Santa Elena: un problema de salubridad

0
La impresión del sector no es la mejor. Muros gastados por los viciosos, ocupación del espacio público y depósito de basuras en lugares no autorizados es lo que prolifera en el sector. Foto: Andrés Carmona Barrero.

Constituida como centro de abastecimiento y bodegaje en la región suroccidental colombiana, la galería Santa Helena parece estar destinada a la suciedad. Desde hace varios años se presentan problemas en materia de salubridad y manejo de residuos. La construcción de una autopista parece ser la solución anhelada.

En Santa Helena, ubicada en la calle 23 y 26 con carrera 23 a 32, todos los días desde las 11:00 p. m. los vendedores inician el trabajo de abastecimiento. Camiones cargados con papa, habichuela, zanahoria, lechuga, pepinos, tomate, yuca, y demás orgánicos, descargan sobre el andén de la calle 26.

Los puestos de mercado que se encuentran a las afueras de la 26 no cumplen con las mínimas condiciones de higiene, pues funcionan a escasos metros del cúmulo de basuras que con el pasar de las horas parece convertirse en una masa putrefacta que impregna el vecindario con su aroma.

Desde hace más de diez años, y pese a la intervención de la comunidad, esta plaza de mercado tiene graves problemas en el manejo de basuras; pero la solución parece estar lejos.

“Muchas veces el carro de la basura sigue de largo y no para a recoger la basura porque los carros que parquean a lado y lado de la 26 no dejan”, afirma Jairo, vecino del sector.

De acuerdo con la publicación emitida por la Alcaldía de Cali en su sitio web, en noviembre de 2010, Santa Elena es uno de los lugares de la ciudad con mayor impacto ambiental, debido a que sus alrededores se han convertido en depósito de basuras.

La empresa recolectora de residuos en la Comuna 10, Promoambiental S.A, tiene el deber de circular por el sector todos los días, pero en ocasiones deja de hacerlo hasta por dos o más días.

La implementación de cajas de almacenamiento no se cumple, los residuos se vierten en los andenes y el olor en el sector se agudiza cada día más. De acuerdo con el Decreto 1713 de 2001, mediante el cual se reglamenta la Gestión Integral de Residuos Sólidos en Colombia, para la recolección de residuos generados en plazas de mercado se utilizarán cajas de almacenamiento ubicadas estratégicamente. Además se debe realizar la recoger en horas que no comprometan el flujo vehicular y peatonal de la zona.

Política de manejo

De acuerdo con el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos, PGIRS, del municipio de Santiago de Cali, proyectado desde el año 2004

Bodegas de abasto como la de la imagen contribuyen a contaminar el sector. Foto: Andrés Carmona Barrero.

hasta el 2019, el gobierno municipal debe definir e implementar políticas para el mejoramiento integral en el sistema de aseo y recolección de residuos sólidos en las plazas de mercado y centros de acopio.

No obstante, en los alrededores de la plaza de mercado, sobre la 26, se encuentran ubicadas bodegas de alimentos. Todos los residuos que se generan de las actividades diarias en ese lugar son dejados en la vía o en los andenes.

La cartilla Panorama Ambiental, expedida por el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, estipula que los comerciantes constituyen el 10 % de la población ocupada, incluidos los comerciantes ambulantes de la galería Santa Elena.

“Nosotros sacamos la basura para que la recoja el carro, pero muchas personas ajenas a la galería son las que arrojan residuos”, comenta Javier, trabajador administrativo del centro de abastecimiento.

Al testimonio anterior se suma el de un conductor de un vehículo de la empresa encargada de recolectar la basura en el sector, quien afirma que de todo lo que ha recorrido, “la galería Santa Elena es uno de los lugares más sucios de la ciudad”.

Por su parte, en declaraciones para el portal hechoencali.com, Beatriz Orozco, directora del Dagma, respondió ante la problemática planteada que se trata de “un sector altamente afectado por la mala distribución de los residuos [por la]falta de conciencia ambiental y eso nos obliga a trabajar en la implementación de una cultura con los trabajadores de la galería y ejercer medidas de control ambiental”.

Un problema de años

 En un informe publicado por el diario local El País, en el año 2005, vendedores del pabellón de carnes de la galería se quejaron de que constantemente sufren afecciones respiratorias por cuenta de los malos olores en el sector.

“Los malos olores que producen la basura en descomposición han causado disminución en las ventas, sobre todo en el pabellón de pescado y alimentos”, aseveró en dicho informe Luis Ángel Muñoz, administrador de la galería.

Para el mismo año, la galería presentó una crisis ambiental nunca antes registrada. En la parte trasera del centro de abastecimiento se acumularon veinte toneladas de residuos sólidos durante dos días. Así lo determinó El País en su informe.

 En julio los organismos internacionales Center for Clean Air Policy (CCAP) y el Ministerio del Medio Ambiente de Canadá (Environment Canada) anunciaron la posibilidad de que Cali podría ser escogida entre un listado de ciudades para la implementación de un proyecto de manejo de residuos orgánicos. La implementación de este ambicioso estudio sería la puerta de entrada para un diagnóstico certero de la ‘enfermedad’ ambiental que padece la galería.

Una vía de salida

3. Vehículos como este son utilizados por la empresa Promoambiental para la recolección de residuos en las comunas 10, 16, 15, 17, 18 y 22 de Cali. Foto: Andrés Carmona Barrero

 La cartilla expedida por el Dagma advierte que la galería Santa Elena se presenta a la vez como un beneficio y un perjuicio para los habitantes de la Comuna 10, teniendo en cuenta el funcionamiento inadecuado de la plaza de mercado.

“El inadecuado manejo de las basuras en la galería Santa Elena puede ocasionar deterioro del vecindario, de la galería y del ambiente para convivir”, según lo anota William Carmona, especialista en Educación Ambiental.

Por lo tanto, el proyecto denominado Autopista Bicentenario, que pretende conectar el sur con el norte en quince minutos, presenta una serie de beneficios que puede contribuir a la solución ambiental del problema de la galería.

Uno de esos beneficios es la ampliación de andenes y la creación de una red de nuevo espacio público, lo que obligaría a intervenir el andén de la Calle 26, lugar con mayor contaminación en el sector.

Pese a que en los documentos está estipulada la función del gobierno municipal en materia de recolección de desechos en la ciudad, es perceptible que no existe un plan óptimo que garantice el bienestar de los caleños.

La comunidad aledaña a Santa Elena, y los caleños en general, solicitan celeridad en la planeación de la autopista Bicentenario, además de un mayor compromiso de la administración municipal en el manejo del tema.

Comments are closed.