Un verdadero orgullo caleño

0

alfonso otoyaPor Alfonso Otoya

@AlfonsoOtoya

Desde 1981 la Fundación Zoológica de Cali ha administrado con gran éxito el Zoológico Municipal. Para describir esta ardua labor de 33 años faltan adjetivos que resalten la buena gestión y el acierto de haber concebido la fundación como la administradora de este bello lugar.

La tarea no ha sido fácil para este grupo de 140 personas liderado por María Clara Domínguez.  De hecho recibieron el zoológico con 57.000 visitantes por año y hoy la cifra sobrepasa este número al lograr en promedio 500.000 visitantes al año. Una de las claves del éxito es la planeación detallada de la visión del Zoológico que se resume en el plan de desarrollo físico. El año pasado se inauguró Jaziquima, una muestra de primates al mejor estilo de los grandes zoológicos del mundo. Este año el zoológico nos sorprenderá con Australia, una muestra de los animales más exóticos del continente oceánico, un espacio donde se podrá interactuar con canguros y cacatúas. Para el 2015 el zoológico plantea la apertura del pabellón “por el camino de los Andes” donde los visitantes van a disfrutar de la fauna característica de nuestro territorio colombiano con osos de anteojos, cóndores, venados y jaguares.

La labor del zoológico no se ha limitado a traernos hábitats extranjeros para que los niños caleños puedan conocer animales de los cinco continentes, sino que han dado un paso más allá y en unión con la CVC se han lanzado a la tarea de disminuir su huella de carbono y ser referente sobre manejo ambiental en todo sentido. Para esto ya construyeron dos PETAR evitando así arrojar aguas contaminadas al rio Cali, planean la construcción de un circuito de riego por goteo y microaspersión  y la conversión en humus de todo el material orgánico producido en el zoológico. Igualmente la Fundación Zoológica de Cali ha asumido con altura la restauración de la antigua hacienda Santa Rita y en un futuro muy cercano seguramente nos sorprenderá con otro proyecto que nos hará sentir aún más orgullosos.

Sin embargo, el zoológico enfrenta innumerables problemas que no pueden ser resueltos solamente por este grupo de personas.  Por ejemplo, la invasión de la Fortuna que cada día crece más, pese a ya haber sido desalojada y reubicada. Por su mismo estado de ilegalidad este asentamiento vierte sus aguas residuales sin ningún tipo de tratamiento de manera directa al rio Cali lo que genera contaminación en el afluente tutelar y olores fétidos para los visitantes del zoológico.  Por otro lado, el limitado espacio que tiene hoy asignado el zoológico evita su crecimiento, impide mejorar las áreas para los animales y los visitantes y posicionarlo como el icono turístico por excelencia de nuestra ciudad.

Es responsabilidad de la administración municipal, la gobernación y la sociedad en general apoyar, visibilizar y fortalecer instituciones como la Fundación Zoológica de Cali. Para esto debemos pensar en solucionar los problemas que afronta actualmente el zoológico y  adicionalmente entregarle nuevos emprendimientos. La protección de los cerros tutelares o algunas de las cuencas de nuestros siete ríos, con administradores como la fundación podrían garantizar su sostenibilidad y recuperación, al tiempo que se lograría posicionar a la ciudad no solo ante el país sino frente al mundo como un lugar con espacios turísticos que valen la pena. Al zoológico hay que garantizarle su sostenibilidad en el tiempo, fundamental para que continúe su senda de éxito. Como sociedad nunca le debemos dar la espalda y sin importar el gobernante de turno debemos defender la gestión de 33 años de la Fundación Zoológica de Cali.

Comments are closed.