¡Reelección, otra vez!

62
Por Camila Zuluaga @ZuluagaCamila
Por Camila Zuluaga @ZuluagaCamila

Reelección, palabra que oímos durante muchos años en la era del expresidente Uribe, ha empezado a estar presente en  las discusiones políticas del país.  En el transcurso de este año que termina,  han sido varios legisladores, más por lambones que por cualquier otra cosa, los que han salido a brindar su apoyo al presidente para reelegirse,  si este tuviere la intención de gozar las mieles del poder durante cuatro años más.  Ese es el resultado del  más nefasto cambio que le hicieron los legisladores a la Constitución del 91. Ahora los políticos, desde el primer año de gobierno del mandatario de turno, se concentran en proponer sandeces, buscando  la simpatía del  mismo para que en la repartición de la “mermelada” les toque una importante porción para ellos y sus regiones.

Además de generar una alteración en la balanza de pesos y contrapesos entre las instituciones y las diferentes ramas del poder, la figura de la reelección le ha añadido al país incertidumbre política y la concentración en construir políticas encaminadas a buscar garantías electorales  para asegurar el futuro en el poder. Sobran los ejemplos para demostrar lo dicho. El segundo periodo Uribe es una demostración de ello. ¿Cuánto no se perdió en el país por estar pendientes de una respuesta contundente del presidente Uribe? Constantemente veíamos titulares de prensa, columnas de opinión y personas cercanas al presidente que aseguraban que este quería o no quería reelegirse. Así estuvo parado el país por mucho tiempo, sumido en la incertidumbre de si el mandatario quería reelegirse y de si tendría esa posibilidad por segunda vez.

Hoy en día no es que nos encontremos ante tal incertidumbre, pues el presidente Santos no tiene garantizada su reelección en términos de votos, como sí la tenía el ex presidente Uribe.  Así que saber si este va a o no por su reelección no es tan transcendental como sí lo fue en el pasado. Sin embargo,  tiene unos efectos importantes que vale la pena reseñar.  En principio es la actitud del congreso frente a los proyectos que quiera presentar el gobierno. Ya  sabemos y hemos vivido el que los congresistas se muevan al vaivén de quien sostiene el poder; en ese sentido es clave conocer las intenciones del presidente. Lo segundo es ¿qué pasará con las figuras presidenciables que están en el gabinete del presidente? El primero de ellos es Germán Vargas Lleras, actual ministro de Vivienda, a quien pareciera que Santos le hubiera dado esa cartera para darle la posibilidad real de ser su sucesor.  Y lo tercero,  ¿qué pasará  con la repartición burocrática, ante la cercanía del inicio de correrías regionales por parte de los congresistas para su elección? La actitud de los mismos cambiará con el gobierno, dependiendo de su decisión y anuncio de permanecer en el poder.

Por esas razones quisiera evidenciar que hay ciertas cosas  que nos llevan a estar seguros de que el actual presidente sí tiene la intención de reelegirse. En la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, tienen trazado un plan a ocho años para reforzar las carreteras en el país así: en 2010  el actual gobierno recibió 800 nuevos kilómetros en dobles calzadas, en 2011 entregaron 100 kilómetros nuevos, en 2012 van a entregar 200 más, para el 2013 esperan lograr 300 kilómetros nuevos, y el objetivo final es lograr entregar para el otro cuatrienio 3200 kilómetros de dobles calzadas; es decir, doblar lo que recibieron cuando asumieron el poder en el 2010.

En la ANI tienen claro, como en tantas otras entidades, que el buen desarrollo de esos planes es necesario para la reelección de su jefe, y van a trabajar juiciosamente para colaborar con la misma.

Podrá decir el ministro del Interior, Fernando Carrillo, que la reelección es una opción y no una obsesión, como lo expresó está semana.  Lo cierto es que cada una de las entidades y funcionarios son conscientes de que el objetivo de los buenos resultados busca, además del bienestar del país, garantizar la reelección del presente Santos en el 2014.

Una Cosa más: a todos los que se han tomado el tiempo de leer estas líneas durante este 2012, en EL PUEBLO, periódico que me abrió sus puertas para poder exponer mis opiniones, les deseo una muy Feliz Navidad y les doy infinitas gracias por dedicarle tiempo a este espacio.

Comments are closed.