Santos Mea culpa

0

Pág 22 Foto El impopularNicolas R.
@nicosasrojas 

No sé si me quedó bien escrito el título, pero aclaro que no voy a hablar del accidente urinario del presidente-candidato Juan Manuel Santos en el lanzamiento de su campaña en Barranquilla (aunque ya lo hice). La verdad considero que este suceso no debe ser objeto de comentarios por tratarse de un infortunio físico de un hombre claramente muy enfermo que no merece más que descanso de este Agosto en adelante luego de trabajar incansablemente los últimos 20 años en el país que nos toca.

Es más, confieso que cuando pasó lo que pasó en Barranquilla lo defendí diciendo que la incontinencia no era un problema para el poder.  Pero es que quién iba a imaginarlo? Hoy en cambio, me arrepiento después de ver lo que ha pasado en los últimos días en Bogotá y por eso les expongo mi preocupación por esta característica presidencial que va más allá de dañar unos calzoncillos

Yo no soy petrista, a lo sumo sé lo que todo el mundo sabe: que es buen político, que falla en administración y que no roba; pero eso no quiere decir que sea ciego o ingenuo como para no darme cuenta de esta cadena de abusos que se ha dado contra el sujeto y que Santos cerró esta semana con broche de voto… digo de oro. Lo que pasa en Bogotá y Cali me preocupa, el desgobierno movido por la mafia del poder político con la excusa de la ineptitud del gobernante no es una herramienta nueva de la doblegante maquinaria de la elites que se activa con potencia cuando se acercan los comicios.

Santos fue absolutamente incontinente de su afan reeleccionista esta semana. Una vez levantado el tutelaton en el Consejo de Estado y dictadas las medidas cautelares de parte de la Comision Interamericana lo menos que esperabamos los que creemos en el Estado de Derecho es que se respetara la imparcialidad de la instancia internacional, mas cuando habia sido apoyada incluso hasta por la prestigiosa ONG Human Rigths Watch en este caso de la destitución, pero no, todo lo contrario, el presidente-candidato no se contuvo en su cálculo electoral y decidió pasar por encima del derecho internacional. Sus cálculos le mostraban una oportunidad para consentir partidos politicos y manejar la billetera de la capital justo en campaña reeleccionista.

Santos tampoco fue capaz de demostrar que no es un incontinente ideologico. Me sorprende la inestabilidad de criterio del Presidente Santos porque este es un caso pequeño comparado con la confianza que pretende que los votantes y la insurgencia depositen en él. Luego de un mes repitiendo algo un día hace lo otro. No es sino buscar en internet las multiples intervenciones del candidato-presidente sosteniendo que de dicatrse medidas cautelares las respetaria porque era su deber como mandatario constitucional y así quedar en shock al compararlo con su actuar.

Santos tampoco se contuvo en irrespeto por el pueblo capitalino al tratar la responsabilidad de manejar la ciudad como un asunto de medio tiempo. Tratandose de la ciudad mas grande y compleja de nuestro pais, dada la situacion de desgobierno por la que atraviesa, lo minimo es colocar a cargo a alguien que de manera seria ponga orden, pero contrario a eso le quito a la ciudad un alcalde y le dio medio. Ni siquiera la tienda mas humilde de alguno de nuetsros barrios puede manejarse mientras se ejerce otro trabajo ahora si la ciudad mas grande del pais y el Ministerio de Trabajo en manos de Pardo que no es ningun genio. Mas bien parece su afan de amortiguar con el más blando dada la cercania ideologica del alcalde saliente con el entrante.

Este asunto de la incontinencia politica me hace pensar de nuevo en una democracia en pañales, que transmite la idea de que los votos son inutiles y que fue el argumento hace años de los que se tomaron las armas en contra de la dirigencia manipulante de un pais que merece más.

Comments are closed.