Turismo como polo de desarrollo

0

michel-mayaPor Michel Maya

@Michel_Maya

El sector terciario en la economía se compone, entre otros, de los subsectores de comercio, hotelería y turismo, transporte, entretenimiento, servicios empresariales y servicios de Tecnologías de la información y la comunicación  (TIC). Según cifras del DANE, para el Valle del Cauca estas actividades representaron entre los años 2005 y 2010, en promedio, el 65,87% del PIB del departamento.

En los últimos años, el turismo ha mantenido un crecimiento constante en el escenario nacional y es reconocido como uno de los polos de desarrollo para el país en los próximos años. Por lo tanto se esperaría que gobiernos locales fortalezcan su desarrollo, pues traería generación de nuevos empleos  gracias al uso intensivo de mano de obra (que dadas las características del sector benefician principalmente al personal menos calificado), incremento del flujo de divisas hacia el país y aumento de la producción nacional derivada de una industria de bajo impacto ambiental. Todas estas condiciones hacen del turismo un llamativo foco para la inversión pública, promoviendo además intercambios culturales entre nativos y visitantes, lo que hace de las relaciones humanas un factor determinante del desarrollo, donde la tolerancia, el respeto y la confianza juegan un papel trascendental.

En el plano nacional, las estimaciones del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo indican que hemos tenido cerca de 4 millones de visitantes en lo corrido del año, lo que representa un crecimiento que oscila entre 10,5% y 12,5% respecto al año 2013. Sí tenemos en cuenta el indicador de participación de la balanza turística del país (diferencia entre consumo turístico receptor y consumo turístico emisor, como porcentaje del PIB), existe superávit de manera consecutiva en los últimos seis años, superando a países con mayor experiencia y posicionamiento internacional como México y Chile, con indicadores promedio de 0.73, 0.26 y 0.14 respectivamente.

Todo esto se presenta como realidad en un escenario previo al fin del conflicto armado interno en nuestro país; se espera que con la firma del acuerdo de paz de la Habana las potencialidades de nuestro territorio puedan ser más y mejor aprovechadas, debido a la riqueza natural con la que se cuenta representada en bosques, selvas, playas, desiertos, montañas y llanuras, y la riqueza cultural tan propia y característica de cada una de nuestras regiones; estas condiciones harían de Colombia un país único y  competitivo en el mercado del turismo mundial. En este sentido, los principales retos en materia de oferta turística se centran en el fortalecimiento de la infraestructura humana y física necesaria para atender la demanda por parte de los visitantes.

En el caso de Santiago de Cali, consolidar una oferta de servicios turísticos que articule las características naturales de nuestro entorno y los rasgos que definen nuestra riqueza cultural (entre ellos la gastronomía, la salsa, las artes escénicas), será sin duda un factor determinante del éxito de esta industria. Actualmente existen algunas iniciativas orientadas a consolidar a Cali y el Valle del Cauca como centro de prestación de servicios turísticos y culturales, con el objetivo de que estos se erijan como ejes de nuestro desarrollo económico. Para nombrar algunas podemos partir de las herramientas que el Plan de Ordenamiento Territorial aprobado en Santiago de Cali da a las próximas administraciones para la consolidación de las actividades culturales, de entretenimiento y turísticas, con proyectos de estudio e implementación para la conformación de clústeres y centralidades asociadas a ellas, iniciativa propuesta por la bancada del Partido Alianza Verde.

Desde el gobierno nacional, formulado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, se elaboró el “Plan de Desarrollo Turístico del Valle del Cauca” que caracteriza la oferta turística del departamento y propone un plan estratégico para la atracción, soporte y gestión de la misma. Sobre la implementación de esta iniciativa, que incluye lineamientos para nuestra ciudad, hasta el momento no se tiene ninguna noticia. Finalmente, desde el sector privado, existe un  incremento en la inversión en proyectos de hotelería en los últimos años; entre ellos se encuentran el Hotel Boutique Sagrada Familia, el Hyatt World Trade Center y el Real Hotel and Resort – Marriot.

A pesar de estos esfuerzos, es la administración municipal quien más queda en deuda en materia de fomento de turismo en nuestra ciudad. No existe un plan estratégico ambicioso y real presentado como iniciativa del municipio. Los únicos esfuerzos se reducen a lo que puede hacer la Secretaría de Cultura y Turismo, con un presupuesto asignado que significa tan solo el 2,3% del total municipal para la vigencia 2014. Y lo que es aún más grave, entre 157 proyectos aprobados, solo dos contemplaban inversión directa en turismo: uno, para fortalecimiento de las mipymes del sector y otro para la promoción del turismo de naturaleza. El presupuesto destinado a su ejecución fue de 78 millones de pesos durante el presente año, lo que representa un preocupante 0,18% del total destinado a esa dependencia.

Esperamos que con el trámite del Plan Operativo de Inversión que inicia este mes en el Concejo para la vigencia 2015, la Alcaldía enfoque nuevos esfuerzos hacia la consolidación del turismo como elemento central del desarrollo de la ciudad y la región en los próximos años. Debe existir una preocupación real por dar pronta solución a las necesidades que el sector presenta, sin más discursos vacíos y con las herramientas presupuestales que la realidad de la industria turística manifiesta. Un plan que permita que las iniciativas del sector público y el sector privado se complementen, bajo el entendido de que propuestas de este estilo incrementan el bienestar de toda la ciudadanía. Sin lugar a dudas, el crecimiento de la denominada “industria sin chimeneas” genera oportunidades de crecimiento económico, pero lo más importante, nuevas condiciones para que los caleños nos insertemos en la dinámica global de ciudades modernas, incluyentes y amigables con el medio ambiente.

Comments are closed.