VUELTA A PUERTO TEJADA EN BICICLETA

0
En países burlescos como Colombia la historia se repite cíclica e inexorable, y a veces la única manera de sobrevivir es mediante la ironía y la sátira propias de la caricatura. En esta columna recordamos caricaturas antiguas que siguen vigentes y que, como nuestro país, a veces dan más amarguras que sonrisas.

VUELTA A PUERTO TEJADA EN BICICLETA

No es secreto para nadie que en a mediados de los setenta muchas poblaciones colombianas padecían un deplorable descuido estatal. Corrijo: No es secreto para nadie que hoy en día muchas poblaciones colombianas padecen un deplorable descuido estatal. El abandono al que ha sido sometido gran parte del país ha provocado revueltas, paros cívicos y, lamentablemente, disturbios que a veces terminan en balaceras y funerales.

caricatura vuelta a Puerto Tejada

Sin embargo, a veces la comunidad se ha ingeniado otras maneras de llamar la atención sobre sus problemáticas. Eso fue lo que ocurrió en 1973, cuando los pobladores de Puerto Tejada, aburridos del ostracismo al que los condenaba el camino de herradura que los conectaba con la carretera panamericana y cuya pavimentación había sido prometida años atrás, resolvieron mostrar su situación al país de una deportiva y peculiar forma. En la primera etapa de la vuelta a Colombia en bicicleta, los competidores debían rodar por la carretera panamericana hasta la ciudad de Cali, pero para su sorpresa se encontraron con que la misma había sido bloqueada por los habitantes de Puerto Tejada, quienes interrumpieron la carrera e invitaron a los ciclistas a conocer su pueblo, tomarse un refrigerio y, de una vez, denunciar el lamentable estado de la trocha que debían sufrir a diario.

Los deportistas, que de todas maneras no tenían otra opción, se tomaron la interrupción muy deportivamente, si se me permite la expresión, y recorrieron los seis kilómetros de piedras y huecos, seguidos por la prensa nacional, hasta Puerto Tejada, donde les mostraron el pueblo, les brindaron bebidas y denunciaron las promesas incumplidas del gobierno departamental. Tras un rato ameno, los ciclistas finalmente viajaron a Cali y los problemas de Puerto Tejada vieron la luz en todos los periódicos del país.

Elcíades retrató la curiosa protesta en esta caricatura protagonizada por un ciclista y un afro particularmente feo, con labios y nariz exagerados y racistas, pero al menos fue otra manera de visibilizar las problemáticas de la comunidad de Puerto Tejada. Y, eventualmente, se construiría la ansiada carretera.

Sin embargo, nuestra bufa historia se repite. Esta semana centenares de habitantes de poblaciones afro del norte del Cauca bloquearon la misma vía Panamericana cerca a Santander de Quilichao, a apenas treinta kilómetros del Puerto Tejada de nuestra caricatura. Protestaban por promesas incumplidas del gobierno sobre la minería ilegal, titulación colectiva de tierras y, cómo no, carreteras.

Sólo que esta vez no hubo ciclistas ni refrigerios sino carros detenidos por horas, quema de llantas, noticieros amarillistas y, desde luego, el Esmad. Como era predecible, el único deporte que se practicó fue de contacto. Y rudo.

 

OSCAR PERDOMO GAMBOA
oscarperdomo@yahoo.com

Comments are closed.