Colombia fue profeta del patinaje mundial en otra tierra

0

Al terminarse el Campeonato Mundial de Patinaje de Carreras en Bélgica, donde Colombia hizo historia al pasar de las 30 medallas de oro, se recupera la enorme diferencia que tiene el país sobre los otros que compiten en el deporte, y que se había perdido en Cali con los Juegos Mundiales.

Mundial de Patinaje

Cuando comenzaron los Juegos Mundiales en Cali, tanto caleños como visitantes agotaron rápidamente las entradas para el patinódromo mundialista. En parte, querían conocer el remodelado escenario que se había puesto a punto para la cita orbital multideportiva, pero también les motivaba ver en su tierra a los deportistas que son potencia mundial en el patinaje de carreras: los colombianos.

Todo se había dicho. En juego estaban 10 medallas de oro, plata y bronce para las pruebas en pista, y otras 8 para las de ruta que no figuraban para el medallero oficial por ser parte de los deportes invitacionales.

Colombia tenía como objetivo, según lo dijo el propio entrenador Elías Del Valle antes de las competencias, sumar entre 6 y 7 de medallas de oro de las 10 posibles en la pista, con el fin de revalidar su poderío en el patinaje de carreras a nivel mundial.

Los países retadores al título de la tricolor en Cali eran Italia, China Taipéi y Bélgica, que de a poco se han ido ganando un espacio entre los títulos individuales del patinaje.

Para afrontar la cita, la Selección Colombia estaba conformada por los mejores seis patinadores, de los cuales cuatro son de naturaleza velocistas y dos fondistas. Ellos fueron Andrés Felipe Muñoz, Paola Segura, Rommy Muñoz, Jorge Luis Cifuentes, Yersy Puello y Pedro Causil.

De lo pactado, Colombia cumplió la mitad. De oro fueron tres medallas; de plata, cinco; y de bronce, dos, para un total de 10 preseas de 30 en disputa, pero a muy poco de Italia, que terminó con dos metales dorados, y de China Taipéi, que sumó una.

En la ruta, que al final sumó para el medallero por una decisión de la organización de los juegos, Colombia con una medalla de oro perdió el primer lugar ante China Taipéi y Chile (ambos con dos medallas de oro) en la tabla general.

Ante esta actuación, aficionados y periodistas que colmaron las gradas del patinódromo caleño se preguntaron si había pasado la hora para el talento cafetero en el patinaje de carreras, y con preocupación de perder ese trono de potencia llegó el Campeonato Mundial de Bélgica.

Para la grata sorpresa de la opinión, Ostende fue la sede de la actuación más perfecta que ha tenido la Selección Colombia en un mundial de patinaje, al superar con creces las 25 medallas de oro que se habían conseguido en Italia en 2012, como la marca más alta de un país. Esta vez, Colombia sobrepasó la treintena de medallas y terminó la pista y la ruta siendo 12 veces campeón mundial con un total de 50 medallas, sin contar las que se disputaron en las maratones finales.

Mundial de Patinaje

EL PUEBLO presenta las cinco razones por las que Colombia tuvo que ser profeta en Bélgica sin brillar en Cali ante su gente en los Juegos Mundiales con el deporte que más gloria y títulos ha dado al país:

1.      Menos pruebas

Para los Juegos Mundiales, por su celeridad y carácter multideportivo, cada disciplina debe reducir el normal de sus competencias y ofrecer solo una parte de los títulos que podrían entregarse en un campeonato mundial singular.

Una pequeña dimensión de estas decisiones se puede ver en el total de medallas ofrecidas por prueba, ya que en Juegos Mundiales fueron 18 entre pista y ruta, para un total de 54 entre las tres denominaciones del metal (oro, plata y bronce). En cambio, en el Mundial de Bélgica se compite por más del doble, pues Colombia terminó líder con 50 medallas (sin contar maratones).

 2.      Una corta selección

Ante el recorte de pruebas, la International World Games Association solo permitía por país la participación de seis corredores para la pista y ruta, y por ello la Federación Colombiana de Patinaje debió escoger los que consideró que eran los seis mejores candidatos de entre 28 seleccionados previamente para las competencias mundiales de Cali y Bélgica.

Por ello, para la ruta solo fueron seleccionados Jorge Luis Cifuentes por los hombres y Rommy Melissa Muñoz por las mujeres, e improvisar en dichas pruebas a patinadores de velocidad para cumplir la participación.

 3.      Una sola categoría

Contrario a lo que pasa en el Campeonato Mundial de Patinaje de Carreras, donde se compite por las categorías juvenil y mayores en las ramas masculina y femenina, en los Juegos Mundiales se disputan las pruebas en categoría única.

Esto supone que cada país puede combinar entre sus seis seleccionados a patinadores juveniles y mayores, con la limitación de no poder elegir entre más opciones para cada prueba. En este punto, Colombia optó en Juegos Mundiales por casi todos sus seleccionados de la categoría mayores, y en el Mundial de Bélgica la mayoría de medallas llegaron por la categoría juvenil.

 4.      Colombia no la pasa bien en pruebas de fondo

El poderío nacional en el patinaje de carreras viene de la velocidad. Pese a lo que se podría pensar, Colombia no tiene grandes potencias en las pruebas de fondo, que son las pruebas de distancias largas o también llamadas de largo aliento, donde precisamente se vienen haciendo espacio países como Bélgica con Bart Swings, o China Taipéi.

En Juegos Mundiales, Jorge Luis Cifuentes, abanderado de Colombia, pasó sin pena ni gloria por las justas con dos discretas medallas de plata tras cuatro pruebas competidas.

 5.      Las descalificaciones privaron a Colombia de más

Por ser pocas pruebas las que estaban en competencia, cada una de ellas era una oportunidad valiosa para sumar en el medallero en las justas mundialistas, y por eso las dos medallas de oro que le descontaron al país, entre ellas la de Andrés Felipe Muñoz por pisar la línea de uno de los peraltes de la pista, fueron un duro golpe a las aspiraciones colombianas de cara a sumar el objetivo en el medallero. En el mundial de Bélgica no ocurrió esto con medallas de oro para Colombia, pero sí en una de bronce, que perdió Edwin Estrada por descalificación en los 500 metros baterías de la ruta.

Comments are closed.