El alcohol, mal compañero del fútbol en Cali

0

En el Deportivo Cali y el América, pasarse de tragos ha sido el detonante para que ambos equipos pierdan a sus hombres referentes en el campo de juego.

/ Foto: Andrés Puentes Cortés
/ Foto: Andrés Puentes Cortés

Vladimir Marín y Yamilson Rivera, dos referentes indiscutidos de la última temporada en el Deportivo Cali y el América, respectivamente, se vieron envueltos en un lío de tragos que les ha costado ser separados del plantel profesional en sus equipos y la sanción económica y moral que los hechos sugieren.

Marín fue el primero. El sábado 15 de febrero, luego del partido entre Santa Fe y Deportivo Cali, el lateral azucarero se encerró en su cuarto del hotel de concentración y bebió algunas cervezas, al parecer con otros compañeros, pero con la gravedad de ser el único que se pasó de la cuenta para ser visto notoriamente ebrio.

Las versiones periodísticas de esa noche apuntan a que por alguna razón, Leonel de Jesús Álvarez Zuleta ingresó a la habitación de Vladimir y lo encontró borracho, por lo que su airada reacción terminó en la exclusión del viaje que al día siguiente emprendían a Chile y la separación definitiva del plantel que dirigía el técnico antioqueño.

Ya el lunes, en la sede de Pance y luego de un entrenamiento de resistencia física, Vladimir quiso negar lo sucedido: “No hay necesidad de inventar tanta cosa. Hay gente que quiere hacerle mucho daño al club”, y pidió al presidente, Álvaro Martínez, que investigara la situación, como en efecto pasó y se concluyó que el jugador si cometió los hechos de indisciplina el sábado en Bogotá.

La semana pasada el club emitió un comunicado en el que aseguró que “fue sancionado económicamente, por otra parte, se llegó a un acuerdo con él para firmar un precontrato por un año y será Deportivo Cali el encargado de decidir en su momento si el jugador continúa o no, teniendo en cuenta su desempeño al próximo 30 de mayo, fecha de terminación del vigente contrato”.

La novela verdiblanca continuó por otros frentes, como el despido del técnico Leonel Ávarez, su crisis de resultados en la Liga Postobón y el sucesor de María Clara Naranjo en la Vicepresidencia de la junta directiva de la Asociación Deportivo Cali.

El caso de Yamilson

FOTO: Andrés Puentes Cortés
FOTO: Andrés Puentes Cortés

Pero del ejemplo no se aprende, se replica. O al menos eso le pasó a Yamilson Alexis Rivera Hurtado, referente del ataque americano y, con cuatro anotaciones, goleador de la presente campaña del América en el Torneo Postobón.

El pasado lunes 24 de febrero, mientras conducía un carro Kia de color azul por la Autopista Sur con Carrera 23, se estrelló contra una buseta escolar de placas CEI 828. Resultaron heridas ocho niñas, dos de ellas con trauma craneoencefálico leve, según el reporte del Centro de Trauma y Urgencias Médicas, donde fueron atendidas junto al futbolista.

El agravante del accidente es que Yamilson se encontraba bajo los efectos del alcohol, pues afirma el jugador que en la noche anterior había estado en el Centro Comercial Palmetto bebiendo algunas cervezas con sus amigos mientras veía el partido del América frente a Unión Magdalena en Barranquilla, para el que no fue convocado por decisión de John Jairo López, quien prefirió dar descanso a su figura.

El proceso en contra de Yamilson en esta ocasión estará en conciliación durante esta semana con las familias de las niñas afectadas en el incidente, quienes tienen el derecho a reclamar una indemnización económica por lesiones personales, según lo consideren conveniente. En caso de no llegar a acuerdos económicos, se continuaría con la investigación para establecer responsabilidades del jugador en la retribución por el accidente en el que estuvo involucrado.

Ya en febrero de 2012, Rivera tuvo que ver en un accidente de tránsito cuyo desenlace fue mucho más trágico. En esa oportunidad, Yamilson estaba a bordo de un Mazda gris por la Avenida Ciudad de Cali cuando se llevó por delante a Segundo Israel Quiñones, un maestro de construcción de 42 años, que se transportaba en una bicicleta, quien falleció al instante por la colisión.

Sin embargo, el proceso penal al que debía ser sometido el jugador tumaqueño fue desistido por la familia del señor Quiñones, y las pruebas que incriminaban a Rivera como responsable en el accidente, incluido el croquis y algunos testigos, indicaron misteriosamente días después del suceso que la responsabilidad en el accidente había reaído en el ciclista muerto y no en el jugador. Fuentes cercanas a este proceso le informaron a EL PUEBLO que posiblemente se haya llegado a un acuerdo económico entre el jugador y la familia Quiñones, por el cual el nombre de Yamilson Rivera quedó limpio de antecedentes ante la justicia tras quedar archivado el proceso penal.

También había sido separado ese año del plantel profesional escarlata, que entonces dirigía el técnico Eduardo Lara, ya que el técnico argumentó que el jugador se había escapado del hotel donde se encontraba en concentración el equipo en vísperas de un duelo definitivo por la promoción del ascenso.

Otros casos en el fútbol vallecaucano

Jairo El Tigre Castillo: El 19 de agosto de 2001 y bajo los efectos del alcohol, El Tigre Castillo chocó su camioneta contra un poste en la Autopista Simón Bolívar por exceso de velocidad. Iba acompañado de las hermanas Claudia y Katherine Ojeda Viana, quienes murieron en el accidente.

Tigre_CastilloLa muerte de las dos mujeres le costó al jugador una indemnización económica a la familia Ojeda Viana y su detención domiciliaria ese mismo año, adicional a una condena penal de 36 meses que pagó de nuevo en la modalidad de casa por cárcel por ser encontrado culpable de los delitos de homicidio agravado culposo y lesiones personales en junio del 2005, según la decisión de la juez quinta penal del circuito de Cali, Magali Restrepo.

Pero El Tigre no aprendió la lección y las autoridades lo encontraron nuevamente en estado de embriaguez en la madrugada del sábado 14 de septiembre de 2012; según el reporte de tránsito, con grado 1 en la prueba de alcoholemia. Le fue suspendido su pase por tres años. Cabe destacar que el viernes 5 de agosto de 2011 El Tigre ya había huido de las autoridades en un control de tránsito hecho a la madrugada, cuando iba acompañado de tres personas más en un vehículo a nombre de una mujer.

Foto: Juan B Díaz
Foto: Juan B Díaz

Jaime Córdoba: En abril de 2013, Jaime Córdoba fue señalado de haber sido visto en una discoteca junto a Yamilson Rivera ingiriendo licor y rodeado de mujeres. Antes, en 2012, Córdoba ya había sido separado del plantel del América por llegar trasnochado y tomado a los entrenamientos del América y por mentir, además, sobre el estado de salud de su hijo: “Le expliqué al profe Lara que estaba trasnochado por la mala noche que pasó mi hijo y él me solicitó una prueba para saber que no estaba tomado; luego el profesor Wilson Piedrahita me advirtió que si había tomado en cualquier hora del día anterior eso saldría en la prueba. Allí les manifesté que había bebido algunas cervezas».

Córdoba terminó su vinculación con el América y se fue por la puerta de atrás para el Cúcuta Deportivo, tal como ya había salido de Altético Nacional y de Atlético Junior por actos de indisciplina relacionados con el licor.

Comments are closed.