Según Uribe, las Farc han cumplido y el Ejército está en plena ofensiva

0

Por Hector Riveros

@hectorriveros

 

El Centro de Recursos para Análisis de Conflictos, Cerac, que es una organización privada que hace seguimiento riguroso al conflicto armado en Colombia, ha dicho que la guerrilla de las Farc ha cumplido con el cese unilateral de fuego que decretaron el 20 de diciembre pasado. La noticia de un cese unilateral indefinido de las acciones de esa guerrilla parece que aún no la creemos los colombianos. Tenemos razones para no creerla pero puede llegar a tener una connotación histórica de enormes proporciones.

Si la guerrilla cumple y el proceso avanza hasta llegar a un acuerdo, el 20 de diciembre del 2014 podría ser la fecha en la que se paró la confrontación con las Farc. En los últimos -que se yo y por decir cualquier cosa- 50 años no ha habido una noticia más importante para Colombia y sin embargo parece que estamos en una etapa en la que preferimos no hablar de eso, siguiendo la creencia popular de que los sueños es mejor no contarlos para que se hagan realidad.

A los que nos metemos en los medios de comunicación nos enseñan que no hay que quedarse con una sola versión y que es imprescindible contrastar las fuentes, por lo que acudí a otro buen termómetro de la intensidad del conflicto, distinto al Cerac: el twitter del senador Álvaro Uribe.

Si uno quiere saber en tiempo real qué delito están cometiendo las Farc debe acudir a la cuenta @Alvarouribevel en esa red social. Ahí tiene todos los detalles, incluye fotos que no publicarían ni los periódicos más amarillistas del planeta y le sirve a la guerrilla para infundir terror. Ellos felices, eso es lo que quieren: crear pánico, por eso son terroristas. ¿Qué mejor que una de las cuentas con más seguidores en Colombia amplificando todos sus atentados?

Pues bien cuando se comparan los trinos de esa cuenta que se “dispararon” en noviembre con los que se publicaron en esta fase del cese unilateral en los que se incluye una fotografía en esa especie de observatorio del conflicto que es esa cuenta, se hace evidente el cambio de la situación.

Ese “observatorio” registró múltiples ataques de la guerrilla en el mes de noviembre y los documentó con fotografías: el secuestro de un general, el atentado contra una carretera en Valdivia (Antioquia), la voladura del oleoducto en Nariño y en Casanare, varias incursiones en el Cauca, presencia de milicias en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín y en la Universidad Nacional sede Bogotá, el asesinato de un soldado entre Pasto y Tumaco, un secuestro en el Meta, toma de la carretera Chaparral-Rioblanco, ataques a la infraestructura eléctrica en Cajamarca (Tolima), presencia guerrillera en Caloto, ataque en zona rural de la Guajira, el ataque a la isla de Gorgona, explosiones en Pradera (Valle), reclutamiento de menores en el Cauca, quema de maquinaria en Miranda (Cauca), atentado contra la micro central de Inzá (Cauca), extorsión en Ituango (Antioquia), intimidación a Jóvenes sin frontera en Caquetá, atentados en la Vía Panamericana entre Cali y Popayán, y el asesinato de un ganadero en Maní (Casanare).

En cambio, durante la etapa del 20 de diciembre a la fecha, el “observatorio” solo documenta con fotografía un atentado contra las oficinas el acueducto del municipio de Florida en el Valle, que las autoridades locales atribuyen a “delincuencia común” y que Uribe atribuye a las Farc. Está el registro de algunas acciones del ELN pero no de las Farc y lo demás son temas de Venezuela y maravillosas fotografías de lindos paisajes colombianos (recomiendo de verdad esas fotografías, ya no de periódico amarillista con soldados descuartizados sino de revista de turismo con atardeceres despampanantes).

El “observatorio” además registra, a través de método del retweet, varias acciones de la fuerza pública que dan cuenta de resultados operacionales de la acción de las autoridades durante el período del cese unilateral. El ejército informa en trinos, que Uribe replica, que ha desactivado explosivos, decomisado cocaína, capturado guerrilleros.

La información en el “observatorio” llama la atención porque varias personas allegadas al mismo afirman con vehemencia que por un acuerdo secreto entre comandantes (Santos y Márquez) se ha decretado un cese bilateral, que se ha transmitido con sigilo a los más de 150.000 soldados a los que se les ha dado la instrucción de que si encuentran delinquiendo a alguien de las Farc lo dejen tranquilo. Pues –oh sorpresa- el “observatorio” da cuenta de acciones de la fuerza pública contra las Farc no para corregir la versión que ellos mismos han difundido sino para tratar de probar el incumplimiento de la guerrilla.

Mientras tanto, las Farc han emitido tres comunicados quejándose de las acciones de la Fuerza Pública durante la tregua que ellos decretaron. Salvo que el acuerdo que denuncia el uribismo incluya la pantomima de los reclamos de la guerrilla pareciera que el “cese bilateral” que se ha transmitido a todos los soldados y policías de Colombia, quienes mantienen el secreto, no se está cumpliendo por parte del ejército, que sigue desarrollando acciones contra las Farc.

Consulté con algunas fuentes en el Cauca, el Tolima, Casanare y Nariño y dijeron que allá se siente la tranquilidad que registra el Twitter de Uribe. Contrasté la versión con unos contertulios en el Parque de la 93 en Bogotá y ahí la percepción era distinta, me dijeron que ese proceso de paz de La Habana era una farsa que solo había servido para fortalecer a las FARC, para humillar al ejército y para abrirle la puerta al castro chavismo. Me pareció que no estaban bien informados y les recomendé seguir la cuenta @Alvarouribevel

Comments are closed.