El vibrante clásico entre América y Deportivo Cali en Bogotá quedó en tablas

0
Steven Lucumí fue uno de los autores de los goles americanos en el clásico frente al Deportivo Cali. FOTO/. Andrés Puentes Cortés
Steven Lucumí fue uno de los autores de los goles americanos en el clásico frente al Deportivo Cali. FOTO/. Andrés Puentes Cortés

Ambos equipos tenían la necesidad, requerían el triunfo y los puntos en su totalidad para poder asegurar un cupo en la siguiente fase de la Copa Águila, sin embargo, el resultado fue otro, un empate 3-3 entre América y Deportivo Cali en el estadio Metropolitano de Techo en la ciudad de Bogotá.

Desde el pitazo inicial el partido mostraba emociones fuertes, de lado y lado los equipos buscaban convertir el primero del partido para poder tomar la ventaja. Finalmente, el que lo consiguió a los 10 minutos del juego fue el Deportivo Cali quien avanzando por el costado oriental en velocidad y de contragolpe, Andrés Roa dejó en el camino a los defensas rojos y estando de frente a puerta de Viera remató y consiguió vencerlo para convertir el 0-1 de la noche, el estadio completamente americano no creía lo sucedido.

Sin embargo, la anotación en contra motivó a los escarlatas, pues solo debieron pasar 6 minutos para que un nuevo gol llegase, esta vez, el del empate que emocionó a los aficionados apostados en las graderías. El encargado de convertir el empate fue Steven Lucumí que con un remate de cabeza, ganándole la posición a los defensores, mandó el balón al fondo puso el 1-1 al vencer a Luis Hurtado que poco pudo hacer para detener el remate.

El haber logrado el empate de forma tan rápida motivó a los jugadores americanos, se montaron en el partido y presionaron a los jugadores del Deportivo Cali quienes tenían que pasar trabajos para poder recuperar el balón y despejarlo de la zona de peligro. Sin embargo, no contaban con el poderío americano por la vía aérea. A los 20 minutos del partido luego de otro centro de costado desde banda occidental, apareció también en medio de los defensores, Feiver Mercador para poder convertir el segundo de la noche y darle la ventaja al América.

América era el que más intenciones en el ataque mostraba, Leyvin Balanta era uno de los jugadores que transportaba el balón con más riesgo por costado, buscando a sus compañeros en la mitad del campo, en donde estaban Urueña, y sobre todo Steven Lucumí, quien era la figura de los rojos en el compromiso. Aunque los rojos manejaba y llegaban a puerta de Hurtado, no contaban con la efectividad para marcar y tomar más ventaja, situación que favorecía al Cali que de a poco procuraba llegar al gol del empate, también sin éxito.

Solo 5 minutos faltaban para la primera parte llegara a su fin y el América era el equipo que manejaba y llevaba la delantera, pero teniendo un descuido, el Deportivo Cali aprovechó y en una jugada rápida le pasó factura al cuadro rojo y David Mendieta, el paraguayo, mandó al fondo la pelota para convertir el empate 2-2.

Para el segundo tiempo, el partido continuó con la misma revolución, ambos equipos aguerridos y sin dejar espacios que pudiesen ser aprovechados. Era un juego de ida y regreso, cada uno quería volver a romper el empate en el estadio de Techo, sin embargo, al momento del último cuarto los remates no eran los adecuados o ambas defensas alertas conseguían despejar el riesgo.

En el momento que nadie lo esperaba ya que el América era el equipo que mostraba mucha más intención, al minuto 68 del partido apareció nuevamente Mendieta para aplacar las emociones escarlatas en las graderías. El paraguayo venció al uruguayo Viera y puso ahora la ventaja para el Cali con el 2-3 en el marcador, situación que complicaba las cosas para el América ya que requería de los tres puntos para asegurar el paso a la siguiente fase.

Pero América aun estando abajo en el marcador no bajaba los brazos, sabía lo que estaba en juego, la clasificación en Copa y además, el honor y el orgullo frente a su eterno rival de patio. Continuó atacando, el técnico Velasco decidió realizar movimientos en su equipo y mandar a la cancha a Neider Morantes y a Ernesto ‘Tecla’ Farías.

El cambio fue efectivo, pues el equipo volvió a mostrarse más agresivo de más intención, tanto, que a los 31 minutos del juego Farías estrella el balón en el palo y el rebote le quedó a Neider Morantes quien de cabeza, una vez más, como de palomita, remató aprovechando que el arquero Hurtado estaba en el suelo, y mandó al fondo la pelota para convertir el empate 3-3 y el primero en su cuenta con los rojos.

Aunque el remate también mostró jugadas importantes y llegadas con bastante peligro, ninguno de los clubes consiguió mandar la pelota al fondo, para asegurar los tres puntos, el honor y dar un gran paso en la clasificación. Así, el central decretó el final del partido y dio un punto a cada bando con el marcador 3-3. Esto, favorece a los verdes quienes continúan segundos en la tabla con 7 puntos, seguidos del América con igual cantidad, pero abajo, por la diferencia de gol.

Todo queda para definirse en la siguiente fecha, en donde el América tendrá que enfrentar el Dépor FC, mientras que el Deportivo Cali lo hará con el Cortuluá quien es líder y tiene los pies puestos en la siguiente fase de la Copa

Comments are closed.