Se inician proyectos de inclusión juvenil

0

Son 120 niños, 210 adolescentes y 80 jóvenes de las comunas 13, 14 y 16, quienes se vincularán con sus familias en acciones que les permitan acceder a la educación, a iniciativas de generación de ingresos, a espacios culturales y al acompañamiento en la búsqueda de soluciones pacíficas de los conflictos que se presentan en las calles y en los hogares. Se busca trabajar además acciones de prevención y de atención directa a sus problemáticas.

Once organizaciones del Distrito de Aguablanca, en el oriente caleño, que hacen parte del Consorcio Colectivo de Oriente, con el apoyo de la Alcaldía de Cali, iniciaron el reto de abrir otros escenarios que brinden oportunidades a la población más joven de esa zona de la ciudad.

Desde el pasado 3 de septiembre, el equipo del Consorcio Colectivo Oriente viene trabajando en diferentes estrategias para convocar a la población infantil y juvenil de los sectores Charco Azul, Sardi, Marroquín III, Los Lagos I y II, La Paz, Brisas de la Paz, El Vergel, El Poblado II y Ómar Torrijos, en la comuna 13. La propuesta también se dirige a Las Orquídeas, Alfonso Bonilla Aragón, Alirio Mora y Quintas del Sol en la Comuna 14, y La Unión, Mariano Ramos y Antonio Nariño, en la Comuna 16.

Las once organizaciones sociales que conforman el Consorcio Colectivo Oriente, al frente de este proceso son Asociación Agencia Red Cultural, Asociación Casa Cultural El Chontaduro, Asociación Cristiana de Jóvenes de Cali, Asociación de Grupos Juveniles Libertad, Asociación de Jóvenes Mediadores, Corporación Juan Bosco, Corporación Viviendo, Fundación Hip Hop Peña, Fundación Paz y Bien, Fundación para el Desarrollo de la Educación “Fundapre” y Titanio Asociación Civil.

En la cancha de Charco Azul, las estrategias comenzaron con pequeños torneos de fútbol, en los que el vencedor se gana un litro de gaseosa. En Antonio Nariño, la preparación colectiva de un plato de comida motivó a los jóvenes vinculados a un conflicto violento, a organizar la caseta comunal y a pensar en impulsar su granja como una iniciativa productiva.

Mientras que en la Casa Cultural El Chontaduro, en Marroquín III, un recital de poesía con música, mostraron a los adolescentes que la cultura potencia su valor como seres humanos y es un lugar de encuentro para la vida, en el marco del Festival de Poesía de Cali.

El cine, en cambio, fue la estrategia perfecta en Alirio Mora para que niños y niñas decidieran inscribirse con sus familias como parte de la inclusión y generación de oportunidades de desarrollo juvenil en el oriente de Cali, como se llama el proyecto.

Comments are closed.