violencia continúan, pero los habitantes de la Comuna 20 reconocen que el concepto de su barrio ha cambiado, hay más participación ciudadana en los procesos y su único reparo a un desarrollo comunitario que parece espontáneo pero que se ha logrado con esfuerzo es más atención es más atención del Estado para más y mejor educación, oportunidades laborales, mejor cubrimiento de los servicios públicos y mayor cobertura en atención al adulto mayor.

Siloé siempre ha sido particular, la gente que vive allí lo sabe; hoy en día lo está descubriendo el resto de la ciudad.

Comments are closed.