Suscribirse por email

Redes Sociales

Señal en Vivo

Retos del POT de Cali

Leon Darío Espinosa, subdirector del POT, en la inauguración de la construcción colectiva del POT.

La Alcaldía de Santiago de Cali empezó a planear cómo será la ciudad y su organización y cuáles serán los polos de desarrollo para los próximos 12 años.

Pasadas tres administraciones locales, John Maro Rodríguez Flórez (2001-2003), Apolinar Salcedo Caicedo (2004-2007) y Jorge Ivan Ospina (2008 -2011), el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Santiago de Cali completa doce años de haber sido creado, vigencia mínima para iniciar uno nuevo, que responda a las necesidad actuales de la ciudad.

Según Leon Darío Espinosa, subdirector del POT y Servicios Públicos del Municipio, “la tres administraicones pasadas hicieron intentos fallidos para actualizar el POT, razón por la cual, y vencida la vigencia, la actual administración inició el plan”.

Recopilando y analizando información que alcanzó a recoger la administración anterior, Planeación Municipal inició este año la estructuración del nuevo POT, que en la voz de algunos miembros del Concejo municipal se estaba demorando, luego de trece meses de estudios entre la pasada y actual administración.

Este Plan, que tendría una vigencia mínima de doce años, tiene el reto de ajustarse a la realidad de una ciudad que ha crecido exponencialmente tanto en habitantes como en ocupación del terreno, y de igual forma proyectarse a entender un municipio que paulatinamente experiementará en pocos años, según expertos urbanisticos, algunos inconvenientes que hoy presenta Bogotá.

Once fases de estudios y de análisis debe cumplir el POT, en las que es revisado y ajustado, antes de ser entregado al Concejo para ser sancionado. Planeación Municipal va por la quinta fase, pero ya cuenta con la información suficiente que le permitió hacer un primer acercamiento a las comunidades urbanas y rurales para mostrarles una primera visión de ciudad y, aún más importante, escuchar las problemática actuales que han cambiado considerablemente luego de una larga década.

El primer ejercicio que desarrolló el equipo técnico que acompaña la construcción del POT, que puede superar en costos más de mil millones de pesos, fue plantear una primera visión de ciudad de acuerdo con las cifras actuales y según la reglamentación nacional.

De esta forma se planteó una Cali policéntrica que, aunque conserva el mismo centro tradicional, debe proyectarse otros subcentros para que los ciudadanos no tengan que desplazarse siempre hasta el tradicional para hacer sus diligencias, sino que las pueda tener a pocos minutos de su hogar.

“Lo ideal es que la mayor cantidad de personas vivan sobre áreas en donde es fácil mover la gente, porque siempre las vías serán insuficientes para el número de carros”, según el funcionario, quien igualmente aclaró que esas zonas deben estar acompañadas de un efectivo transporte público que movilice a las personas. Por ejemplo, la gente que vive en la ladera está saliendo a punta de jeeps, por eso el POT tiene que generar estrategias como el MioCable, que se tienen que implementar.

“Actualmente, la ciudad crece más hacia el sur, que es la ciudad que los constructores hacen, y hacia las laderas, que por el contrario es la ciudad que la gente hace”, afirma Espinosa, quien asegura que de igual forma se está densificando el distrito de Aguablanca, debido a que se están construyendo más segundos pisos que antes, y asegura que todo ha sido un crecimiento desorganizado que se debe a que el POT del 2000 no se planeó con una visión de expansión.

Esto es un proceso”

Así lo afirma el subdirector del POT y le aseguró al Concejo que este año no se presentaría el Plan sino en marzo-abril del 2013, puesto que luego de finalizada la fase actual de socialización con las 22 comunas y los 15 corregimientos –denominada fase de participación ciudadana–, vuelve de nuevo a la discusión con la comunidad, la academica, los germios y las entidades de la administración pública, como la CVC, el Dagma y la Secretaría de Gobierno, encargados de dar una retroalimentación y hacerle ajustes.

