Uribe contra profesores universitarios

0
Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

El señor Senador de la República, el ex Presidente Álvaro Uribe Vélez, reaccionó esta semana contra dos profesores de la Universidad Libre, utilizando como medio su cuenta de twitter @AlvaroUribeVel. Sin embargo, esta no es la primera vez que lo hace, a mediados de 2014 lo hizo contra profesores y estudiantes de la Pontificia Universidad Javeriana.

Estas reacciones han ocurrido como consecuencia de la veneración que recibe de sus seguidores el señor ex Presidente de la República, quien ejerce un poder carismático, el cual como bien lo explicaba el profesor alemán de economía Max Weber, es un poder que “no obedece a leyes y reglamentos”.

Esto quiere decir, que más allá de las actuaciones de los profesores universitarios, más acá de de las acciones de quienes por veneración exaltaron a Uribe, en el nudo mismo de la reacción del señor Senador de la República, ha de leerse un poder que es extraño a la modernidad ilustrada, toda vez que el liberalismo en oposición a las emociones, a los gestos carismáticos y a la desgracia de ser liderado, sostiene y defiende un individuo autónomo, libre y racional que “obedece a leyes y no a hombres”.

Por lo tanto, por cuenta de los veneradores del liderazgo carismático de Uribe Vélez, ha sido puesta en escena la existencia de unos universitarios quienes con su actuación demuestran que su naturaleza autónoma, libre y racional ha sido anulada para dar paso a una naturaleza heterónoma, dependiente y emocional, una cuestión que es contraria al espíritu universitario.

Esta naturaleza heterónoma, dependiente y emocional de los veneradores estudiantes universitarios del Centro Democrático, nos habla de una fracción de la población estudiantil en cuyo cerebro la salud del análisis ha sido sustituida por la enfermedad de la simpatía, la bondad de la valoración de las capacidades por la banalidad de la valoración del carisma, la altura del pensamiento por la bajeza de las exaltación, la vitalidad de la autonomía por el cáncer del liderazgo.

Le existencia de esa fracción estudiantil universitaria, ha de verse como una grave amenaza contra las libertades de cátedra, de expresión y de pensamiento, que es la esencia de una universidad. Pero, también ha de mirarse desde la óptica moderna liberal ilustrada como la tragedia de una universidad que permite la existencia a su interior de individuos incapaces de valerse de su propio entendimiento, quienes eligen ser súbditos y obedientes antes que libres y responsables.

En conclusión: la colisión de Uribe Vélez con profesores universitarios como consecuencia de la existencia de estudiantes veneradores de su liderazgo, ha de leerse más allá de los debates respeto-irrespeto, tolerancia-intolerancia.

Los asuntos son otros: Modernidad-Premodernidad, Ilustración-No ilustración, libertad moderna-libertad de los antiguos, los cuales nos hablan de nuestra capacidad para acceder al mundo desarrollado versus de nuestra incapacidad para abandonar el mundo no desarrollado; de nuestra posibilidad de llegar a crear una economía libre de innovación y desarrollo versus mantener una economía extractiva que detrae, aprovecha y roba rentas, asuntos que atraviesan por la Universidad.

Comments are closed.