Ritos ancestrales presentes en la 3ª. Cumbre Mundial de Mandatarios Afro

0

Rito Afro CumbreSiguiendo las tradiciones ancestrales del continente Africano, sobre todo de Nigeria y el Congo, los ritos religiosos con los Orishas (santos) tuvieron su momento de esplendor y dedicación en la Cumbre Mundial de Mandatarios Afro. Se trató de ofrendas y cantos a Elegguá, Oshún y Yemayá para garantizar el éxito y la prosperidad del evento.

En el Salón principal donde se desarrollaba el Encuentro de Mujeres, el primer rito consistió en pedirle permiso al Orisha que denomina y permite las entradas de todo. Elegguá, que en el sincretismo católico es representado por el Niño Jesús de Atocha para unos y para otros por San Antonio de Padua, se encontraba dando la bienvenida en una esquina de la puerta.

Algunos miraban extrañados, otros sobre todo, personas externas al evento, preguntaban qué era y por qué. La respuesta fue muy sencilla: Era la ofrenda para el Santo con el que las organizadoras le agradecían poder estar ahí y le pedían llenara de energía y aché (poder) a las asistentes.

La ofrenda estaba compuesta de todos los elementos que en la simbología yoruba (así se llama la religión de los santeros) fascinan a Elegguá (santo niño dueño de todas las entradas, caminos y oportunidades en la vida), es decir, chocolatina, dulces, vela roja, agua y juguetes.

Al frente del recinto, otras dos deidades se apoderaban e impregnaban energía al espacio. Se trataba de Oshún (Nuestra Señora de la Caridad del Cobre) y Yemayá (Nuestra Señora de la Regla) que adornadas con bananos, girasoles, flores blancas, jutías, naranjas tangelo y peces, inspiraban respeto y eran invocadas por las presentes como las dueñas y señoras del éxito, porque la primera representa el dinero y la segunda es la dueña de todo lo que tiene vida en la tierra.

Ya en poder de estos detalles, imprescindibles para los seguidores de esta cultura religiosa, las presentes invocaron su presencia mediante un baile y una oración en lenguaje yoruba.

Esta sin duda fue la primera muestra de unidad y relación con las culturas afro que se convierten en una práctica espiritual esencial y que pese al paso de los años, se resiste a extinguirse.

Comments are closed.