Youtubers ¿grandes literatos?

0

Por: MiguelJ Mondragón

Twitter: @Miguel_Mondrag  


Soñador. Defensor de Derechos Humanos, de la vida y de la Justicia Social. Gestor Social y de Paz. Administrador de Empresas, Especialista en Gerencia Social.

A la versión número 29 de la FILBO 2016 – Feria Internacional del Libro de Bogotá – asistí este fin de semana invitado al lanzamiento del libro que despide a la Farc escrito como tesis de grado doctoral por la Senadora Claudia López, mujer inteligente, capaz, diferente en pensar, sentir y actuar. En mis recorridos pensé en todos mis amigos, que quisieran poder tener el tiempo, y la opción de pegarse una voladita para asistir y gozarse el evento de promoción de lectura y de la industria editorial más reconocido e importante de Colombia, y uno de los más destacados de América Latina. Anualmente escritores, libros, lectores y ahora unos tales youtubers se dieron cita en Corferias, un escenario tan multifuncional como disfuncional. Su distribución espacial confunde y desorienta fácilmente a sus visitantes.

Fue mi primera vez en Corferias y en la Filbo, la primera vez nunca se olvida; mucha gente se amontona en los alrededores desde el mediodía buscando ingresar; un día la cola va para un lado, al otro día para el otro y al tercer día para el lado contrario de los dos anteriores, la consigna parece ser despistar. Después de recibir a la entrada un mapa para los desprevenidos visitantes, guía que te deja más desorientado aún, confusamente diseñado, la distribución, orientación y numeración de los pabellones que contiene no coincide con la realidad. Mi lógica de provinciano me falló todo el tiempo, preguntando no llegué a lado alguno, todo el tiempo medio confundido y muy embolatado.

Conclusión, que repelencia la del personal de logística del evento, y de la gente en general de la capital, una frase predilecta, ’no se’. Hago justicia porque no todo fue malo, impresiona la cantidad de niños, grupos de jóvenes, estudiantes de colegios, muchos universitarios visitando y recorriendo los embolatadores pabellones. Muchas alternativas para disfrutar de presentaciones culturales, exhibiciones de las últimas novedades literarias, – por allí encontré El Resucitado pero sin Gardeazábal el eterno desinvitado – me gocé algunos conversatorios, monólogos que se me hicieron eternos, el del chistín y urbano de Daniel Samper con su haz bajo la manga estuvo concurrido y muy aplaudido. Holanda país invitado, además de su literatura, con una novedosa opción de gastronomía típica del país europeo.

La verdadera novedad de la feria no fue precisamente un libro, un escritor, o una nueva editorial, menos un best seller, no, lo fueron unos personajes que cada vez toman más fuerza, ganando exacerbado reconocimiento: los youtubers. En esta feria del libro fueron sensación, cantidades de jovencitos y mucho mayorcito también cuasi histéricos, al borde del colapso nervioso por escuchar y conocer en persona a sus nuevos ídolos, una expresión ¿artística o literaria? –Ni se cómo denominarlos – dicen que se asemejan a los oradores, cuenteros, leguleyos o contadores de historias de antes, yo no veo en que.

Fuerte competencia afirman conocedores que se le atraviesa a la palabra escrita, preocupante, en un país donde según el Dane 4,2 libros por año es el promedio de lo que leemos los colombianos. Y para un youtubers el reto es cosa más sencillita, una cámara de video, o uno de esos teléfono móviles que tienen de todo, y lo de menos es que se puedan hacer llamadas, a esto súmele una carita de bobo bien administrada, y alguna habilidad innata para decir pendejadas una detrás de otra, con esto surge entonces una gran estrella “nace un youtuber” el que hila dos o tres frases con lo que le pasa al salir de la ducha por ejemplo, y luego las sube a youtube, y en un instante, magia! miles de seguidores frenéticos con sus ’likes’ apoyando esta nueva manifestación, repito no sé si literaria.

Lento en comprender, la cantidad de jóvenes en esta Filbo2016 se debía en su gran mayoría a la presencia de estos nuevos artistas espontáneos y cuasi caseros, a estos denominados nuevos contadores de historias, a estos nuevos youtubers mezclados, camuflados en el escenario natural de los grandes literatos.

Comments are closed.