Tecnología, comunicación y desarrollo: uso de energía renovable en Bahía Málaga

0

 Docentes y estudiantes y de la Universidad Autónoma de Occidente desarrollaron el proyecto titulado “Sistema de gestión eficiente para auto consumo con sistemas de generación de un hibrido renovable: Bahía Málaga”, el cual tenía como objetivo generar un modelo de investigación que permitiera crear un sistema de energías renovables óptimo que beneficiara a cuatro comunidades de Bahía Málaga: Magaña, Miramar, La Sierpe y La Plata, las cuales están conformadas por aproximadamente 135 familias, cuyo principal sustento es la pesca.

La iniciativa, que inlcuye los componentes de comunicación, educación y tecnología, fue desarrollada por los docentes Jorge Mauricio Escobar, integrante del Grupo de Investigación en Comunicación para el Desarrollo; Yury López y Juan Ricardo Vidal, del Grupo de Investigación en Energías, GIEN; Kelly Londoño y Sandra Moreno, estudiantes del Programa de Comunicación Social y Periodismo; Andrea María Quintero, estudiante del Programa de Ingeniería Eléctrica; y Rodrigo Díaz, estudiante de la Maestría en Logística Integral.

Así mismo, contó con la participación de Johnny Posada Contreras y Juan Ricardo Vidal, docentes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad e integrantes del Grupo GIEN; Miguel Andrés Borbón, Gerente de Proyectos de Aprotec – Tecnología Apropiada; José Antonio Domínguez, docente del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Zaragoza (España); y Durval Almeida du Souza, del Instituto Federal Educación, Ciencia y Tecnología Baiano, Ifbaiano (Brasil).

Enfoque del proyecto

De acuerdo a Yury López, durante la investigación, se detectó que “estas comunidades no tienen energía, y cuando la tienen es durante 4 horas al día, si la planta de emergencia funciona y si le ha llegado la gasolina a buen precio. Pero a veces sucede que no consiguen el dinero para toda la gasolina, o hay daños en la máquina porque tiene un motor diesel, o el proveedor no tiene gasolina para vender. Son demasiadas variables para proveer de energía, sabiendo que ellos están en una zona donde hay buenas condiciones de sol”.

Debido a la ausencia de energía, las comunidades no cuentan con un cuarto frio para guardar el resultado de la pesca y de la piangua, lo cual no les permite negociar esta mercancía a buen precio, pues deben venderla rápidamente para evitar que se dañe. En este sentido, destaca que la energía solar es una gran alternativa para las comunidades, ya que las condiciones meteorológicas permiten pensar que pueden tener un sistema que suministre mínimo 8 horas diarias de energía.

Basados en estas necesidades, los investigadores desarrollaron una metodología para poder aplicar en diferentes comunidades, en donde se evalúa la condición socio-económica de la comunidad y se hace un análisis técnico para ver cual es el sistema optimo que permita generar energía con la mejor relación beneficio-costo para dicha comunidad.

En relación con lo anterior, el proyecto integra el desarrollo tecnológico de una comunidad, pero también abarca el componente comunicativo y social, como herramienta para promover la apropiación de dicha tecnología y mejorar la calidad de vida de su población. Por esto, según Jorge Mauricio Escobar, el proyecto fue pensado como “unos procesos que incluyen la llegada de una tecnología, pero que también están acompañados de procesos de apropiación. No se puede llevar una tecnología sin acompañar ese proceso. Nosotros hemos creado con ellos unas fichas de diagnóstico de las necesidades de la comunidad. Hacemos las fichas, caracterizamos las necesidades, las revisamos, y con base en ellas sí llegan los ingenieros y dicen: mire la medida, la energía solar”.

Oficina de Comunicación de la Universidad Autónoma de Occidente.

Comments are closed.