S.O.S por los siete ríos de Cali

0
Héctor Galindo @Hegali

La capital del Valle es llamada la ciudad de los siete ríos debido a que por su entorno viajan los afluentes Pance, Lili, Meléndez, Cañaveralejo, Cauca, Aguacatal y Cali. Para la ciudad, los ríos constituyen un recurso natural de mucha importancia, cumplen función de recreación, proveen agua, salud, fomentan el turismo, generan empleo y bienestar; los hogares de Cali, la industria, y el comercio se benefician de un buen aporte hídrico de estos ríos.

Cuando joven, una de mis actividades de recreación favoritas era el paseo sabatino o dominical en grupos de amigos o familiares a la orilla del río. Recuerdo el sabor característico que tenia el sancocho de gallina hecho en fogón de leña. La experiencia de salir del río y sentarse bajo un árbol a disfrutar un almuerzo caliente humeante era increíble, pues se preparaba en el sitio del paseo. Era una oportunidad económica de recreación, salir en familia, hacer ejercicio, conseguir nuevas amistades y mantener la salud en cuerpo y espíritu.

Los caleños y caleñas todavía se aventuran en hacer un paseo al río, pero las cosas han cambiado por muchas razones, la principal es que los ríos de Cali ya no tiene el mismo atractivo ni el caudal de antes debido al descuido de las autoridades ambientales (CVC, DAGMA Parque nacional Natural Los Farallones, entidades que tienen diferentes intereses y responsabilidades) y no actúan coordinadamente, pero también por la falta de interés de la comunidad en los temas ambientales.

Los siete ríos, en su paso por Cali, se convierten en alcantarillas donde se descargan los excrementos humanos y basuras, a algunos su caudal se ha agotado por la sequía, por descuido de las cuencas hidrográficas y falta de mantenimiento de sus cauces.

El más afectado, según estudios de los ambientalistas, es el río Cañaveralejo, el cual recibe un par de tributarios complejos como la quebrada Aguarruz, que viene de la zona baja de Siloé cargada de escombros y basura, y el canal colector que viene de la Nave. Ambos generan un impacto negativo en las aguas del Cañaveralejo. El Cauca también sufre por la contaminación que se desprende de las invasiones del jarillón, el Basuro de Navarro y el Canal CVC Sur.

El río Cali, en su entrada al perímetro urbano hasta la bocatoma del acueducto de San Antonio, presenta buen índice de calidad, en este tramo que recibe la quebrada El Cabuyal. Desde la bocatoma de San Antonio hasta la desembocadura del río Cauca se convierte en transportador de aguas residuales del alcantarillado y de algunos asentamientos urbanos. Igual sucede con el río Cañaveralejo, que ingresa con regular calidad de agua y en su recorrido por la ciudad se convierte en alcantarilla.

El Aguacatal llega a la ciudad con un agua de regular calidad y en su paso por la Comuna 1 desmejora sustancialmente por vertimientos directos de aguas residuales y residuos sólidos, desemboca en el río Cali.

El río Meléndez al llegar a Cali trae agua de buena calidad, en la actualidad es objeto de fuertes presiones antropogénicas en dos sitios específicos: 1) Invasión denominada La Choclona, ubicada sobre el talud de la margen izquierda del río, sector de alto Nápoles. Cada vez crecen más en viviendas y asimismo la población. 2) Descarga de las aguas residuales de las zonas de ladera de la Comuna 18 a través del Canal Nápoles, a la altura de carrera 80 entre autopista Suroriental y calle 14, en el área del parque longitudinal del Ingenio, es una de las áreas recreativas más importantes del sur de la ciudad.

El río Lili ingresa con pH ácido después de su paso por suelos mineros. Desemboca en el Canal Sur, en su recorrido recibe vertimientos directos de aguas residuales de alcantarillado.

El río Pance sigue siendo el gran centro recreativo del municipio y, como tal, cumple una función social muy importante. Es el río con mejor calidad de agua en el municipio.

El río Cauca llega a Cali, hasta 200 metros aguas abajo de la bocatoma de Puerto Mallarino, recibe la descarga del sistema de drenaje sur de Santiago de Cali a través del Canal Sur (Navarro) 200 metros aguas abajo de la bocatoma de Puerto Mallarino hasta la desembocadura del río Cali. Se convierte en receptor de todas las aguas residuales del alcantarillado de la ciudad a través de canales, estaciones de bombeo y la PTAR Cañaveralejo, que posee tratamiento primario avanzado pero carece de tratamiento secundario.

A mi modo de ver, a los ríos los afectan los siguientes aspectos que debemos resolver:

Primero, su utilización como alcantarillado para conducir aguas servidas.

Segundo, los residuos industriales vertidos que contaminan en materia grave los ríos, en particular el cauca.

Tercero, el cambio climático, el aumento de las temperaturas de la tierra hace que las fuentes de agua reduzcan su caudal.

Cuarto, la deforestación, la tala indiscriminada e ilegal de arboles hace que se reduzcan los pulmones naturales.

Quinto, la minería ilegal, la actividad minera informal afecta los ríos Lili, Cauca y Aguacatal y la quebrada el Chocho.

Sexto: En el Cauca, por la minería de explotación de oro, los residuos descargados de mercurio, sustancia altamente tóxica para la salud que altera el sistema nervioso y puede causar enfermedades como la de Minamata, que causa degeneración congénita.

Sugerencia de algunas tareas de mitigación del problema:

Sembrar árboles, evitar que se sigan construyendo urbanizaciones y asentamientos ilegales en las márgenes de protección de los ríos; dragar los cauces para hacer limpieza de escombros; reforestar el cerro tutelar y las cuencas hidrografías; adelantar programas con la comunidad de siembra de guadua, involucrando a las familias residentes en las cuencas hidrográficas con el apoyo del Gobierno y de entidades como el FMI. La guadua sirve para la construcción de vivienda, el almacenamiento natural de agua y la generación de ingresos a las familias involucradas; crear guardabosques, este programa además de generar ingresos a las familias, controla la tala de árboles.

Es esencial la coordinación entre autoridades encargadas del medioambiente, el aumento del presupuesto para el Dagma, el apoyo a programas tanto educativos como de realización de jornadas de conservación y mantenimiento de cuencas hidrográficas, así como el nombramiento en la dirección del Dagma a funcionarios conocedores del tema, para exigirle a la administración resultados.

A propósito, el Alcalde firmó convenios sobre este tema con el Partido Verde.

hgalindo93@gmail.com.

http://hectorgalindoalconcejocali.blogspot.com

Comments are closed.