Salgamos a votar

0

pablo-uribePor: Pablo Uribe 

Twitter: @pablouribe90

La democracia es el logro más importante de la humanidad. Desde que nació esta idea (de un gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo, con una autoridad controlada a través de las leyes, las libertades y la división de poderes) la vida de todos los seres humanos ha mejorado en todos los aspectos posibles.

Gracias a la democracia los seres humanos hemos podido construir instituciones y llevar a cabo empresas que nos han ayudado a construir un mejor mundo, una realidad de prosperidad y tranquilidad nunca antes vista. Hemos edificado la mejor de las civilizaciones.

La democracia no es solo votos, es mucho más, pero sin lugar a dudas, la parte más importante y revolucionaria de cualquier democracia es ese concepto: que sea el mismo pueblo el que elija a sus gobernantes. Es revolucionario, porque gracias este punto el poder pasa de las manos de unos cuantos aristócratas, a las de todos los ciudadanos. El país va a ir por la senda que marque el pueblo.

Y en Colombia sí que es importante la democracia, en nuestro país sí que vale la pena apreciar la democracia. Millones de vidas, ríos de sangre, cientos de familias separadas y tragedias por doquier nos han costado tener viva nuestra democracia.

Desde que nació nuestra nación la democracia se ha visto amenazada: desde las ambiciones monárquicas del mismísimo Simón Bolívar, hasta los atentados terroristas y sanguinarios de las FARC. La democracia de nuestra nación ha sufrido demasiados ataques a lo largo de la historia, dictaduras, guerras civiles, grupos terroristas, fraudes electorales, arreglos oscuros… Definitivamente las amenazas pulularon y todas estuvieron cerca de acabarla.

Pero no se acabó, la democracia sobrevivió gracias al sacrificio de miles de colombianos que decidieron dar su vida por el futuro de la patria. Y este domingo seremos nosotros, el pueblo colombiano, quienes elegiremos a la persona que ocupará el cargo con más poder de todo el país: el Presidente de la República.

No es cualquier cosa, el Presidente de la República manejará un presupuesto de más de ¡185 billones de pesos! (doce ceros), y de esos, dispondrá de 40 billones para gastarlos en lo que crea que la Nación necesita. Pero además, el Presidente será el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de nuestro país, uno de los ejércitos más grandes y sofisticados de Latinoamérica, sus órdenes definirán la seguridad de nosotros y del continente. Será el jefe con la mayor cantidad de empleados a sus órdenes de toda Colombia. Y por último, gracias a esos poderes, el Presidente tendrá una gran influencia en el Congreso, va a definir muchas de las leyes que regularán y definirán el éxito de nuestra Nación a futuro.

El poder del Presidente es impresionante, es por eso que es tan importante definir quién va a estar allá. El poder para hacer el bien también puede ser utilizado para hacer el mal. El destino de Colombia será definido, en gran parte, por la persona que esté sentada en el Palacio de Nariño.

Mucho se ha sacrificado para dejar en nuestras manos el destino de nuestro país y eso vale más que una noche de rumba, una mañana de pereza, una trotada dominguera, un almuerzo, una caneca o un tamal.

Este país es una tierra bendita donde nuestros padres construyeron sus vidas y sus familias, donde nosotros construiremos nuestro porvenir, donde nuestros hijos nacerán y crecerán. Actuemos como esta tierra bendita merece que actuemos. Salgamos este domingo a votar. No importa cuál sea su decisión, siempre y cuando usted crea que la persona, por la que usted votó, honrará la memoria de sus padres y cuidará el futuro de sus hijos. Salgamos a votar por el futuro de nuestra tierra, de Colombia.

Comments are closed.