Cali vivió una «Metamorfosis» en la inauguración de los Juegos Mundiales

0

Una ceremonia cargada de emociones y un arduo trabajo de preparación se vivió en el estadio mundialista Pascual Guerrero, que se encargó de acoger a cerca de 32.000 personas para darle la bienvenida a los Juegos Mundiales Cali 2013.

Foto: Juan Camilo Palomar
Foto: Juan Camilo Palomar

El acto inaugural fue presidido por el director de Coldeportes, Andrés Botero, el vicepresidente de la República de Colombia, Angelino Garzón, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, el presidente del Comité Olímpico Colombiano, Baltazar Medina, y el presidente del comité organizador de los Juegos Mundiales Cali 2013, Rodrigo Otoya.

En su discurso, el vicepresidente, con su sentir vallecaucano envió un ovacionado mensaje para ratificar la importancia de tener a Cali como sede de este evento, al que calificó como el más importante en la historia para Colombia.

Además, invitó a los caleños a «despertar, sentir estos Juegos y dejar la nostalgia que nos produjo lo vivido en los Panamericanos del 71, porque Cali va volver a ser llamada la Capital Deportiva de América», acotó.

Por su parte, el presidente del Comité Olímpico Internacional se refirió a la importancia de Cali como la primer sede en Suramérica de estas justas, y destacó la organización que hizo posible la realización de estas mismas justas.

La puesta en escena no defraudó

Todo el espectáculo montado por Ana Martha de Pizarro, de la alianza entre el Festival Iberoamericano de Teatro y la Fundación Teatro Nacional, fue un éxito rotundo en el inicio de las justas.

Foto: Juan Camilo Palomar
Foto: Juan Camilo Palomar

Al final del espectáculo, los caleños asistentes corearon el «Se lució, Cali se lució»… Y no era para menos, un espectáculo de tecnología, promoción al país, arte circense con Circo para todos, entre otras características, se vivió en el Pascual Guerrero.

Tal como ya había pasado en el Mundial Sub-20 para la clausura, en esta ceremonia inaugural no hubo quejas sobre el amplio despliegue artístico, de baile y deportivo vivido en Cali.

La dinámica se basó en la historia del frisbee (o disco volador), con un recorrido desde Kaouhsiung, China Taipei, anterior sede de los Juegos Mundiales en 2009, hasta llegar a Cali para el inicio de la novena edición de las justas. Este disco volador lo tomaba un niño en siloé y terminó su recorrido por Cali al ingresar al Pascual Guerrero.

En adelante, la ceremonia presentó arte circense, demostraciones de habilidad y deporte, así como un completo espectáculo de baile con Swing Latino, el mulato y cientos de bailarines.

Fue llamado todo el espectáculo como «Metamorfosis, el juego de las transformaciones», en honor a las mariposas amarillas de Gabriel García Márquez, así como una proyección de la obra de Omar Rayo y Óscar Muñoz, a través del cual cada escena se transformaba en una expresión cultural y colombiana muy cercana a toda la cultura en general de los Juegos Mundiales Cali 2013.

Comments are closed.