¿Quién nos garantiza la calidad?

0

leo-quintero 2

Por: Leo Quintero

Los que somos hijos de la educación pública. Los que entramos a estudiar primaria cuando solo aceptaban a niños de siete años y no de seis meses como ocurre hoy en día, sabemos que la formación que se imparte en los centros educativos corresponde a dos conceptos básicos.

Un buen maestro, no digo docente ni  profesor, ni educador, sino maestro, de matter maestra, que nos  forme en conocimientos y unos buenos acudientes, o padres, o abuelos ,o madre o padre, que se comprometa con formarnos en amor de familia, sea pequeña, o extendida o como la quieran llamar hoy los técnicos.

Por eso que nos digan que la educación en Colombia es la peor de los 65 países comprometidos en las pruebas Pisa y que Cali sea la de peores resultados en Colombia es apenas el resultado de lo que sucede con la compleja tarea de impartir conocimientos en nuestro país.

En Cali las instalaciones oficiales, tienen serio e deterioro físico. Peor entorno  y en su interior no se educa, no se forma, solo se entregan conocimientos por un periodo de diez meses al año.

No se promueve la creatividad, no se genera discusión, no se orienta, solo se sobrevive a los meses y se esperan los últimos días de cada uno de ellos.

Porque es increíble que esto suceda en una región como el Valle del Cauca, en donde según cifras de la Secretaría de Educación del Valle, más del 80 por ciento de los docentes tienen un postgrado.

Es decir formación posterior a la Universitaria. Pero sucede algo raro, la formación que se recibe en la educación post superior no se refleja en el conocimiento que reciben los jóvenes, en la instrucción para aprender.

Por eso nos llamó mucho la atención  del reclamo incesante de alguna parte del magisterio del Valle, que encarna en lo económico, y es todo su derecho su reclamo al estado.

Según la Secretaría de Educación del Valle la deuda depurada  por la Secretaría y entregadas al Ministerio de Educación y Ministerio de Hacienda  se cuenta así:

  • Por concepto de costos acumulados por ascenso en el escalafón, a marzo 17 de 2014, corresponde a $13.892.352.821.80 millones.
  • Para zonas de difícil acceso, años 2005-2010, la deuda se tasó en $3.569.007.917 millones.
  • Sobresueldo del 10% directores rurales incluyendo aportes y parafiscales, desde 2004 a 2013, un valor de $1718.069.041 millones. “Quiere decir que para el personal docente las deudas liquidadas conforme lo indicó Mineducación suman un total de $19.179429779.080”, señaló Vargas Muñoz.

 Al personal administrativo, continuó el funcionario, la deuda comprende lo siguiente:

  • Por Costos retroactivos u homologación, a marzo 19 de 2014, la deuda quedó tasada en $53.610.417.560 millones.
  • Para las cesantías de personal régimen retroactivo por homologación, a marzo 17 del año en curso, $18.302.862.865 millones.
  • Por concepto de reliquidación de pensiones nómina 10, a marzo 07 de 2014, la deuda quedó en $2.691.268.036. “El total de la deuda reliquidada al personal administrativo es de $74.604.548.461 millones, esta liquidación es para validación y certificación por parte del MEN, mientras tanto no es exigible.

Lo hemos tomado del comunicado de prensa de la Gobernación del Valle y  es claro, un reclamo absolutamente válido del magisterio regional.

Pero la Sociedad Civil se pregunta y el compromiso de la Misma Secretaría y el Magisterio con la formación de los niños, con la calidad educativa se queda solo en estas cifras de una obligación que no debe ser desconocida y cancelada cuanto antes?

Las pruebas Pisa nos garantizan que la próxima generación de jóvenes que saldrá de la formación secundaria  tendrá todas las dificultades que nuestra realidad social les pueda generar.


Comments are closed.