RUMI

0

Por Patricia Suárez

Antología Poética traducida del Farsi al Español por Amir Hossein Fetanat,   nos hala  en su prólogo hacia la densidad del misterio  e  invita a beber de la fuente, a Rumi, su vida,  Shams,   la poesía,  la sabiduría, la  elocuencia,  la visión,  las obras,  la danza,    La melodía de la flauta  llevándonos  por el camino de la gracia y la humildad,  sin olvidar   al profeta que sacó de sus alforjas las estrellas y las esparció por todo el firmamento.

rumiRumi, nos devela el secreto de la voluntad,  perfila el anhelo,  talla en la gracia del amor, recrea en el danzar su verdad  más profunda y en ella,  el amor y el origen  se eternizan en el todo. En  soledad creadora la pulsión ancestral del saber  separa lo no trascendente; y en la purificación se eleva a la verdad del ser en el ser: el uno en la totalidad del universo.

La fuerza espiritual de la poesía sufí glorifica el instante de la verdad hallada en los caminos del sufrimiento y el amor.

 Leerla  me sugiere la vitalidad de lo creado,  las octagonales de las colmenas, los caminos de la hormiga y la hoja de parra sobre su lomo, el rayo de luz que traspasa el cristal y nos regresa a las arenas donde el casco de los caballos golpea  la historia y   la naturaleza desmiente la pretensión de lo banal en la infinita variedad de la existencia y en la complementariedad el sentido primero de la creación y el amor.

Fuimos y somos, en el camino andamos y nos reconocemos.

“El libro de los secretos”  los misterios del sufismo, y Rumi instruido en la ciencia de los profetas y el estado, la iniciación en un retiro estricto por cuarenta días, meditación y ayuno”.

“Creció en el conocimiento de la ciencia de Dios”.

 Los  maestros   guiaron sus pasos al universo de lo espiritual.  El Poeta-Místico centrándose en la enseñanza y la meditación, ayudaba  a los pobres y en actividades de aprendizaje  el  mensajero del saber, “trae la iluminación a alguien que pueda recibirla”; poeta, amante de la humanidad, creyó en el uso de la poesía y el baile para alcanzar a Dios. El éxtasis místico,  la danza,  flautas y tamboriles, y los violines llamados Kamanché,  y en círculos danzando.

“Conciso, preciso e ingenioso”

“Si la eternidad y la victoria buscas, no duermas.

Quémate en el fuego del amor de la amada pero no

Cien noches dormiste y nada ganaste;

Por Dios hasta el amanecer, esta noche no duermas”.

 El poeta enseñó a sus alumnos allá en Konya, Turquía…

Hoy, siglo XXI:

Fluye entre saberes de brújula hacia los cardinales del tiempo…

Comments are closed.