Volcados al Real Madrid por James Rodríguez

0

Maria del MarPor: María Del Mar Urrea D.

El fútbol hace de “Don juan”. Es un juego de persuasiones en donde todos los equipos quieren conquistar el mayor número de corazones como sea posible. Y muchos lo logran: ¡Visça Barça! ¡Forza Milan! ¡Forza Juve! ¡Glory Glory Man United! ¡You’ll Never Walk Alone!, son algunas expresiones y lemas de apoyo de fanáticos alrededor del mundo. Pero si hay uno que ha despertado amores por estos días es el ¡Hala Madrid!

¿Por qué? Porque si se habla de amores, necesariamente uno piensa en James Rodríguez, quien tiene deleitados a todos por su gran despliegue en la cancha. Siempre hizo pensar que estaba para grandes cosas, pero en el mundial, demostró que no tiene techo. Cinco partidos fueron más que suficientes para que éste mago de la cancha fuera observado como si en verdad fuera magia.

James fue admirado y codiciado por grandes clubes pero atrapado sólo por el Real Madrid, que como bien se sabe, sostiene una fuerte rivalidad con el Barcelona, el equipo azulgrana también colmado de estrellas. La rivalidad, no obstante, no solo atraviesa el campo de juego y las tribunas, sino las fronteras: otros continentes, otros países.

Algunos madridistas en Colombia se preguntan qué estarán pensando los seguidores del Barça sobre el fichaje del equipo ´merengue´ al 10 de la Selección Colombia.

Partamos de un punto muy importante: una cosa es ser hincha y otra cosa es ser seguidor. Como también: una cosa es apoyar a un jugador y otra es hinchar por su equipo.

Apoyar a James, sí, de cierta manera es apoyar también al Real Madrid. Pero es que primero estarían las alegrías y sus triunfos personales. Acaso, ¿tiene eso algo de malo? Él es un jugador de una técnica exquisita que ha maravillado al mundo y que nos ha hecho sentir orgullosos de ser colombianos.

Siempre he sostenido que el hincha puede tener varios amores. Más de uno que lo emocione, lo atrape y lo conquiste. Pero amor verdadero, sólo hay uno, porque sin importar que su equipo juegue bien o mal; sin importar su categoría; sin importar la preponderancia del equipo adversario y las figuras que sobre el gramado brinquen, él es fiel. Al verdadero hincha no le caben argumentos para traicionar su cuna. Y como mi cuna no es el Barcelona, ni el Real Madrid, ni ningún otro equipo europeo, James Rodríguez, estoy contigo.

Comments are closed.