Tunjo y Yacamán, pilotos que ‘vuelan’ por el mundo

0

El éxito de Juan Pablo Montoya en la Fórmula Cart y luego en la Fórmula 1 encendió la fiebre en Colombia por el automovilismo.

Gustavo Yacamán

Mientras aprendíamos vocabulario técnico, conocíamos pilotos y circuitos, y hasta nos atrevíamos a opinar sobre las actuaciones del bogotano, se formaban deportivamente niños apasionados por darle vueltas a una pista montados en un kart.

En Cali y Valle empezaron a escucharse los nombres de Óscar Andrés Tunjo y Gustavo Adolfo Yacamán. De Tunjo se sabía que era un bebé a bordo de un kart. “A los 3 años y 8 meses se montó en su primer kart. En la pista de Zarzal hizo sus primeros pinitos”, cuenta la madre de Tunjo, Francisca Sánchez.

Entretanto, en 1999, con ocho años, Yacamán se coronó campeón nacional infantil de karts. Un año después consiguió el título en la categoría infantil expertos. Tunjo y Yacamán se destacaban en las ciudades colombianas.

Además de compartir la pasión por la velocidad, Óscar Andrés y Gustavo Adolfo tienen otra particularidad: les dicen ‘Junior’ por llamarse como sus padres.

A Gustavo lo apodaron el Tigrillo puesto que su padre fue piloto; ocho veces campeón nacional de Rallies y campeón de las Seis Horas de Bogotá en 1998, entre otros logros.

Todos los días, de tres de la tarde a ocho de la noche, Tunjo volteaba en la pista de Sameco, ubicada en las afueras de Cali, y los fines de semana lo hacía en Zarzal. Una rutina similar tenía el Tigrillo, que ya entrenaba en gimnasio, atendía algunos compromisos con sus patrocinadores y, como era más grande, a veces competía fuera del país.

 El salto

 A sus ocho años Tunjo comenzó sus carreras internacionales y se declaró campeón de la Categoría Alevi en España. Luego partió hacia Estados Unidos y ahí se consagró como el mejor en el campeonato del este y del oeste. Tras eso, volvió a Europa  para correr los campeonatos mundiales de karts en las pistas italianas.

Óscar Andrés Tunjo

Por su parte, después de haber ganado todo en su hábitat, en 2006 el Tigrillo fue a medir qué tan enérgicos podrían resultar sus rugidos en la Fórmula BMW española. El cuarto lugar en la tabla lo convirtió en el novato del año.

Tunjo siempre ha sido un aventajado. Hizo la Escuela (curso) Logan de Automovilismo con 10 años, cuando normalmente se hace a los 17. También ganó la Escuela de la BMW en Asia con 13 años, rivalizando con pilotos 3 años mayor que él.

Igualmente, fue el piloto más joven en obtener licencia internacional con aval de la Federación Internacional de Automovilismo, FIA, gracias a sus méritos durante su carrera deportiva, y así pudo competir la Formula BMW Pacífico en la temporada 2010.

 La familia

“Es difícil que Óscar esté lejos, pero tenemos que apoyarlo para que él cumpla sus sueños. No somos una familia adinerada, así que no podemos trasladarnos todos a Europa”, sostiene la madre de Tunjo, quien vive en Stone, Inglaterra, ciudad donde está la fábrica de Lotus F1, el actual equipo de Tunjo. Ahí vive con Gonzalo, su hermano quien además es empresario.

Óscar Andrés hace el colegio por internet, está en noveno grado. Habla inglés, italiano y está aprendiendo francés.

Según Francisca, la mayor virtud de su hijo es la tranquilidad. “En la casa se les ha inculcado disciplina y perseverancia. Además somos muy creyentes”. Y asegura que la base de Óscar “es la fe que tiene en Dios. Para nosotros, él es una persona tocada, bendecida por Dios”.

Los padres de Tunjo tienen dos cosas claras: “que nuestro hijo no pierda la sencillez cuando lleguen los grandes resultados y que sea un ejemplo e ídolo para la juventud”.

La jaula del Tigrillo Yacamán queda en Miami, Estados Unidos. Es soltero y siempre ha tenido el acompañamiento de su padre.

 Actualidad y futuro

 2012 ha sido la temporada consagratoria de Yacamán. Con el equipo Moore Racing de la categoría Indy Lights, ganó el circuito callejero de Detroit, su segundo triunfo en esta categoría desde el 2009.  Hizo la pole position (su primera en Indy) en el óvalo de Indianápolis, y se convirtió en el primer latinoamericano de habla hispana en hacerlo. Finalizó cuarto en la carrera.

Además, con el equipo Michael Shank Racing terminó tercero en Las 24 horas de Daytona, por delante de pilotos como Juan Pablo Montoya, el neozelandés Scott Dixon, el británico Dario Franchitti y los estadounidenses Jamie McMurray, Scott Pruett y Graham Rahal.

La proyección que tiene el equipo Lotus de Fórmula 1 con Óscar Tunjo es llevarlo a la gran carpa del automovilismo en el 2016. Por tal razón, lo tienen en su centro de formación en Inglaterra junto a otros jóvenes pilotos. Lotus F1 Team visitó hace unos días Colombia para ratificar su apoyo al corredor caleño.

Este año, Tunjo corre dos campeonatos: la Euro Cup y la Fórmula Renault Alps. Yacamán ruge en Estados Unidos, Tunjo va a toda en Europa. El futuro del automovilismo colombiano está en manos de dos caleños.

Por: César Abadía

El Pueblo

Comments are closed.