Reforzar la estructura del jarillón del río Cauca es vital para evitar una catastrofe

0

Así lo planteó la misión holandesa que estuvo de visita esta semana en el dique ubicado en el distrito de Aguablanca.

Durante dos meses esta misión holandesa, conformado por cuatro ingenieros del país europeo y un colombiano radicado en esa nación, adelantarán estudios en el jarillón del río Cauca

Durante dos meses este grupo conformado por cuatro ingenieros del país europeo y un colombiano radicado en esa nación, adelantarán estudios en el jarillón del río Cauca con el fin de determinar cuales serían las obras que se requieren para reforzar la estructura del dique, asi como restablecer 3,5 partes de los 17 kilometros de las aguas del río Cauca que representan puntos criticos .

Cabe recordar, que para este proyecto el Municipio firmó con el Fondo Adaptación de la Nación un convenio el pasado mes de agosto para impulsar obras en el jarillón por 1,3 billones de pesos. De ese monto, 823.000 millones los entrega el Fondo Adaptación, con este convenio se busca reducir el riesgo de inundación por desbordamiento del río y sus tributarios en la zona del jarillón de Aguablanca desde la desembocadura del Canal Interceptor Sur CVC hasta la desembocadura del río Cali, por eventos como los generados por el Fenómeno de la Niña 2010-2011.

Durante el recorrido realizado por dicha mision se pudo establecer  cuatro grandes problemas que tienen en jaque al jarillón del río Cauca: El primero corresponde a las instalaciones de tuberías pertenecientes a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales y La Planta Puerto Mallarino, construidas por Emcali y que atraviesan la estructura del jarillón, que no cumplen con los estándares de calidad para atravesar el dique.

Otro de los problemas presente, y que causa filtraciones al jarillón atentando contra su estructura es la hormiga arriera, asimismo el problema más evidente son los más de 14 mil personas que habitan en asentamiento que estan en permanente peligro, y además modifican el terreno.

Según Hans Leenen, jefe de proyectos y experto en Gestión del Agua del Departamento de Ríos, Deltas y Costas del Royal Haskoning (DHV), el dique en un estado general necesita atención, sobre todo, algunos puntos que la misión holandesa considera como críticos.

Agregó,  que tras esa intervención que la misión holandesa recomienda en esas áreas, se debe trabajar una estrategia que permita fortalecer el nivel de protección que se requiere, pues reiteró que la función del jarillón es esa, impedir el paso del río a la ciudad. “El dique fue construido hace muchos años en una época que no hubo urbanización como la que tenemos ahora, cuando se necesita la protección”, recalcó.

Sostuvo que en su país se cuenta con la experiencia en el manejo de diques desde hace casi mil años. Explicó que Holanda es un ejemplo, por ser un país donde la ciudadanía ni siquiera se acerca a los diques que han construido. Dijo que en ese país, “la gente no puede ni piensa en vivir en los diques, ni encima o en inmediaciones del cauce de los ríos. Antes de hablar de ingeniería se debe resolver esa necesidad”, anotó Sinisterra.

Carlos Sinisterra, asesor de la Alcaldía que está al frente de la gestión para reducir riesgos en el jarillón con el Fondo Adaptación, del Gobierno Nacional, señaló que la Administración Municipal desde comienzos del año ha venido interviniéndolo, a través de obras que el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma) ha tenido a su cargo.

”Es una oportunidad para discutir las soluciones que se pueden implementar para el dique de Aguablanca, para el manejo de nuestros ríos y la prevención del riesgo, teniendo en cuenta que tenemos más de 15 mil personas viviendo adentro del dique, dentro del cauce del río”, puntualizó Sinisterra.

Comments are closed.