Una firma con muchos enredos – 3

1

Conflicto anunciado

El exgobernador Angelino Garzón canceló el contrato con Dimerco, empresa de la cual el gerente de la Industria Colombina de Licores es representante legal, por incumplimiento de metas.

A finales de mayo, se discutió en la Asamblea Departamental del Valle el polémico convenio entre el gobierno departamental y la Industria Colombiana de Licores.

Rubiel Antonio Muñoz, segundo vicepresidente de la corporación, advirtió que el contrato había autorizado la introducción y comercializar en el Valle del Aguardiente Sin Azúcar ICL Puro Colombia, del Aguardiente ICL Puro Colombia y  del Ron Extra Añejo ICL Puro Colombia.

Según Muñoz, la licorera con sede en Chocó ingresaría inicialmente al departamento 52.334 unidades de 750 cc, equivalentes a $681.348.848.

El diputado señaló que, en un principio, se pensó que el convenio solo le otorgaría a Casa Grajales la maquila para envasar productos marca ICL Puro Colombia y que estos se comercializarían fuera del departamento.

Muñoz manifestó que el convenio se transformó para legalizar la venta de los licores ICL, que ya se estaban vendiendo clandestinamente en el Valle.

Otro foco de controversia es el hecho de que Francisco Aristizábal Gómez, presidente de la Industria Colombiana de Licores, fue gerente de Dimerco, una empresa involucrada en otra batalla legal contra la Gobernación del Valle.

En 2006, el gobierno regional canceló un contrato con Dimerco, debido a un incumplimiento en la distribución de licores del Valle. Muñoz expuso en la Asamblea que Dimerco demandó a la Gobernación y que le está reclamando al departamento cerca de 45 mil millones de pesos.

Ante esas acusaciones, el abogado de la ICL insiste en que se están entremezclando dos temas “que nada tienen que ver”, pues ya pasaron los cinco años de inhabilidad de Dimerco para contratar con la Gobernación del Valle.

Volver al artículo principal

Comments are closed.