El funcionario afirmó que en las discusiones con la comunidad se encontró que había varias zonas en donde no era permitido construir o que eran invasiones; sin embargo, rescata que es una problemática social que no se va a solucionar una vez se implemente el POT, porque según él “es sólo una herramienta que nos dice cómo se pueden ir solucionando esos problemas, ya que aunque solo sea la norma, debe estar acompañada de programas y proyectos que la fortalezcan, así como de un control efectivo para que no se repita”.

Posterior a la primera fase de socilización, se espera que en diciembre se tenga una propuesta consolidada que se llama Documento Técnico de Soporte, el argumento de los cambios que se van a hacer al Plan. Luego de que esta propuesta esté organizada por artículos, como una norma, se hacen los planos oficiales y, finalmente, se redacta una memoria justificativa, que es el resumen de todo.

Una vez está toda esta documentación, inicia el proceso que la ley indica para presentar el POT. Se debe presentar inicialmente a un Consejo Consultivo del POT, en el que están los representantes de las curadurías, de la academia y de los gremios de la construcción, quienes dan un primer concepto.

Luego, sucede lo mismo con la CVC para temas ambientales, después llega al Consejo Municipal de Planeación, que tiene representantes de los diferentes actores sociales de la ciudad, y finalmente se estima que entre marzo y abril del 2013 se esté entregando al Concejo de Cali para que se haga el debate y se adopte por medio de un acuerdo.

El debate del Plan de Ordenamiento Territorial, una medida que afecta a toda Cali, ha despertado la discusión sobre las necesidades de la ciudad para ser competitiva y moderna para sus próximos doce años. Y por eso, desde diferentes miradas se han planteado proyectos como la Terminal del MIO en el Sur, cerca de la Universidad Autónoma de Occidente, para descentralizar el transporte público.

Respecto a las nuevas construcciones, se ha propuesto inaugurar un Centro Administrativo para todo el sector del oriente de la ciudad, ubicado en el distrito de Aguablanca; una planta de tratamiento de aguas residuales en el sur de Cali, en un lote del sector de Meléndez; la recuperación del jarillón del río Cauca, donde se construirá un parque; la construcción de un Parque Metropolitano en los predios de la Base Aérea, una vez esta sea reubicada en su parte operativa en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón; y tal vez la más importante para la Alcaldía: la renovación del centro de la ciudad, obra denominada Ciudad Paraíso.

No obstante, hay otros temas que han generado polémica, como el cambio de uso de suelo de sectores como Granada, El Peñon, Tequendama, El Limonar o San Fernando. Si bien EL PUEBLO verificó en el POT del 2000 que el suelo de Granada desde esa época ya era de uso comercial –lo cual da a entender que no habrá discusión frente a ello–, el reto es hacer cumplir la normatividad del POT que exige el adecuado uso del parqueadero.

Concejales como Michel Maya han llamado la atención sobre la falta de claridad frente al banco de suelos de tierras disponibles para superar el déficit de vivienda y la urgencia de encontrar espacios adecuados para la disposición de escombros y residuos sólidos.

Finalmente, María Fernanda Penilla, subdirectora de Desarrollo Urbanístico, hizo un llamado de atención, en especial a las tiendas que han modificado sus fachadas, que han cubierto los antejardines o los han encerrado poniendo gradas para ahorrarse el espacio interior o aquellas que han construido en los antejardines, para que se ajusten a la ley puesto que hay alrededor de 7200 procesos.

Corregimientos y zonas de expansión

Uno de los grandes retos de la construcción del Plan de Ordenamiento territorial son las zonas rurales, según Espinosa, debido a que “no se tiene mucha información sobre el área rural”. Además, como la inversión no ha sido igual de generosa que en las zonas urbanas, hay muchas deficiencias en equipamiento de escuelas, centros de salud, vías y hasta servicios públicos, ya que en algunas zonas no tienen alcantarillado y en ocasiones han tenido que hacer uno de manera artesanal.

De igual forma, zonas como los corregimientos La Leonera, Pichindé, entre otros, cuentan con protección nacional por ser declarados Parques Nacionales Naturales, lo que hace que la construcción en la zona no sea permitida, al menos por fuera de las cabeceras y veredas donde ya hay habitantes o está permitido edificar.

