Un Llamado a la empatía

0

Por Jorge Buitrago

@JorgeBuitragoT

Somos una generación que ha crecido en medio de las mejores condiciones alcanzadas por la humanidad, con niveles de paz, de expectativa y calidad de vida nunca vistos; pese a ello la emergencia por el Coronavirus nos ha demostrado que los desafíos en materia social siguen siendo enormes y nos pone ante tal vez la prueba más dura que como sociedad nos haya tocado enfrentar.

Por eso hoy nos gobierna a muchos los sentimientos de preocupación, ansiedad e incertidumbre por la que pueda venir y también de frustración ante la pausa en nuestros proyectos de vida, pero no podemos caer presos del miedo. Es en estos momentos de oscuridad, como lo ha sido a lo largo de las grandes crisis de la humanidad, donde debemos ser capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos, ser solidarios y llenarnos de empatía. Ponernos en los zapatos de otros, entender la realidad social que hoy miles de Caleños están padeciendo como consecuencia de la emergencia y ser conscientes de que estos tiempos difíciles sólo se superan con la fuerza de la unidad colectiva. Darnos cuenta como este virus hoy nos muestra el reflejo de una sociedad profundamente desigual y que ignora permanentemente las condiciones de vida de los más vulnerables. Entender que nuestra mayor fragilidad es la inequidad, pero ante la enfermedad todos somos iguales, y es por eso, que hoy un virus tiene en jaque al mundo entero desde los países más desarrollados hasta los más frágiles. Escuchar una naturaleza que hoy nos lleva a reflexionar sobre la clase de vida que estamos llevando y nos pide a gritos que cambiemos nuestros excesivos hábitos de consumo y nuestra forma de relacionarnos con ella.

Y es que definitivamente no podemos seguir viviendo igual, debemos entender el porqué de todo esto. Si no nos damos cuenta de lo que esta crisis nos quiere mostrar, los esfuerzos que hoy estamos haciendo habrán sido en vano y probablemente al cabo de un tiempo la vida y la naturaleza nuevamente nos darán una nueva lección.

Es momento de hacer un alto en el camino, dejar que sean los expertos los que nos digan cómo superar esta emergencia y nosotros responsablemente cumplir con nuestra parte, y aprovechar este tiempo para reflexionar lo que somos cada uno, ser menos egoístas frente a las condiciones de otros y de la naturaleza y ser capaces de construir confianza y unidad.

No quisiera terminar sin hacer también un llamado al optimismo, no todo está perdido, las crisis son para superarlas, y las personas, las sociedades y los gobiernos tenemos hoy la oportunidad de engrandecernos. Qué sea esta la ocasión de superar el pesimismo que en ocasiones nos caracteriza, bajemos los ánimos y la desconfianza, hemos sido una sociedad que ha sabido superar enormes dificultades y este virus no deberá ser la excepción.

Hagamos que todo esto haya valido la pena, y con una mejor conciencia colectiva, llenos de empatía y con la resiliencia y el animo que nos caracteriza a los Caleños. ¡Volvamos, pero hagámoslo siendo mejores que antes!

Comments are closed.