Lo que dejó la Cumbre de la Alianza del Pacífico

2

Más allá de los acuerdos, compromisos y promesas que dejó la Cumbre Alianza Pacífico en Cali, el evento sirvió para reactivar, al menos por unos días, algunos sectores como el hotelero. Cali estuvo en la lente de los medios internacionales pero solo fue mencionada como sede del encuentro.

La cumbre terminó con el aporte de un millón de dólares para un fondo común de cooperación entre los países miembros
La cumbre terminó con el aporte de un millón de dólares para un fondo común de cooperación entre los países miembros

Después de la tempestad llega la calma: ya pasó la euforia de la Séptima Cumbre Alianza del Pacífico, que transcurrió en Cali, los acuerdos están hechos, las metas y propósitos, trazados y la agenda de trabajo apenas comienza. Los jugadores de polo, golf y squash volverán a entretenerse tranquilamente en el Club Campestre, que fue tomado por completo por la organización de la Cumbre durante varios días. ¿Qué le dejó el evento a Cali?

La ciudad vivió una inusitada situación de seguridad, expectativas y logísticas que nunca antes se había visto y no era para menos, el propio alcalde Rodrigo Guerrero dijo antes del encuentro: “Este es el evento más importante que haya realizado la ciudad en toda su historia” y hasta se declaró día cívico el pasado jueves.

Cómo nos vieron los medios

Lo primero que le dejó la Cumbre a la ciudad fue un extenso cubrimiento periodístico de medios nacionales y extranjeros. Sin embargo, queda la sensación de que las casas periodísticas internacionales registraron el evento pero no hicieron alusión a Cali más allá de la sede del encuentro presidencial.

Entre los especializados en temas económicos, la revista británica The Economist señaló que la Alianza “ha demostrado ser una estrategia brillante de diplomacia comercial, significa además el regreso al regionalismo abierto, a la idea de que abrirse al comercio mundial es más ventajoso si se combina con un mercado regional más profundo, para beneficiarse así de las economías de escala”.

No obstante, en la versión web se publicó un informe el viernes donde se afirma que Latinoamérica está dividida entre dos bloques: la Alianza Pacífico y Mercosur.  Incluso, describió como un aspecto positivo el hecho de que el bloque ya cuente con resultados concretos. “Están prontos a firmar un acuerdo para liberar el 90 % del comercio, acordaron un cronograma de no más de siete años para eliminar las tarifas del restante 10 %, ya removieron los requerimientos de visa para los ciudades de cada uno de sus países y van a anunciar su aspiración de avanzar prontamente hacia el establecimiento de un mercado compartido. Esto ya lo hace un acuerdo serio y diferente a otros”.

El diario económico norteamericano The Wall Street Journal mencionó los resultados de la Cumbre en su página en internet. El New York Times no mencionó el encuentro. El nuevo Herald, uno de los referentes en español en Estados Unidos, mencionó el evento de manera tangencial pero solo en su página web.

Un análisis publicado en el Globe and Mail, de Canadá, país que participó como observador,  indicó que “ya es momento de que Canadá se una al segundo Nafta del Pacífico. Construida en el estilo occidental del mercado libre y las políticas democráticas, la esencia de nuestra estrategia en las Américas, ya es hora de pasar más allá de nuestro estatus como observadores en la Alianza del Pacífico. Nuestro lugar debe ser en la mesa principal”.

Por su parte, los medios de comunicación de España, también país observador,  calificaron la alianza como estratégica. EL PAÍS, por ejemplo, aseguró que “los objetivos del Ejecutivo en la cita de Colombia van más allá de la relación con Latinoamérica y ponen la vista en el continente asiático, ya que, además de crear un área de libre comercio ente los países integrantes de la alianza, esta pretende promover las exportaciones hacia la cuenca del Asia-Pacífico.

En su versión on line del viernes, dicho diario abrió su edición con un artículo titulado “La Alianza del Pacífico se da un mes para acordar el desarme arancelario”. Este diario tiene incluso una sección de la cumbre en su página web.

Pese a todo ello, en las versiones digitales de estos medios no se habla de Cali como ciudad ni se resaltan sus avances en varios aspectos. Los artículos se limitan a resaltar la cumbre como tal.

Otro aspecto curioso es que las menciones sobre la Cumbre en la mayoría de periódicos internacionales se hicieron en sus versiones en internet y no en la impresa. EL PAÍS, de España, no registró la cumbre en su edición del 23 de mayo.

Los periódicos de los países participantes fueron más generosos en ese sentido. El diario El Mercurio, de Chile, sí hizo alusión a la cumbre en su edición impresa del pasado viernes, incluso en su portada, pero tampoco habló de Cali como ciudad.

El Universal, de México, hizo un cubrimiento moderado de la Cumbre en su página web y también lo tituló en su edición impresa del viernes mencionando algunas conclusiones del evento. Y tampoco se habló de la capital del Valle.

El Comercio, del Perú, un su página web registró fríamente la cumbre a través de un corto artículo. Sin embargo, en la portada de su periódico impreso del viernes sí hizo un recuento del encuentro presidencial, solo que sin hacer gran alusión a la ciudad, fuera de que fue la sede oficial.

Durante el encuentro, Colombia asumió la presidencia de la Alianza Pacífico
Durante el encuentro, Colombia asumió la presidencia de la Alianza Pacífico

Quién ganó con la cumbre

El turismo no es el fuerte de Cali y eso lo tienen claro sus dirigentes, por eso eventos como este ayudan a que la comunidad nacional y extranjera ponga sus ojos sobre la ciudad. Los hoteleros, que últimamente han sido golpeados por una mediana desocupación piden más eventos de talla internacional.

Precisamente uno de los gremios que más beneficios obtuvo de este certamen fue el hotelero pues la ocupación, en promedio, estuvo por encima del 95 %. En un sondeo realizado por EL PUEBLO, la noche anterior al evento, no pudimos encontrar habitación en los hoteles Intercontinental, Dann, Dann Carlton, Spiwak y Radisson. En otros establecimientos de gama media como el Hotel Torre de Cali tampoco había cupo y fue realmente difícil encontrar una habitación.

Cuadro Cumbre Alianza PacíficoSegún Nubia Gaona, presidente de Cotelvalle, el nivel de ocupación que se registró por estos días no se había presentado en la última década. Sin embargo, dijo que son eventos puntuales y cortos que sí representan un respiro para este sector pero no son necesariamente atrayentes de turismo.

Aunque eventos como este no atraen necesariamente turistas, la complejidad de la cumbre con sus esquemas de seguridad, avanzadas y delegaciones, llenó los hoteles.

El Club Campestre también salió altamente beneficiado porque al menos por tres días: la organización logística pagó a pleno costo todos los servicios de hotelería y restaurante de este sitio. Podría catalogarse como un golpe de suerte, pues el escenario pensado inicialmente fue el Centro de Eventos Valle del Pacífico, pero la organización de la cumbre no lo reservó a tiempo y para la fecha ya se encontraba ocupado con varios congresos. Sin tenerlo previsto, el Hotel Radisson también salió ganando por su cercanía al club, pues fue contratado por el evento y su ocupación estuvo a reventar. Solo el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y su comitiva ocuparon quince habitaciones.

Ahora queda la expectativa de otros eventos internacionales cercanos como la macrorrueda de negocios del próximo mes, los Juegos Mundiales y la Cumbre de Gobernantes Afro para que Cali no sea simplemente mencionada como epicentro de los certámenes, sino para que realmente se construya una estrategia de marketing de ciudad que posicione la capital del Valle internacionalmente.

Comments are closed.