La evolución de las zonas de expansión en Cali se ha triplicado en el último año .

Pese a lo anterior, en palabras del subdirector del POT, “algunos habitantes no cumplen las normas construyendo donde no es permitido, por lo que hay que evaluar con el POT si se amplían las condiciones o se tienen que retirar estas familias”.

Es cierto que en algunos casos la presencia de más población de lo habitual se debe a actividades ilegales como la minería de oro y carbón o la tala de madera, que en lugares como la vereda Peñas Blancas, del Corregimiento Pichindé, según ya lo ha mencionado EL PUEBLO en anteriores ediciones, siguen activas a pesar de que en múltiples ocasiones hasta el mismo exalcalde Jorge Ivan Ospina haya ido hasta la zona a cerrarlas. En especial, la que está ubicada en la quebrada El Socorro y que prendió las alarmas el año pasado luego de que un informe de la CVC diagnosticó altos índices en cianuro y mercurio que estarían desembocando en el rio Cali.

Por otro lado, las zonas consideradas de expansión de la ciudad, que no se catalogan como urbanas ni rurales, también son noticia y hacen parte de los grandes retos del POT. Hace pocos meses se dio a conocer que por un fallo del Consejo de Estado que ya no es obligación que los planes parciales o modificaciones específicas del POT como áreas de expansión de la ciudad pasen por la aprobación del Concejo municipal, noticia bien recibida en algunos gremios como Camacol Valle, Cámara Colombiana de Constructores, quienes interpusieron la demanda para eliminar el artículo que facultaba al Concejo hasta hace alrededor de diez años.

Esto da vía libre a tres planes parciales que llevaban tres años estancados en el Concejo y agiliza la generación de vivienda nueva en la zona de expansión más amplia de la ciudad, contemplada en el POT del 2000, como el corredor Cali-Jamundi, un sector que cuenta con 1600 hectáreas. Esto aumenta las posibilidades de que la Alcaldía cumpla la meta que se propuso de construir 65 000 viviendas durante su gobierno, ya que solo tenía 389 hectáreas disponibles de 1112 que necesita.

Algunos vacíos

Hasta que no haya un nuevo POT, seguirá rigiendo el anterior, que fuera de que es del 2000, ha causado polémica porque además de ser obsoleto, un decreto nacional (el 1469 de 2010) flexibiliza las condiciones a ciertas constructoras.

Según el parágrafo 4 de dicho decreto nacional, se permite que los urbanistas que hayan construido antes del 2000 en sectores como, por ejemplo, el barrio Normandía, en el cual antes se permitían doce pisos, y que en la época hayan recibido la licencia pero no hayan construido, hoy lo puedan hacer con la misma cantidad de pisos sin ninguna restricción, así el POT vigente exija que deba ser de máximo cinco pisos y hasta dos pisos. Al respecto, el subdirector del POT manifiesta que “al día de hoy la solución es difícil, [pero] no puedo negarme a darles las licencias porque estaría violando la norma nacional”.

Aún más grave es que hay cinco planes especiales de construcción en Normandía, que suman alrededor de 700 apartamentos y se dieron a conocer el año pasado, lo cual ocasionaría un colapso de las vías que, según Espinosa “no corresponden a la altura [de los edificios, porque] en la época se construyeron vías para casas familiares, pero se dio permiso para construir edificios de hasta doce pisos.”

Esta problemática tiene preocupados desde el año anterior a sus habitantes, puesto que legalmente no pueden reclamar; sin embargo, el funcionario certifica que “lo único que puedo hacer con la norma es bloquear los nuevos proyectos solicitándoles por medio del POT que piensen en una vía alterna, que generen un aporte económico y conseguir el suelo para eso”.

Igualmente, hay otros casos similares que se están presentando, pero que no cumplirían con la norma ya que esta solo aplica para los predios que antes del 2000 obtuvieron la licencia de construcción pero no han construido; no obstante, quienes en la época optaron por construir menos pisos de los permitidos, en la actualidad no pueden solicitar el mismo beneficio.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Retos del POT de Cali, 4.0 out of 5 based on 2 ratings