Deportivo Cali se estrenó con derrota ante el Chicó en la Liga

0

La crisis no cesa para el Deportivo Cali. En el arranque de la Liga Postobón, como si se tratara del semestre anterior, el elenco azucarero volvió a caer de local, esta vez en Palmaseca, ante el Boyacá Chicó. Un solitario gol de Leonel Ríos, recién ingresado en el partido, le dio la victoria al equipo ajedrezado a domicilio.

Sergio Herrera fue activo en ataque pero no vio puerta. Tampoco aportaron los refuerzos /Foto: Nelson Ríos - Liga Postobón
Sergio Herrera fue activo en ataque pero no vio puerta. Tampoco aportaron los refuerzos /Foto: Nelson Ríos – Liga Postobón

El primer examen del nuevo Deportivo Cali, dirigido por Héctor Cárdenas, reprobó en su fútbol. A pesar de los refuerzos, el cuadro verdiblanco no fue superior en la cancha y no encontró la vía del gol. No generó fútbol de toque ni el vertical. Tampoco fue resultadista ni se cuidó atrás al atacar. Fue un equipo endeble que recorrió la cancha por pasajes con el balón pero sin las ideas, ante un equipo boyacense que supo esperar su oportunidad para lapidar al rival.

Ni Lizarazo, ni Sergio Herrera, ni Carlos Rivas ni Juan David Cabezas. Ninguno, a pesar de tener la pelota en todo el primer tiempo, logró desequilibrar con jugadas de peligro sobre el arco de Éder Aleix Chaux, el portero debutante en primer del Chicó.

Sólo hasta el segundo tiempo, una jugada de Rivas que terminó en remate de Sergio Herrera inquietó a Chaux, pero de inmediato Chicó se sacudió y envió un mensaje de lo que venía con un tiro libre de Edwin Móvil que logró detener Luis Hurtado, el joven guardameta caleño.

El tiempo fue pasando y con el calor de la tarde en Palmaseca, la necesidad del gol empezó a causar estragos en el Cali. Se regalaron espacios atrás y en un contra golpe, Juan David Pérez se cargó al visitante al hombro, se internó con peligro ya sin marca y Andrés Pérez lo detuvo pero con una falta digna de expulsión. El tiro libre lo cobró Leonel Ríos y en doble remate la invocó al fondo de la red. Faltaban apenas dos minutos para que terminara el partido, y entonces ya no hubo tiempo de reacción.

La decepción de los pocos hinchas que viajaron a Palmaseca para ver a su equipo reflejó, al final, el sentimiento de un equipo que va hacia el desastre.

Comments are closed.