Una experiencia vivida llamada Chamán

0

Por Luis Gaviria (@luisgaviria226)

En alianza con Revista EL CLAVO

Color, risas, diversión y reflexión, son las cosas que desde hace cuatro años viene realizando la Compañía Artística Chamán en varios lugares de Cali a través del arte escénico. La compañía,  liderada por Juan C. Martínez A. (más conocido como Juanky), egresado de la facultad de Arte Dramático de Bellas Artes, le ha apostado a un teatro diferente, incluyente y propositivo; que más que entretener busca generar cambio positivo en el público caleño.

chamán 2

Chamán ha salido de los estereotipos del teatro para llevar su arte a lugares nunca antes pensados: todo en una apuesta a descentralizar un arte que por varias generaciones ha sido exclusivo de un sector de la población. “Si la gente no va al teatro, el teatro irá a la gente”, es una de las consignas de la compañía.

Pero la novedad no solo se queda ahí. Todo el contenido artístico de Chamán es 100 % original, desde los libretos hasta la puesta en escena; siendo el colorido y la alegría elementos fundamentales de creación. “Celebramos el teatro tradicional, porque es la base de lo que hacemos. Pero queremos enfocarnos en usar un lenguaje común, no tan estricto, que permita que haya una aceptación más amplia en nuestro público”, manifiesta Juanky y  agrega: “Dejemos de pensar que el arte es únicamente para eruditos o gente de vasto conocimiento; no permitamos que unos cuantos artistas cierren el acceso a aquella gente que no ha tenido contacto con este mundo. Por eso Chamán se salió de los muros de los teatros para tocarle la puerta de la casa y el corazón a las personas que jamás han visto una obra”.

Sin embargo, esta “locura bien organizada” de la compañía artística, no nació de la noche a la mañana. Para encontrar ese camino, tuvo que pasar mucho tiempo invertido en trabajo y estudio. La llamada “Experiencia vívida” estuvo sometida a varios años de análisis, en los cuales varios profesionales no necesariamente del medio artístico dieron su aporte. “Todos los pasos que dimos fueron consultados, ya fuera desde la visión artística, administrativa,  o psicológica; puesto que no nos queremos quedar solo en el montaje: nuestro objetivo es trascender.” cuenta Juanky. Y es que la gran fortaleza de la compañía parte de esa premisa: hacer que el espectador mientras se divierte se autoevalúe al mismo tiempo –al sentirse identificado con las escenas o con los personajes de las obras- para acto seguido, se genere en él una invitación a la reflexión y, por qué no, a hacer un cambio positivo. El trabajo de Chamán no finaliza con los aplausos del público o la venia de los actores.

Ahora bien, ¿qué tiene Chamán en su baúl mágico que lo hace tan especial? Partiremos diciendo que muchas risas, ya que la comedia es la columna vertebral de sus montajes escénicos. “La risa aparte de ser terapéutica –y eso nos lo ha dicho la ciencia, no lo inventamos nosotros– es un canal perfecto para enviar mensajes. La mente se abre mejor cuando uno está relajado y contento”, manifiesta Juanky. Y agrega que “entre chanza y chiste, sembramos esa semillita de reflexión en el espíritu del público: que se vaya feliz para su casa al finalizar la función, pero que se vaya pensando”.

Además, los chamanes se la juegan toda con las obras originales que ellos mismos crean a través de aportes colectivos. La reinvención constante de su trabajo hace que se adapten a los cambios bruscos y repentinos que sugieren la sociedad y su accionar. “Estamos siempre en la jugada con lo que pasa en Cali y en Colombia.  Identificamos de antemano las necesidades de nuestro público. Siempre tratamos que nuestras obras, a pesar de que están bien escritas y ensayadas no se parezcan nada entre sí. Cada auditorio es diferente, en cuanto a disposición y  energía. Siempre intentamos adaptarnos a sus exigencias”, comenta Juanky.

Chamán no solo piensa en el público adulto como objetivo de su trabajo. También lo hace con los niños, a quienes les ha creado una variedad de obras y juegos dramáticos donde se resalta  la importancia de implementar los valores humanos en la vida cotidiana. Ante esto Juanky asevera que “a los niños no solo se les debe apoyar en sus talentos particulares, también se los debe educar en edificar una vida basada en la tolerancia, el respeto y el amor”.

Obras como La Peluche, La Oficina, Taller Mágico y Espacio para Jugar están disponibles para el público caleño en cualquier fecha y a cualquier hora, ya que Chamán no se rige por temporadas. Los chamanes estarán ahí, en el momento que se les requiera, así como los superhéroes cuando se les necesita. Si desean saber más  de “la experiencia vívida”, pueden enviarles un correo a chamanteatro@hotmail.com o llamarlos a los teléfonos 316 742 45 30 o 316 818 43 42.

Comments are closed.